IMAGENES . ENLACES

Las técnicas de control mental de las sectas y cómo combatirlas// Cap.:1-2

LAS TECNICAS DE CONTROL MENTAL DE LAS SECTAS Y COMO COMBATIRLAS // Cap.:1-2 (link)


Steve Hassan


Dedico este libro a las personas de todo el mundo que alguna vez se han visto privados de su libertad, con la esperanza de poder aliviar sus sufrimientos.


Índice

Apéndice: Los ocho criterios de Lifton sobre el control mental
Prólogo: de Margaret T. Singer
Capítulo 1:
Asesoramiento en abandonos: los antecedentes
Capítulo 2: Mi vida en la Iglesia de la Unificación.
Capítulo 3: La amenaza: las sectas de control mental en la actualidad
Capítulo 4: Comprender el control mental
Capítulo 5: Psicología de la secta
Capítulo 6: Evaluación de las sectas: cómo protegerse a uno mismo
Capítulo 7: Asesoramiento en abandonos: libertad sin coacción
Capítulo 8: Cómo prestar ayuda
Capítulo 9: Cómo vencer el control mental de una secta
Capítulo 10: Estrategias para la recuperación
Capítulo 11: El siguiente paso



PRÓLOGO

El teléfono sonaba con insistencia. El reloj marcaba las 4.30 de la mañana. Resultaba muy difícil comprender lo que el reportero de The Berkeley Gazette me decía por el auricular: "Margaret, odio tener que molestarte tan temprano, pero acabamos de enterarnos de que Jim Jones ha decidido apretar el gatillo allá en Guyana. Me he pasado toda la noche en una casa de Berkeley hablando con ex miembros del Templo de, la Gente y con parientes de las personas que están en Jonestown. Aquí hay una madre cuyo marido y su hijo de doce años están allí, y se encuentra desesperada.
No sabemos si están todos muertos o si hay supervivientes. Ya sé que te dije que no atendieras a ex miembros del Templo de la Gente por el peligro de las amenazas que los llamados de Jones profieren contra los antiguos miembros, pero estas personas necesitan hablar contigo y recibir ayuda por lo que ha sucedido".
Ya amanecía cuando subí los peldaños vigilados por sombríos policías de Berkeley, puestos en estado de alerta ante el temor de que Jones hubiera dado «órdenes» a los miembros de la zona para acabar con los desertores cuando decidiera el final de la «noche blanca», nombre que había dado al momento, tantas veces ensayado, en que dispondría que todos sus seguidores se envenenaran.
El reportero, mi hijo (que también es periodista) y unos cuantos oficiales de policía me habían advertido que no ofreciera mis habituales servicios gratuitos de consulta a los ex miembros del Templo de la Gente, a pesar de que desde hacía mucho tiempo yo ofrecía estos servicios a antiguos miembros de sectas. Al parecer, Jones utilizaba a sus «ángeles» para vengarse de sus seguidores que le hablan abandonado y de quienes les habían ayudado.
La mujer cuyo marido e hijo fueron identificados entre los muertos de Jonestown era sólo una entre muchos. Pasé horas y días en reuniones y charlas con diversos supervivientes que regresaban desde Guyana al área de Bay e intentaban rehacer sus vidas después del holocausto guyanés. Estaban el abogado Tim Stoen y su esposa Grace, cuyo joven hijo había sido mantenido cautivo por Jones y asesinado en Jonestown. Estaban los miembros del equipo de baloncesto que habían escapado de los suicidios y asesinatos en masa. Estaba la niña de nueve años que había sobrevivido a pesar de que una mujer le cortó la garganta antes de suicidarse en Georgetown, Guyana, siguiendo las órdenes de muerte .......................................

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: