IMAGENES . ENLACES

RITUALES CON ANGELES -- ANGELEOLOGIA -- ANGEL DE LA GUARDA

RITUALES CON ANGELES -- ANGELEOLOGIA -- ANGEL DE LA GUARDA

Rituales con los ángeles


Ritual para saber el nombre del Ángel Guardián

Debido a que el ángel es una entidad cósmica de gran poder es aconsejable prepararse mental y físicamente antes de contactarlo. Esto no es superstición sino lógica. Toda energía que proviene del inconsciente debe ser lo mas pura posible para poder ser utilizada de forma efectiva. Por esto se recomienda abstenerse de comer carnes, de tener relaciones sexuales y de usar sustancias adictivas como drogas, tabaco, alcohol o cafeína durante 24 horas antes de todo ritual. Bañarse y vestirse de blanco es también aconsejable ya que el color blanco es símbolo de la luz, donde esta encerrado todo el espectro solar. Quemar incienso, especialmente incienso y mirra, ayuda en la concentración, como lo es la música suave y etérea.

Para averiguar el nombre del Ángel Guardián de una persona se lleva a cabo la purificación arriba indicada y se abre un libro al azar que puede ser una Biblia o un diccionario. La persona debe enfrentar el Este, que es donde sale el Sol y que simboliza las fuerzas positivas y creativas del universo, y se concentra en lo que desea antes de abrir el libro con los ojos cerrados. Colocar el dedo índice sobre la página derecha y apuntar en un papel sin rayas la primera letra de la palabra que esta directamente debajo del dedo.

Esto se hace tres, cuatro o cinco veces, dependiendo de la intuición de la persona. Es decir, esta debe decidir si va a abrir el libro tres, cuatro o cinco veces. Si decide abrir el libro tres veces, va a apuntar tres letras; si decide abrir el libro cuatro veces, va a apuntar cuatro letras; y si decide abrir el libro cinco veces, va a apuntar cinco letras.

La mayor parte de las letras que apunte, ya sean tres, cuatro o cinco, van a ser consonantes, ya que existen mas consonantes que vocales en el alfabeto.

Si escribe solo consonantes, procede entonces a colocar cualquiera de las cinco vocales, a, e, i, o, u, en el orden que su intuición le indique, entre medio de las consonantes. Si escribe una combinación de vocales y consonantes, coloca las vocales donde se necesiten. Luego que esto se ha hecho, se le añade el final "el " o "on" al nombre que han construido, ya que la mayor parte de los nombres de los ángeles tiene esta terminación, como Miguel, Rafael, Gabriel, Sandalfón o Metratón. Por ejemplo, si las letras que se apuntan son H R M, se le pueden añadir dos A y una I para componer el nombre: HARAMIEL. Ese es pues el nombre del Ángel Guardián de esa persona. Por otra parte, si las letras que se apuntaron son DGALU, se le añade una sola vocal, como la I, para hacer el nombre DIGALUEL. Si escogen cuatro letras como A T R Z. se le puede añadir una I y la terminación ON, para formar el nombre ATRIZON, o el terminar EL para formar ATRIZEL. Esto es algo que la persona misma decide, guiada por su intuición y su propio Ángel Guardián que le revela de esta manera su nombre. Una vez que se sabe el nombre, se da gracias a Dios y a sus ángeles y se termina el ritual. Ya la persona sabe como llamar a su Ángel Guardián en cualquier momento que lo necesite.

Ritual para invocar a los ángeles planetarios.

Los ángeles planetarios rigen, de acuerdo a la tradición Angelical, los siete planetas de la antigüedad entre los cuales estaban incluidos el Sol y la Luna, ya que Neptuno, Urano y Plutón no fueron descubiertos hasta siglos mas tarde. Estos ángeles son los Siete Príncipes que están frente al Trono de Dios y se identifican con las siete estrellas creadas por Dios al comienzo de la Creación.

Cada ángel rige ciertos intereses humanos y tiene ciertos atributos que se le han adjudicado desde hace muchos siglos, como planetas, colores, números, metales, días, inciensos, piedras, y muchas cosas más.

1. Miguel. Rige el domingo, el Sol, la abundancia, el dinero, la iluminación espiritual, el poder mental, todos los jefes o ejecutivos, el poder y el crecimiento; el color amarillo o dorado; el número es 0; el árbol de pino y el roble; los inciensos son, el copal, la vainilla, la canela y heliotropo; las plantas son el laurel, el muerdago, la manzanilla y la flor de girasol o crisantemo amarillo; las piedras son el peridoto, el sardonyx, el rubí, el diamante, la citrina, el ojo de tigre, el ámbar y el topacio. El elemento es el fuego, el metal es el oro y el signo es leo.

2. Gabriel. Rige el lunes, la Luna, las aguas, la intuición, los sueños, las mujeres, los viajes cortos, los cambios. El color es el violeta o el plateado; el número es el 9; el árbol es la palma de coco y el sauce llorón. Los inciensos son el alcanfor, el lirio de Florencia, ylang-ylang, el galbanum, el jazmín y el eucalipto; las plantas son todos los lirios blancos o púrpuras, las calabazas y los melones, las habichuelas y el boniato; las piedras son la piedra de la Luna, el berilio y la alejandrita. El elemento es el agua. El metal es la plata. El signo es Cáncer.

3. Camael. Rige el martes, el planeta Marte, la energía, la guerra, las dificultades, las personas contrarias, la ira, la destrucción, la cirugía, el magnetismo, la fuerza de voluntad; el color es el rojo; el número es el 5; el árbol son la caoba y el higo; los inciensos son la asafétida, la sangre de dragón, el tabaco en polvo, la menta, la mostaza en polvo y el comino; Las plantas son todas las espinosas, como el cacto, además del dante de león, Juan conquistador, jengibre y bambú. Las piedras son el rubí, el granate, la piedra de la sangre, el rodocrosito y la ágata roja. Elemento tierra; metal hierro, nickel, acero y polvo imán. Los signos son Aries y Escorpión.

4. Rafael. Rige el miércoles, el planeta Mercurio, las enfermedades, los negocios, los papeles, los libros, los contratos, los juicios, los viajes, la compra y venta, los vecinos, la literatura. El color es naranja; el número es el 8; el árbol es el de almendro y de magnolia; los inciensos son el anís, la goma arábiga, el sándalo, la lavándola y el estoraque; las plantas son la mejorana, los helechos, la ruda, la mandrágora, y el perejil; las piedras son el ópalo de fuego, la cornelia y el agate. El elemento es el Aire. El metal es el azogue y el aluminio. Los signos son Géminis y Virgo.

5. Zadkiel. Rige el jueves, el planeta Júpiter, la abundancia, la prosperidad, el triunfo, los viajes largos, las visiones, la expansión, la generosidad, los bancos, los prestamos y el juego; el color es azul eléctrico; el número es 4; las plantas son el árbol de roble, el cedro y el pino; inciensos son el tabonuco, los clavos, la zarzaparrilla y el hisopo; las plantas son la salvia y la mejorana; las piedras son el zafiro, el azurito, el sodalito, el lapislázuli, la amatista, la turquesa, el labradorito, la aguamarina, la piedra de rayo y los meteoritos. El elemento es el Fuego. El metal es el estaño y el zinc. El signo es Sagitario.

6. Anael. Rige el viernes, el planeta Venus, el amor, el matrimonio, las artes, la música, los placeres, la gente joven, la belleza, el lujo, el placer, la alegría, los bailes y las reuniones sociales; el color es el verde esmeralda; el número es 7; las plantas son el árbol de manzana, de pera, de cereza, de naranja y de limón; los inciensos son benjuí, o valeriana, o sándalo, o canela, o lavándula o estoraque; las plantas son la verbena, el mirto, las rosas rojas, el tulipán y los hibiscos; las piedras son la esmeralda, el ópalo, la malaquita, el jade, el cuarzo rosa, el rodocrosito, la crisocola, la amazonita y la piedra de pavo real. El elemento es el Aire. El metal es el cobre y bronce. Los signos son Tauro y Libra.

7. Casiel. Rige el sábado, el planeta Saturno, los ancianos, las herencias, la agricultura, los bienes raíces, las deudas, las propiedades, la muerte y los testamentos; el color negro o azul merino; el número 3; las plantas son el árbol de ciprés y el álamo; los inciensos mirra, pacholí y acacia; las plantas son la violeta, la verdolaga, la belladona, y los lirios blancos; las piedras son el onyx, el obsidio, la hematita, el azabache. El elemento es la Tierra. El metal es el plomo. El signo es Capricornio.

Es importante notar que estas correspondencias y atributos les son adjudicados a los ángeles en la magia planetaria. Según la astrología los ángeles que rigen a los signos zodiacales varían en algunos casos. El signo de Escorpión, por ejemplo, lo rige Azrael en la astrología; a Piscis lo rige Asariel; y a Acuario lo rige Uriel. Según la Cábala y el Árbol de la Vida, los ángeles Miguel y Rafael intercambian sus regencias y Miguel es asociado con la esfera de Mercurio mientras que Rafael es asociado con la esfera del sol. Rafael es conocido como el ángel que se para en el medio del Sol y como el médico divino. Miguel, por otra parte, es el ángel de Leo, que es regido por el Sol. Es por eso que estos dos ángeles se invocan juntos en rituales de magia solar muy elevada. Las diferencias entre los atributos otorgados a los ángeles en la magia planetaria y la magia cabalística no debe confundir al practicante, ya que este debe utilizar los atributos de cada sistema, ya sea el planetario o el cabalístico, según el ritual que indique.

El ritual planetario

Para invocar a los ángeles planetarios para pedir su energía y conseguir algo que se desea, se determina primero cual de los ángeles planetarios rige el deseo de la persona. El ritual se lleva a cabo en el día regido por el ángel, en una de las horas regida por su planeta según la tabla que les di anteriormente. Estas horas son la una de la mañana, las ocho de la mañana, las tres de la tarde y las diez la noche del día escogido. La persona lleva cabo la purificación indicada anteriormente por 24 horas. Visualiza un circulo de luz alrededor, que se extiende de Este a Este de la habitación, rocía un poco de agua de sal alrededor del circulo para purificarlo de influencias negativas y pasa un poco del incienso del ángel, moviéndose siempre de derecha a izquierda según las manillas del reloj, para establecer el flujo de las energías síquicas que se mueven de forma solar.

En el punto Este debe colocarse una vela amarilla, en el Sur una vela roja, en el Oeste una vela azul, y en el Norte una vela verde. Como símbolos de los cuatro elementos, que son aire, fuego, agua y tierra. Esto es importante porque todo lo que existe esta basado en estos cuatro elementos y ayuda en la manifestación de lo que se desea.

La persona que lleva a cabo el ritual debe estar vestida de blanco o del color del ángel pararse sobre un paño del color del ángel sobre ese paño debe colocar algunos de los atributos del ángel, como algunas de sus plantas, su metal y piedras que le corresponden. Esto ayuda a establecer un eslabón con el consciente que reconoce el significado de los atributos como perteneciéndoles a ese ángel, haciendo mas fácil la comunicación con este.

También sobre el paño debe colorarse una pequeña copa de vino dulce y un anicito dulce o bizcochito. Cuando esta todo listo, la persona se para frente al Este y dice lo siguiente:

En el nombre del Gran Arquitecto del Universo, por quienes ambos hemos sido creados, te invoco en paz y amor, Gran Arcángel.
Aquí se pronuncia el nombre del ángel que rige lo que se desea, para que esto que deseo (mencionarlo que se desea) y que tu riges, sea realizado en el mundo material, de forma positiva y natural, para mi mayor provecho y sin peligro alguno para mí o para nadie.

Esto se repite luego en el punto Sur y el Este y se dice:
Que este pan que te ofrezco ayude a manifestar lo que te pido con prosperidad y alegría en el mundo material.

Cuando se regresa de nuevo al Este, se repiten las palabras de nuevo y se come el pan con reverencia y gratitud, visualizando mientras se come que lo que se ha pedido ya esta realizado. Luego se levanta la copa de vino y se le reza de la misma manera en los cuatro puntos cardinales y se dice:
Que este vino que te ofrezco ayude a manifestar lo que te pido con prosperidad y alegría en el mundo material.

Cuando se regresa al Este, se repiten las palabras y se toma el vino con igual reverencia y gratitud, de nuevo visualizando lo que se desea como si ya lo hubieran recibido.

Luego se recogen todos los atributos, se envuelven en el paño y se meten debajo del colchón de la cama o en un sitio que sea visible a diario a la persona, pero que nadie mas pueda tocar.

Antes de salir del círculo, se dan las gracias a Dios y al ángel en los cuatro puntos cardinales y se visualiza como este desaparece dejando en su lugar una gran paz en el ambiente. Las velas se apagan y se tiran.

Este ritual es de gran eficacia y si se hace con fe y determinación, lo que se pide se alcanza al poco tiempo y de una forma tan natural, que les va a hacer pensar que no fue el ritual lo que lo logró sino un proceso enteramente natural. Esto se debe a que todo lo que se visualice y se consigue a través del inconsciente es un acto muy natural que establece relaciones armoniosas con las leyes cósmicas, a través de las cuales lo que se pide es realizado.

La música durante el ritual ayuda a la concentración y a llevar a la persona a un estado más elevado y místico. Por esto se sugiere escuchar música etérea, que sea vivificante y a la vez excelsa, durante esta invocación. La música de la Nueva Era es ideal para este tipo de ritual, de las cuales hay muchas y muy bellas en el mercado. Es importante que recuerden que durante toda invocación o ritual a los ángeles, la Luna debe estar creciente; es decir, entre Luna Nueva y Luna Llena.

Esto se debe a que durante la Luna Creciente hay mas energías positivas a nuestro alrededor, las cuales son beneficiosas para el resultado eventual del ritual, mientras que la Luna Menguante, al perder luz, crea energías negativas a nuestro alrededor que son conductivas a retrasos y a resultados negativos en todo ritual.

Ritual del Ángel Guardián

Este ritual es mas bien una meditación durante la cual se trata de establecer contacto con el ángel guardián. Como siempre la persona se purifica por 24 horas. Luego se viste de blanco y se sienta en el piso frente al Este con las piernas cruzadas en posición yoga. A su alrededor coloca cuatro cuarzos blancos de punta en forma de cruz, uno al frente, uno detrás, y uno a cada lado, los cuales ha limpiado de antemano, poniéndolos en agua de sal de mar por 24 horas, luego enjuagándolos y colocándolos al sol por seis horas para re energizarlos. Estos cuarzos no se programan para que estén libres y puedan canalizar energías sin restricción alguna. Al frente de la persona debe haber un vaso o copa de agua de manantial. Detrás de la copa se pone una vela corta blanca encendida. Enseguida se respira profundamente por la nariz, se aguanta la respiración contando hasta 6 y se exhale por la boca. Esta respiración, que se conoce en yoga como pranayama, se repite seis veces para relajar el cuerpo y prepararlo para la meditación. Después de las pranayamas, se visualiza un rayo de luz que sale del cuarzo que esta al frente, el cual se extiende hasta el cuarzo que esta a la derecha y de ahí pasa al cuarzo que esta detrás y de éste al que está a la izquierda, terminando por fin en el frente de nuevo. Esto forma un círculo de luz brillante que pasa a través de los cuatro cuarzos. Luego se deja la mente en blanco y se mira a la llama de la vela a través de la copa de agua, contando hacia atrás en voz alta del diez al uno. Esto pone a la persona en estado alfa, que es el estado de trance leve que se usa para contactar a las energías del inconsciente. De inmediato se cierran los ojos y se visualiza la llama de la vela sobre el entrecejo. Tan pronto se visualiza la llama se comienza a invocar al ángel, cuyo nombre ya se ha averiguado. El nombre del ángel se pronuncia en voz alta siete veces lentamente con los ojos cerrados. Según va repitiendo el nombre del ángel, la persona va a sentir que su conciencia se va elevando por encima de su cuerpo hasta quedar unas pulgadas sobre este. Esta es una sensación de levitación aparente que no afecta el cuerpo en si, sino a la mente del individuo. Cuando termina de repetir el nombre del ángel, si ha hecho la meditación de forma concentrada, la persona va a sentir la presencia del ángel como una gran fuente de luz y amor que la rodea y permea su esencia llenándola de una paz y una felicidad indescriptible. En este estado de éxtasis, va a recibir uno o más mensajes del ángel los cuales llegan a su mente como si una voz interior le estuviera hablando. Esto se conoce como la conversación con el Ángel Guardián. La persona en estos momentos puede hacerle preguntas a su ángel, quien las va a contestar la energía del ángel permanece solo por unos momentos con la persona y luego se va a ir dopando poco a poco. Cuando el ángel se va, la persona siente que va descendiendo de nuevo a su cuerpo. Cuando esto sucede, cuenta de nuevo, pero esta vez del uno al diez. Al llegar al diez, abre los ojos y el ritual ha terminado.

Puede entonces apagar la vela y recoger los cuarzos, visualizando que el círculo de luz se desvanece. Los cuarzos se guardan para usarlos de nuevo en rituales similares. El agua se puede tomar ya que esta llena de grandes energías positivas. Este es un ritual evocativo muy sencillo pero muy poderoso, el cual deja la persona en un estado de paz muy grande que dura a veces por muchos días. Es recomendable tener un cuaderno a la mano para escribir cualquier mensaje que se reciba del ángel durante el ritual.

Para ayudar a otra persona a distancia

Antes de tratar de invocar a un ángel para ayudar a otra persona, es importante recordar que todo ser humano tiene libre albedrío y que no nos esta permitido involucrarnos en su vida para tratar de cambiarla sin su permiso. Se puede enviar energía Angelical a alguien que esta enfermo, que tiene problemas graves o que esta pasando por una crisis severa para que esta energía le ayude a trascender esa enfermedad o crisis por si mismo. Pero no se debe usar energía Angelical para que esta persona haga algo que nosotros creemos que debe hacer o queremos que haga y que la persona no haría por si misma, ya que esto es infringir en su derecho de libertad de acción.

Una vez que estén seguros de que su intención es la de ayudar y no de obligar a una persona, pueden llevar a cabo el ritual Angelical para enviar energías a esta.

Este ritual requiere una foto reciente de la persona. La foto se coloca sobre un espejo redondo colocado a su vez sobre un paño de seda o de satén blanco. Se escoge uno de los siete ángeles regentes planetarios, dependiendo del problema de la persona. Por ejemplo, si la persona esta enferma se puede utilizar a Miguel, regente del Sol en el sistema planetario, el cual es el origen de la vida y fuente de la salud, o a Rafael que es el ángel que sana, conocido como el medico divino.

Si el ángel que se escoge es Rafael, se rodea la foto con ocho velas color naranja, ya que el número ocho y el color naranja son atributos planetarios de Mercurio y de Rafael. Si se escoge a Miguel, se usan seis velas amarillas porque este es el color asociado con el Sol y el seis es su número cabalístico. Sobre la foto se coloca una de las piedras asociadas con ese ángel para ayudar a establecer contacto con él. Se cierran los ojos y se visualiza a la persona sana y llena de alegría. Tan pronto se visualiza a la persona, se repite el nombre del ángel varias veces, dependiendo de su número. Si es Miguel se pronuncia su nombre seis veces; si es Rafael, ocho veces. Esto ayuda a canalizar la energía del ángel hacia esa persona. De inmediato se abren los ojos y se visualiza un rayo de luz que procede del ángel hasta la piedra que esta sobre la foto, cuya energía penetra a través de la imagen de la persona hasta el espejo que se use para enviar la energía a ésta. Este ritual se debe llevar a cabo en el día asociado con el ángel, a la una o a las ocho de la mañana, a las tres de la tarde a las diez de la noche, que son las horas angelicales de cada día. Este ritual ayuda grandemente a la persona y se puede repetir varias veces para multiplicar sus energías y esta pueda resolver su problema por si misma. Si deciden repetir el ritual, recuerden que solo lo pueden hacer una vez por semana, ya que solo puede ser hecho en el día regido por ese ángel. Es recomendable dejar la foto sobre el espejo con la piedra encima mientras la persona resuelve su problema.

Meditación para el planeta

Cada día nos enteramos a través de los periódicos, la radio o la televisión de los desastres continuos que azotan a nuestro planeta. Las guerras y luchas entre los distintos gobiernos se proliferan alrededor del mundo; los crímenes, las epidemias, los desamparados, las tragedias, los accidentes, y los desastres naturales nos rodean continuamente. Los ángeles son fuentes in agotables de amor y de energía que pueden ayudar a aliviar y a sanar estas condiciones, que son el resultado del desbalance de energías cósmicas a nuestro alrededor.

Uno de los rituales mas efectivos y hermosos que se pueden llevar a cabo con la ayuda le los ángeles es el que se hace para enviar energías positivas a la Tierra.

Este ritual requiere un globo terrestre o un mapa del mundo, el cual se coloca en el suelo; sobre un paño blanco. Alrededor del globo del mapa se encienden siete velas en los colores de los ángeles planetarios: amarilla por Miguel; violeta por Gabriel; roja por Camael; naranja por Rafael; azul eléctrico por zadkiel; verde por Anael; y azul oscuro por Casiel. El ritual se lleva a cabo durante siete días, empezando en domingo.

La persona se purifica como antes les he explicado y se viste de blanco.

Tome entre sus manos un cuarzo blanco de punta fina el cual ha sido limpiado según instrucciones previas y se sienta frente al Este. Lleve a cabo seis pranayamas ya descritas y proceda a quemar un poco del incienso Miguel que rige el domingo. Ahora, encienda la vela amarilla y diga:
"Bien amado Arcángel Miguel, regente del domingo, en nombre del Creador del Universo te pido que envíes tus energías celestiales al planeta Tierra que tan necesitado esta de Angelical ayuda".

A continuación, visualizar un rayo de luz divina descendiendo del infinito hasta el cuarzo y de este al globo o mapa terrestre, enviándolo con sus destellos deslumbrantes. La visualización se mantiene por varios minutos. Luego se deja que la luz se desvanezca poco a poco. Tan pronto se haya desvanecido todo, se apaga la vela. Se dan las gracias a Miguel por su presencia y se termina el rito.

Al día siguiente, lunes, se repite todo nuevo pero se encienden las velas, amarillas por Miguel y violeta por Gabriel y se invoca a Gabriel con las mismas palabras. Se visualiza la luz que baja hasta el cuarzo y de este a la Tierra.

El ritual se continúa todos los días de la Semana cada día encendiendo todas las velas anteriores, más la vela del ángel de ese día. Al cual se invoca de la misma manera.

El sábado, que es el último día del ritual, se encienden todas las velas y esta vez, se dejan terminar y no se apagan. Este ritual es de gran beneficio para el planeta y si suficientes personas lo llevaran a cabo a menudo, muchas de las desgracias que lo azotan serian evitadas.

Ritual con los ángeles de los cuatro elementos

Este ritual se lleva a cabo al aire libre y se hace para reestablecer contacto con la naturaleza a través de sus cuatro elementos: aire, fuego, agua y tierra. Los ángeles de los cuatro elementos son: Aire: Rafael: Fuego: Miguel; Agua: Gabriel; y Tierra: Uriel.

Aire
El ritual del aire se hace un día miércoles en lo alto de una colina o montaña donde haya bastante viento. Este ritual se hace con un grupo de tres o más personas para que sea más eficaz, aunque puede ser hecho por una sola persona.

Las personas que toman parte en el ritual deben vestir de blanco o naranja. Todo lo que requiere es que todos los participantes ciñan coronas hechas con flores anaranjadas, como crisantemos, claveles o rosas y carguen un pañuelo color naranja y una varita de incienso de sándalo o de lavándula. También se les aconseja cargar consigo una de las piedras regidas por Rafael.

Las personas se toman de la mano y forman un círculo. Así unidas den la vuelta al circulo ocho veces llamando en voz alta a Rafael. A la octava vuelta se detienen y encienden las varitas de incienso, las cuales alzan en alto ya que representan el elemento aire.

La persona que dirige el ritual dice lo siguiente con voz pausada y las demás repiten sus palabras:
Bien amado Rafael, regente del elemento aire, pedimos tu presencia en estos momentos entre nosotros para que el poder de tu sagrado elemento nutra y vivifique nuestros cuerpos y nuestros espíritus en nombre del Creador de Universo.

En este momento los pañuelos se alzan hacia arriba y se revoletean para que floten en el viento. Generalmente, si el ritual es hecho con poder y concentración, el viento aumenta de forma muy marcada al hacer esto.

Personas que han llevado a cabo este ritual han tenido la experiencia de que el viento ha aumentado de tal forma hasta llegar a tomar fuerzas casi huracanadas.

Cuando el viento arrecie, todos se quitan las coronas y deshojan las flores en el aire, diciendo:
Bienvenido Rafael, tuya es la corona y tuya es la gloria.

Las coronas también se tiran a volar con el viento. Después todos se sientan en el suelo y comparten bizcochos y vino dulce. Este es uno de los rituales más poderosos y vivificante de los que se hacen con los ángeles de los elementos y todos los que participan en él mantienen una gran energía y vitalidad durante el resto de la semana.

Fuego
Este es un ritual solitario y se hace en tierra plana, donde no haya mucha vegetación. Para esto se requiere una vela de las que no se apagan en el aire, de las que se usan para alejar mosquitos y que se encienden al aire libre.
La persona debe vestir de rojo y cargar una de las piedras regidas por Miguel. Se sienta frente al sur, que pertenece al elemento fuego y a Miguel, y enciende la vela, cuya base se entierra en el suelo. Luego realice seis pranayamas, concentre su vista en las llamas de la vela y dice lo siguiente:
"Bien amado Miguel, regente del elemento fuego, te invoco en estos momentos para reestablecer contacto contigo y con tu elemento para que este me de las energías necesarias para llevar a cabo mi misión en la Tierra. Te pido esto en amor y paz, en nombre del Creador del universo".

En estos momentos, la persona visualiza que entra al centro de la llama hasta que esta la rodea por completo. La visualización debe ser lo suficientemente fuerte para que la persona sienta el calor regenerador del fuego nutriendo todo su organismo, su mente y su espíritu. Una vez dentro de la llama, sentir la presencia del gran arcángel que se acerca y la envuelve con una luz inmensa. Permanecer en este abrazo Angelical por todo el tiempo posible. Luego regresar mentalmente al mundo material, y a la luz de la llama, comerse un panecito dulce o un bizcochito y tomar una copita de vino dulce Durante estos rituales siempre se come y se toma algo para anclar las fuerzas del ángel. Después se apaga la vela en el suelo sin soplarla. Este ritual da una gran energía a la persona y es especialmente recomendado para individuos que se sientan débiles o que estén enfermos.

Agua
Este ritual se lleva a cabo en la playa, frente al mar. La persona debe vestir de violeta o de plateado y cargar una de las piedras de Gabriel, preferiblemente una piedra de la Luna. De pie frente al Oeste, abrir los brazos y decir estas palabras:
"Bien amado Gabriel, regente del elemento del agua, todo ser viviente en la Tierra procede del mar, que es la madre de la vida.
Yo te invoco en este momento, en nombre del Creador del Universo, y te pido que me des un poco de tu radiante energía celestial para que mi vida fluya, serena y pacifica, como el mar en calma".

Una vez dicho esto, entrar al mar hasta que solo los pies sean bañados por las olas. Abrir los brazos de nuevo y sentir como de las aguas del mar sube hacia ustedes una inmensa luz que inunda todo su ser y los llena de un profundo amor y regocijo. Amar al mar como su madre espiritual y sentir que sus aguas les acarician los pies como un beso maternal. Sentir la presencia Angelical de Gabriel rodearlos de una gran ternura. Generalmente, cuando se hace este ritual, las aguas del mar suben más allá del límite de su marea y por esto no se debe entrar al agua más allá de los tobillos.

Este ritual da una gran paz la cual permanece con la persona por largo tiempo. Después salir del mar, se debe comer el bizcochito y tomar la copa de vino, frente a las aguas.

Tierra
Este ritual se lleva a cabo en un bosque o en un sitio donde haya muchos árboles, como un bosque. Es excelente para personas que están deprimidas, nerviosas o débiles. La persona que hace el ritual debe vestir de verde y cargar la piedra verde como un jade o una malaquita, que también le pertenecen a Uriel. Debe llevar consigo una canasta con migajas para los pájaros y nueces para las ardillas. Manzanas y otras frutas deben formar parte de esta ofrenda a la naturaleza y sus criaturas. Una vez en el bosque o parque, se escoge un árbol grande, de tronco ancho, como un roble o un pino, y a sus pies se extiende un pañuelo verde, donde la persona se sienta, con su espalda contra el tronco del árbol.

Una vez sentada, se relaja y hace seis pranamas y dice lo siguiente:
"Bien amado Uriel, regente del elemento tierra, en nombre del Creador del Universo, te invoco para que viertas sobre mi espíritu atribulado por las pruebas de la vida, tu divina esencia regeneradora, para que según crecen las plantas de la madre Tierra, asi crezca mi espíritu en serenidad, paz, y salud física, mental y espíritual".

Cerrar los ojos y visualizar una inmensa luz que desciende del infinito sobre el árbol, y a través del tronco de este hacia el cuerpo de la persona.

Sentir la gran energía vivificante y generosa del árbol extenderse por todo su cuerpo, su mente y su espíritu. En breves momentos, sentir la presencia sublime del gran arcángel envolverlos en su manto de amor divino.

Permanecer en este abrazo celestial por el mayor tiempo posible. Luego sacar las ofrendas de la canasta y tirarlas a su alrededor sin moverse de su posición debajo del árbol. Ahora diga lo siguiente:
"Bien amada Madre Tierra, según yo nutro a tus criaturas, nútreme tu a mí con tu gran amor y compasión. Cura mi cuerpo y mi espíritu y lléname de tus amplias energías cósmicas".

Comer el bizcochito y tomar el vino y llevarse el pañuelo y la canasta al terminar el ritual. El resultado de este ritual es una gran estabilidad y paz que ayuda a fortalecer grandemente el sistema nervioso central de la persona.

Baños lustrales de los ángeles

Un baño lustral es un baño ritualistico que se lleva a cabo con algunas de las plantas o flores asociadas con los ángeles planetarios y sus colores en su día especifico.

Las plantas se colocan en una bolsa grande del color asociado con el ángel. Se llena la bañera con agua bastante caliente y se le añade color vegetal para teñir las aguas del color del ángel planetario escogido. Hay en el mercado baños de colores terapéuticos que se usan en la terapia de color y que son parte de la Nueva Era. Estos han sido creados para usar en baños lustrales para que la persona reciba en su aura el color que mas necesita.
Estos baños de colores son perfectos para los baños de los ángeles. Una vez que el baño ha tomado el color regido por el ángel, se sumerge la bolsa con las plantas o flores adentro de este. También se le puede añadir al baño uno de los perfumes de incienso asociados con el ángel.

La persona entra en el baño y flota sobre las aguas varias velas flotantes en forma de flores. Estrellas blancas que son comunes en el mercado, en el número perteneciente al ángel. Luego enciende un poco de incienso del ángel escogido, se relaja y comienza a invocarlo mentalmente y a pedir que a través de sus energías el baño limpie y nutra el aura de la persona. Visualizar que la luz de las velas llena la bañera de luz y que esa luz, junto con el poder de las plantas, la penetra por todos los poros. Permanecer en el baño por medía hora y luego vaciar el agua, visualizando que con el agua se van por el desagüe todos los problemas y dificultades que puedan estar enfrentando. Al salir del baño, se da las gracias al ángel y se enciende una vela de su color.

Amuletos de los ángeles

El amuleto Angelical se prepara en una bolsita del color del ángel planetario y lleva en su interior varias de sus piedras, su metal, sus plantas y un poco de uno de sus inciensos. Se lleva a cabo en el día regido por el ángel y en una de las horas planetarias ya mencionadas. Luego de ser preparado se debe purificar en los cuatro elementos. Esto se hace de la siguiente manera.

Primero se pasa la bolsita por el humo del incienso del ángel, el cual simboliza el elemento aire y se dice:
En nombre del gran Arcángel Rafael yo te consagro en el elemento aire.

Luego se pasa rápidamente por encima de la llama de una vela roja como símbolo del elemento fuego y se dice:
En nombre del gran Arcángel Miguel yo te consagro en el elemento fuego.

Luego se rocía con un poco de agua de manantial y se dice:
En nombre del gran Arcángel Gabriel, yo te consagro en el elemento agua.

Y por fin, se coloca sobre un poco de sal de mar y se dice:
"En nombre del gran Arcángel Uriel, yo te consagro en el elemento tierra.

La sal es comúnmente reconocida como un símbolo del elemento Tierra.
Es importante recordar que todos estos rituales, incluyendo los baños y los amuletos, se deben hace en Luna creciente para mayor eficacia".

El ritual de Hagiel

Este es un ritual de evocación muy conocido y lo doy aquí recordándoles que solo es recomendable para aquellas personas con espíritu recio, que no se atemorizan fácilmente. No, es para los nerviosos ni los impresionables. Es un ritual para el amor, pero no para obligar a alguien a que los ame a la fuerza. Esto no pertenece al ámbito de los ángeles, donde la voluntad humana es altamente respetada como regalo divino. Para eso existe la magia natural o básica, donde solo existe la voluntad de la que la practica. Este ritual es para saber lo que es el amor, como sentirlo y hacerlo sentir a otras personas, sin doblegar libre albedrío.

Varias versiones de este ritual han sido publicadas en varios libros, pero su creador original fue el gran ocultista alemán, Franz Bardon. La versión que voy a dar aquí ha sido simplificada para una audiencia con poca o ninguna experiencia en la llamada magia Angelical o planetaria.

Los ingredientes del ritual son los siguientes:
* un incensario con un carboncito encendido.
*canela en polvo.
*un bombillo verde colgando en el medio de la habitación.
*una varita mágica con punta de cristal, comunes en la Nueva Era.
*un pedazo de papel verde cortado en forma de heptagonal (siete lados) en el cual se ha dibujado con tinta verde el sello de Hagiel de alrededor de 7 pulgadas de largo (unos l6 CMS.).
*una túnica verde.
*un collar hecho por la persona de un alambre de cobre del cual cuelga un jade o una malaquita.
*un pedazo de tela verde cortada en forma de triangulo de alrededor de tres pies de largo l metro.

El ritual se celebra un viernes a las diez de la noche, en Luna Creciente. La persona empieza por purificarse por 24 horas como ya les he indicado. Se baña y se perfuma con un poco de aceite o esencia de canela.

Se viste con una túnica verde y se coloca el collar de cobre con el jade o malaquita al cuello. Enciende el bombillo verde que es la única iluminación que debe tener el cuarto, el cual debe estar completamente impregnado de luz verde, sin la cual no puede funcionar el ritual. Procede a rociar un poco de agua con sal alrededor de la habitación para purificarla de influencias negativas. Al Este del circulo coloca el triangulo de tela verde y en el centro pone el papel con el sello o sigilo de Hagiel. En cada punta del triangulo coloca una vela verde para altar mayor energía a la visualización. Al mismo tiempo se coloca la canela sobre el carboncito que ya debe estar encendido.

No se use mucha canela para evitar un acceso de tos durante el ritual.

El incensario se pasa alrededor del círculo de Este a Este de nuevo.

Ahora la persona tome la varita mágica en la mano derecha, la cual ya ha sido consagrada de antemano en los cuatro elementos, según se purifican los talismanes de los ángeles. Con la varita en la mano, la persona apunta hacia el Este y traza con su imaginación un círculo de luz alrededor del cuarto, también de Este a Este, en nombre del Creador, pidiendo que ninguna influencia oscura pueda penetrar en el cuarto. Siempre con la varita en la mano derecha camina hacia el triangulo y sigue con la punta de la varita el diseño del sello de Hagiel que esta inscrito sobre el heptágono.

Luego regresa al centro del circulo y de frente al triangulo, comienza a evocar a Hagiel para que se manifieste visiblemente en este. La primera vez la invoca siete veces mentalmente, visualizando como esta desciende de su esfera de Venus hasta el triangulo. La evocación se hace con fuerza y sin temor. La segunda vez la evoca en voz baja, casi inaudible, también siete veces. La tercera vez la invoca en voz alta, siete veces, pidiéndole que se materialice visiblemente dentro del triangulo. Durante todo el tiempo la varita debe estar apuntando hacia el triangulo. Si la persona ha seguido todos los pasos del ritual con exactitud y con gran fuerza de voluntad, la imagen de Hagiel va a comenzar a hacerse visible en el triangulo. Como les he explicado anteriormente, esta imagen es una proyección mental de la persona que lleva a cabo el ritual y es muy real.

Hagiel se presenta como una mujer muy bella con cabellos color rojo como el tomate, piel blanca como la leche, vestida con una túnica verde con adornos dorados. Sobre la cabeza lleva una corona real de tonos cobrizos. Su voz es musical y su actitud gentil y amable. La impresión causada por una manifestación de este tipo es naturalmente estupefaciente, sobre todo la primera vez que se tiene la experiencia. Pero es importante permanecer serenos y continuar con el ritual. En estos momentos, se le hace a Hagiel la petición que se desea. Si ella accede a lo que se le pide, es seguro que lo que se desea se convierte en realidad.

Si Hagiel no aparece en el triangulo, no ha habido suficiente fuerza en el ritual, pero algún tipo de fenómeno se va a hacer sentir, como ruidos o músicas extrañas, vibraciones u oscilaciones de la luz. Esto es creado por las grandes cantidades de energías síquicas proyectadas del inconsciente de la persona. Una vez que Hagiel aparece o es obvio que no va a aparecer, se termina el ritual. Si Hagiel aparece, se le da las gracias por su manifestación y se le pide que regrese a su esfera de Venus. Cuando la imagen desaparece, se disuelve la luz del círculo con la varita mágica y se apagan las velas y el bombillo verde, encendían todas las luces normales. Luego se recogen todos los implementos y se guardan. Este ritual deja a la persona que lo lleva a cabo en un estado de gran euforia y alegría, y a la vez con un gran sentido de armonía mental. Física. En la mayor parte de las veces, lo que se pide se logra al poco tiempo de haberse hecho el ritual.

La magia Angelical es una de las formas más bellas y efectivas de contactar a las fuerzas de luz que son los ángeles. Todo tipo de ritual es natural para el ser humano, cuya vida entera esta basada en actos ritualisticos. Desde cepillarse los dientes por la mañana hasta acostarse a dormir por la noche. El ritual del ángel es la forma más perfecta de establecer contacto con la naturaleza y con la Fuerza Creadora del universo.

El espejo de amatista

Existe otro ritual a través del cual se puede saber cual es el nombre del Ángel Guardián y conversar con el. Para esto se necesita preparar espejo de amatista. Este es un cristal redondo, transparente de alrededor de seis pulgadas de diámetro (unos l5 CMS.) que se puede conseguir fácilmente en una cristalería. También puede usar el cristal de un marco de cuadro barato. Este cristal se pinta por uno de sus lados con pintura color violeta o morada. Cuando este seca la pintura, se le pega una amatista en cada extremo del cristal formando una cruz. Las amatistas deben ser colocadas en la parte del cristal que no esta pintada, pero que refleja una superficie violeta.

Una vez que el espejo ha sido preparado de esta forma, se consagra colocándolo sobre un paño violeta sin usar. El espejo se cubre del todo con sal de mar por veinticuatro horas. Esto lo purifica y a la vez lo consagra en el elemento tierra que es simbolizada por la sal Cuando se cubre el espejo de sal se dice:
En Nombre del Creador del Universo y de sus ángeles, te consagro y purifico en el elemento tierra.
Luego se le saca la sal y se rocía con agua de los ángeles o con agua bendita para consagrarlo en el elemento agua.

Al rociarlo se dice:
En Nombre del Creador del Universo y de sus ángeles, te consagro y purifico en el elemento agua.

Para consagrarlo en el elemento fuego, se enciende una vela color violeta y se pasa a través del espejo en forma de cruz, de una amatista a la otra.

Se dice:
En Nombre del Creador del Universo y de sus ángeles, te consagro y purifico en el elemento fuego.

Por ultimo se consagra en el elemento aire pasándolo sobre un incensario con incienso, mirra y flor de lavandula y se dice:

En el Nombre del Creador del Universo y de sus ángeles, yo te consagro y purifico en el elemento aire.

Después que el espejo ha sido consagrado nadie más que su dueño podrá tocarlo. Cuando no este en uso, se guarda en un sitio seguro envuelto en el paño violeta.

El espejo de amatista se usa para saber los nombres de los ángeles y establecer contacto con ellos, especialmente el ángel guardián de la persona. Se usa el color violeta y las amatistas porque este color es el rayo más alto que existe en el espectro solar y el que conecta la corona de la cabeza con las fuerzas de alta jerarquía espiritual. En el sistema de los chakras representa el séptimo chacra o centro vital que también esta conectado con la corona de la cabeza.

Antes de usar el espejo, la persona debe haber ayunado por 24 horas, absteniéndose de relaciones sexuales, licor, tabaco y todo tipo de drogas. El ayuno es importante porque el estómago no debe estar lleno durante ningún ritual y la abstención ayuda a concentrar la atención de antemano en lo que se desea conseguir en el ritual. Las relaciones sexuales se evitan porque desperdician energías y esto disminuye el poder de la persona que va a hacer el ritual. La pureza de mente y de cuerpo es de importancia intrínseca en todo contacto con los ángeles.

El ritual se debe llevar a cabo solo en Luna Creciente y nunca en sábado. La mejor hora para hacerlo es la medianoche. La persona debe estar vestida de blanco y descalza. El lugar se despoja de vibraciones negativas rociándolo con agua y sal de mar. Luego se pasa incienso y mirra con flores de lavándula. Inmediatamente se hace un circulo invisible alrededor del cuarto con un cuarzo blanco, el cual se ha limpiado con agua y sal de mar y programado para llevar a cabo purificaciones de este tipo. El círculo se forma empezando y terminando en el Este para proteger a la persona de fuerzas negativas. Al hacer el círculo se dice:
En Nombre del Creador del Universo y los cuatro grandes Arcángeles, Rafael, Miguel, Gabriel y Uriel yo sello este círculo en luz y paz.

Después que el círculo ha sido sellado la persona se sienta en el suelo sobre una sábana blanca cubierta con pétalos de rosas blancas. Las luces se apagan de antemano. Sobre la sábana, frente a la persona, se coloca el paño violeta con el espejo amatista. A su alrededor se encienden cuatro velas cortas color violeta en forma de cruz. Luego se dice:
"En Nombre del Creador del Universo, yo pido a mis ángeles guardianes que
se revelen ante mí en este espejo sagrado de amatista, en el rayo violeta.
Amen".

A continuación cierre los ojos, relájese y respire profundamente, inhalando por la nariz contando hasta cuatro, aguantando la respiración haciendo el mismo conteo y exhalando también en conteo de cuatro. Esta respiración se conoce como pranayama. Repita lo anterior seis veces. Inmediatamente después empiece a contar hacia atrás, del diez al uno. Esto pone a la persona en un leve trance, en lo que se conoce como estado alfa, cuando es más fácil contactar las fuerzas del Inconsciente.

Al llegar al número uno, levántese y diga:
Mi Ángel de la Guarda, que velas principalmente por mi, revélame tu nombre y tu rostro divino en nombre de Nuestro Creador.

Coloque de inmediato la mente en blanco, y espere. Casi al instante va a llegar a la mente el nombre del ángel. El primer nombre que se perciba es el nombre del Ángel Guardián. Es importante no analizar el nombre, sino aceptarlo sin duda alguna.

Tan pronto se recibe el nombre del ángel, se abren los ojos y se mire al espejo, visualizando una luz violeta que refulge sobre su superficie. En el medio de esta luz se forma el rostro o imagen del Ángel Guardián. Diga a continuación:
Gracias, ángel mío y mencione su nombre.

En estos momentos se pide un mensaje al ángel o se le pide ayuda en algo que se desea o necesita. Coloque de nuevo su mente en blanco y recibirá la respuesta del ángel. Esto también se conoce, como la conversación con el Ángel Guardián, de esta manera se le pueden hacer preguntas al ángel y recibir su respuesta. Naturalmente no es aconsejable hacer preguntas inapropiadas o que puedan ser ofensivas a un espíritu de alta jerarquía. La conversación con ángel Guardián debe ser usada para ayudar la evolución espiritual de la persona o en acciones materiales sobre las cuales la persona no tiene control y que se esperan peligros para ella o sus seres queridos.

El contacto no debe pasar de quince minutos.

Cuando el ángel ha contestado las preguntas, se le dan las gracias y se apagan las velas, antes de recoger el espejo y la sábana, se toma el cuarzo de nuevo y se hace un nuevo circulo diciendo:
En Nombre del Creador del Universo y de sus grandes Arcángeles Rafael, Miguel, Gabriel, Uriel yo desvanezco este círculo en luz y paz. Este ritual ha terminado.

El cuarto se recoge y se guarda todo para usarlo en otra ocasión. Los pétalos se echan a volar por una ventana.

Néctar de Levanah

La Luna tiene muchos nombres místicos, los cuales le han sido adjudicados a través de muchos siglos. El nombre hebreo de la Luna es Levanah y en el Árbol de la Vida es esta luminaria la que abre el camino que asciende a las esferas superiores y a las puertas del cielo. Es por esto que la Luna es considerada de gran importancia en meditaciones y en la práctica del misticismo. Tal vez debido a su obvia conexión con el Inconsciente y con altos estados de conciencia, la Luna siempre ha sido el eje sobre el cual se balancea el poder de todo ritual mágico.

En tiempos antiguos los meses estaban basados en las fases lunares y muchos calendarios, como el chino y el hebreo están basados en los movimientos de este satélite terrestre. Los judíos ortodoxos celebran cada Luna Nueva con rituales específicos que incluyen la lectura del salmo 8l, el cual menciona la importancia de esta fase lunar. Es importante tener un calendario que indique la hora exacta de la Luna Nueva en el lugar de residencia de la persona, ya que Dios escucha toda plegaria que se haga en ese momento. La presencia de Dios permanece con la persona solo durante cinco minutos después de entrar la Luna Nueva. En este intervalo se lee el salmo 8l y se hace la petición a Dios.

La Luna pasa por todos los signos zodiacales en el curso de un mes, permaneciendo en cada uno entre dos a dos días y medio. Los veintiocho días del ciclo lunar se conocen como las mansiones de la Luna.

El periodo entre Luna nueva y Luna Llena se conoce como Luna Creciente. Entre Luna Llena y la próxima Luna Nueva se conoce como Luna Menguante.

El efecto de la Luna sobre la tierra es tal que los agricultores utilizan las diferentes etapas lunares para plantar y recoger cosechas. Los jardineros profesionales también observan las fases de la Luna. Todas las religiones y las llamadas culturas primitivas como las del indio americano, los aborígenes australianos y muchas tribus africanas observan los aspectos de la Luna.

La Luna Menguante siempre ha sido considerada maléfica ya que esta perdiendo luz continuamente y es durante esta fase que se llevan a cabo las practicas de la magia negra o magia de destrucción. La Luna Creciente, por otra parte, es considerada benéfica porque cada noche adquiere más luz y crece más en el firmamento. Es durante esta época que se llevan a cabo rituales de magia blanca o magia positiva.

En la magia Angelical, la Luna Nueva y Luna Llena son de gran importancia. En Luna Nueva y Luna Llena se llevan a cabo meditaciones y rituales durante los cuales la persona trata de elevarse a planos superiores que solo son accesibles a través de la esfera de la Luna. Debido a que la Luna es el planeta que mas cerca esta de la tierra es considerada la puerta hacia esferas superiores y hacia otros "planos," que en la Cábala y el Árbol de la Vida son identificados con los demás planetas del sistema solar.

Debido a su gran influencia sobre los líquidos, la Luna es asociada con el elemento agua, el cual es regido por el Arcángel Gabriel. Para establecer contacto con este gran Arcángel y recibir las poderosas influencias de la esfera lunar, se prepara el Néctar de Levanah, que como ya les explique con anterioridad es el nombre hebreo de la Luna.

La base de este elixir mágico se prepara batiendo una clara de huevo con bastante azúcar y añadiéndole medía tasa de crema de leche. A esta mezcla se le añade medía taza de vino blanco. El líquido resultante es de exquisito sabor. Se vacía de inmediato en una copa azul. En el mercado se encuentran copas azules con medías lunas que son ideales para esta obra.

Luego de haber vaciado el líquido en la copa, se coloca en el fondo una piedra de la Luna, que se puede conseguir fácilmente en las tiendas de la nueva era o donde vendan cuarzos.

La copa con la piedra de la Luna se coloca cerca de una ventana donde pueda recibir la influencia lunar y se rodea con cuatro velas cortas plateadas encendidas en forma de cruz. La copa se cubre con un paño azul oscuro transparente de nylon o de seda. Si la tela tiene diseños de lunas o estrellas plateadas es más eficaz aún. La copa se deja en su lugar por una hora. Al termina de este tiempo, se descubre la copa y la persona se para frente a ella con los brazos extendidos y dice:
"En Nombre del Creador del Universo, te pido. OH gran Arcángel Gabriel, que bendigas este Néctar de Levanah para que rebose con tu divina luz. Permite que al tomar este elixir sagrado reciba dentro de mi ser el gran poder de la Luna junto con tu bendición. Y que esta energía celestial nutra mi cuerpo y mi espíritu y me de la fuerza para vencer las pruebas y dificultades de la vida. Que así sea."

La copa se toma entre las dos manos con gran reverencia y se toma lentamente, sin despegarla en ningún momento de la boca. La piedra de la Luna no se saca de la copa hasta apurar todo su contenido.

Este ritual da gran poder a la persona para resolver toda clase de problemas. Se debe llevar a cabo en Luna nueva y Luna llena solamente; si se hace continuamente, la persona desarrolla grandes poderes psíquicos y establece una relación muy poderosa con Gabriel y su propio ángel guardián.

Antes de hacer este ritual, la persona debe asearse y vestirse con ropas limpias, blancas o azules. El ritual se hace de noche y la persona debe estar descalza y no haber comido nada por lo menos tres horas antes de llevarlo a cabo. Las mujeres que deseen llevar a cabo este ritual o cualquier tipo de magia angelical pueden estar pasando por el ciclo menstrual. Esta es una importante regla que siempre se debe tomar en cuenta.

Identificación con el ángel Guardián

Este es el ritual más hermoso y poderoso que existe en la magia Angelical. Para llevarlo a cabo es necesario abstenerse de comer carnes, de tener relaciones sexuales o de tomar licor o usar ningún tipo de drogas, incluyendo medicamentos, por tres días. Veinticuatro horas antes del ritual la persona debe comenzar un ayuno durante el cual solo debe tomar líquidos, que no incluyen café, té o licor alguno. El ritual solo se hace en Luna Creciente, pero no en día sábado.

Una hora antes del ritual la persona se baña y se viste con una túnica blanca. Como siempre, debe estar descalza porque ante Dios y sus ángeles los pies deben estar descubiertos.

El cuarto donde se va a llevar a cabo el ritual se rocía de antemano con agua y sal de mar y luego se pasa incienso y mirra por todo el ámbito.

Se coloca una vela blanca en los cuatro puntos cardinales de la habitación y se pide la bendición y protección de Dios y sus ángeles. Para este ritual no es necesario proteger el lugar con un círculo mágico.

La persona se sienta en una silla de espaldar recto frente al Este de la habitación, los pies uno al lado de otro. Entre las manos debe tener un cuarzo blanco de dos a tres pulgadas de ancho, transparente y de punta fina. El cuarzo debe ser purificado de antemano poniéndolo en agua con sal de mar por 24 horas, luego enjuagándolo y colocándolo al sol para re energizarlo.

Para programarlo se coloca sobre el entrecejo y se le dice mentalmente que atraiga hacia su dueño paz, amor, protección y energía positiva y que actué como una conexión continua con el Ángel Guardián. El cuarzo debe tomarse entre las dos manos, con la punta hacia arriba.

En estos momentos la persona cierra los ojos, se relaja y comienza una serie de seis pranayamas o respiraciones profundas. Mientras hace las respiraciones, visualice un gran rayo de luz que baja del infinito hasta el cuarzo, el cual multiplica esta radíancia y la dirige hacia la persona. Esta se ve de inmediato envuelta en una luz deslumbrante.

Tan pronto la persona se ve rodeada de esta luz, comienza a pronunciar la letra D mentalmente con gran rapidez. Continúa repitiendo esta letra por varios minutos. Según repite la letra va a sentir que se despega poco a poco de su cuerpo como si estuviera flotando en el medio de la luz deslumbrante que la rodea.

Mientras repite la letra D, va a notar que frente a ella ha aparecido una escalera resplandeciente de anchos peldaños dorados que se eleva hacia el infinito y se pierde entre las estrellas. En estos momentos, deja de pronunciar la letra y comienza ascender por la escalera. Mientras asciende, comienza a respirar hondamente y a contar del veinte hacia atrás: veinte, diecinueve, dieciocho, lentamente. La respiración profunda debe acompañar al conteo. Por ejemplo, respirar hondo y contar mentalmente, veinte; respirar de nuevo y contar, diecinueve; respirar de nuevo y contar, dieciocho...y así continuar, hasta llegar al uno. Esto eleva a la persona al estado alfa y a planos superiores de conciencia.

Mientras cuenta la persona continúa ascendiendo por esta escalera espiritual. Va a notar como se va elevando sobre la habitación, luego sobre la casa y los edificios de la ciudad. Según asciende por la escalera, va dejando atrás la ciudad, el país, y por fin la tierra. A cada lado de esta escalera luminosa esta el espacio sideral alfombrado de miles de estrellas.

Mientras asciende, continúa inhalando y exhalando y contando lentamente.

De pronto, frente a ella, esta el orbe de la Luna, envuelta en un halo de luz plateada. Es fácil observar los cráteres y valles lunares mientras asciende por esta escalera dorada. La persona continúa ascendiendo y de pronto, al llegar al término de su conteo, ve como la escalera desemboca en un fulgor resplandeciente. Entra lentamente en esta luz refulgente y se encuentra frente a un gran portal dorado. Esta es la puerta del cielo.

Mentalmente, la persona pronuncia con gran reverencia el nombre de su Ángel Guardián. De inmediato, el portal se abre y la persona puede percibir en su centro la figura luminosa de su Ángel Guardián. El ángel resplandece con una luz enceguecedora. Sus grandes alas son más blancas que la nieve y su rostro, lleno de ternura, es de una belleza indescriptible. Su técnica esta hecha de rayos de sol y su corona esta formada de miles de estrellas. La persona se siente estremecida de emoción ante esta visión celestial. El ángel abre sus brazos y la persona entra en ellos. Poco a poco su ser se funde con el del ángel. Su pecho, su garganta, su frente, y por fin todo su yo es fundido en la luz del ángel. En estos momentos, la persona ha alcanzado la unión total con su Ángel Guardián. Miles de destellos dorados surgen de sus auras unidas y estos destellos forman un sol deslumbrante que explota como una supernova en medio; de las estrellas. La persona siente la esencia Y energía del ángel vibrar en cada átomo de su ser. En estos momentos, pronuncia la Plegaria del Ángel Solar, que es el Ángel Guardián de cada persona:
Ángel bienamado, luz de mi existencia es por ti que vivo, es por tu clemencia, del amor de Dios, de su providencia recibo la gloria de esta, tu presencia, en este momento de divina audiencia retira de mi todas mis dolencias; y cuando te vayas y sienta tu ausencia se quede conmigo, algo de tu esencia. Ángel bienamado, luz de mi existencia.

El ángel se va retirando poco a poco, su rostro divino lleno de un amor trascendental. Pero en lo mas profundo de su ser, la persona siente que aún esta con ella. Los portales celestiales se cierran lentamente. Y todo es de pronto un foco de luz inmensa. De nuevo frente a la escalera, la persona empieza a ascender por ella. Esta vez ve como se pierde en el infinito hacia la Tierra, que se vislumbra en el fondo del espacio como un orbe azul que da vueltas continuamente. Mientras desciende cuenta de manera lenta, esta vez del uno al veinte. Muy pronto se encuentra de nuevo en su entorno familiar. Siente de nuevo el peso de su cuerpo sobre la silla. Abre los ojos y da gracias a Dios y su Ángel Guardián por la gran bendición y gracia que acaba de recibir. El cuarto se recoge, las velas se apagan y no se vuelven a usar. El cuarzo se guarda para usarlo en otra ocasión.

Este ritual es de gran poder y es tal vez el más importante que una persona pueda hacer en su vida. Da gran paz, sentido de balance y fortaleza ante la vida, y sobre todo establece una unión total y permanente con el Ángel Guardián.

La oración de los Nueve Coros Angelicales

Esta oración que es una invocación todas las huestes celestiales, congregadas en los Nueve Coros Angelicales, que como hemos visto antes son, en orden de poder y magnitud, los siguientes: Serafines, Querubines, Tronos. Dominios, Poderes o Potencias, Virtudes, Principalidades, Arcángeles y Ángeles. Esta oración se hace en momentos de peligro o cuando se desea establecer contacto con los ángeles y pedir algo importante. Si se reza a diario da protección continua a quien la hace, a su hogar y seres amados.

"En nombre del Creador del Universo
Y el Coro Angelical, de Espíritus Excelsos:
Brillantes SERAFINES, de fuego y de rubí,
Rodeen mi persona, traed amor a mi.
Poderosos QUERUBINES, que brillan como el sol,
Alejen de mi el odio, la pena y el dolor.
TRONOS, sed firmes, sed estables con alas de cristal,
Y estable mantenedme, en tierra o en el mar.
Yo invoco a los DOMINIOS, en justa invocación
Que sea yo siempre justo(a) en toda decisión.
y pido a los PODERES su luz y protección
Salvadme del peligro, del mal y la traición.
VIRTUDES milagrosas, flotad cerca de mi
Que la virtud me guíe, venid, venid aquí.
Las PRINCIPALIDADES, traed la paz al mundo
Que sea bendecido, en éxtasis profundo.
ARCÁNGELES gloriosos,
guiadme en el camino
Que hacer la caridad, sea siempre mi destino.
Oh ÁNGELES divinos, que servid al Creador
Que así también yo sirva, en luz,
en paz y amor".
Amen.

Comentarios

Cual es la novena que rezaste Sabrina si me puedes pasar el link del arcangel chamuel y miguel

hola... que dios, nuestra madre y los ángeles los bendigan a todos. Me encanta todo lo que se relaciona con los ángeles y voy practicar algunos rituales. me gustaría tener el libro

hola a todos yo vivo en neiva huila Colombia entre a la pagina por coincidencia los felicito es hermosa yo soy devota de san miguel en su honor mi hijo menor lleva su nombre porque mi embarazo fue de alto riesgo y casi que lo pierdo la fe mueve montañas confíen y crean en dios y en los arcángeles ángeles querubines etc que dios los bendiga y los protejan..............

megustaria saber mas aserca delas invocaciones alos angeles pues eleido muchas pero estan muy conplicadas orequieren rituales muy extranos pues megustaria aprender magia angekica la pagina esta muy buena mejor delo que pense aldebaran918@gmail.com que dios los bendiga

te felicito esta preciosa tu pagina desearia saber si tienes mas material sobre y ello y a cualquier maniatico satanico q no le guste que NOOOOOOOOO EEENTREEEEEE

te felicito esta preciosa tu pagina desearia saber si tienes mas material sobre y ello y a cualquier maniatico satanico q no le guste que NOOOOOOOOO EEENTREEEEEE

me encanta todo lo que tiene que ver con la relacion de nosotros con los angeles y sobre todo como podemos invocarlos

LAS LETRAS SON MUY PEQUENAS NO LAS ENTIENDO. QIERO SABER TODO SOBRE LOS ANGELES, ENVIENE POR FAVOR TODA LA INFORMACIONES QUE TERNGAN. ME GUSTARIA ESTUDIAR ANGEOLOGIA

excelente pagina, llena de lindos conocimientos, trasmitido para que podamos tener un mundo mejor, libre. Felicidades

ola yo se como acerse de los il uminati es mui complicado pero se como la sede principal de los ilumintai esta en roma para descubrir la sede ai q seguir un camino mui complicado solo los mas inteligentes como yo podemos ai q seguir la ruta siquiente:si quereis preguntar os lo dire por msn porque tiene q ser secreto mi msn es jonatan-g@hotmail.com

Añadir un Comentario: