IMAGENES . ENLACES

Miscelánea Budista -- POEMAS ZEN

Escrito por imagenes 11-06-2008 en General. Comentarios (0)

Miscelánea Budista -- POEMAS ZEN

Miscelánea Budista
Recopilación de poemas Zen
José L. Hernández




_
Como se trata de materiales clásicos y muy antiguos no siempre se
tienen los datos de los autores. Los poemas pertenecen a tres autores:
Suzuki, Watts y Deshimaru, los dos primeros son divulgadores a los
que, como mucho, se les debe atribuir la traducción de estos poemas, el
tercero Deshimaru era un monje dedicado a la difusión del budismo. La
primera edición inglesa de Suzuki es de 1949, hace más de cincuenta
años.

* * *
(Tung-shan. Ensayos Sobre Budismo Zen, del Dr. Suzuki)
Cuidando de buscar la Verdad según los demás,
cada vez se retiraba más de mí …
Ahora ando sólo conmigo mismo,
y no hay otro más que yo;
no obstante, no soy él…
Una vez entendido esto,
estoy con Él cara a cara.
* * *
(Tozan, undécimo patriarca Zen (807-869).
La Práctica Del Zen, deTaisen Deshimaru)

No busquéis el camino en los otros,
en un lugar lejano;
el camino está bajo nuestros pies.
Ahora viajo solo…
Pero puede encontrarlo en todas partes;
ciertamente, él es ahora yo,
pero ahora yo no soy él.
Así también, cuando encuentro lo que encuentro,
Puedo obtener la verdadera libertad.
* * *
(Fu, de T´ai-yüan. Ensayos Sobre Budismo Zen, del Dr. Suzuki)
Recuerdo la época en que no tenía visión (satori),
cada vez que oía la flauta mi corazón se afligía.
Ahora no tengo sueños vanos en mi almohada,
me limito a dejar que el flautista ejecute el son que le plazca.
* * *
(Poema haiku japonés. Ensayos Sobre Budismo Zen, del Dr. Suzuki)
¡Oh! ¡Esto es Yoshino!
¿Qué más puedo decir?
¡La montaña ataviada con flores de cerezo!.
* * *
(Saigyó, periodo Kamamura (1168-1334).
Ensayos Sobre Budismo Zen, del Dr. Suzuki)
¡El aventado humo del monte Fuji
desapareciendo mucho más allá!.
¿Quién conduce el destino
de mi pensamiento, extraviándose con él?.
* * *
(Canción tradicional japonesa.
Ensayos Sobre Budismo Zen, del Dr. Suzuki)
¿Llegó? ¿Llegó?
Voy a la orilla a encontrarme con él.
Mas en la orilla no hay nada salvo brisa
que canta entre los pinos.
* * *
(Bashó, poeta haiku. Ensayos Sobre Budismo Zen, del Dr. Suzuki)
Una rama despojada de hojas,
un cuervo posado en ella…
Este atardecer de otoño.
* * *
(Hsüeh-tou, compilador del Pi-yen-chi.
Ensayos Sobre Budismo Zen, del Dr. Suzuki)

La brisa primaveral se eleva suavemente sobre el distrito de Chang.
La perdiz canta tiernamente entre los arbustos cargados de flores.
La carpa que salta la turbulenta catarata que se parte en tres se convierte en dragón…
Y ¡qué necio es quien aun de noche la busca en la alberca!.
* * *
(Dogen. El Camino Del Zen, de Alan W. Watts)
Las flores se van cuando nos apena perderlas,
los yuyos llegan mientras nos apena verlos crecer.
* * *
(Budismo tibetano, tradición del Sendero Breve.
El Camino Del Zen, de Alan W. Watts)
Nada de pensamiento, nada de reflexión, nada de análisis,
nada de cultivarse, nada de intención:
deja que se resuelva solo.
* * *
(Zenrin Kushu. El Camino Del Zen, de Alan W. Watts)
No puedes conseguirlo poniéndote a pensar;
no puedes buscarlo sin ponerte a pensar.
* * *
(Cheng-tao Ke. El Camino Del Zen, de Alan W. Watts)
Como el cielo vacío, carece de límites,
pero está en su lugar, siempre profundo y claro.
Cuando tratas de conocerlo, no puedes verlo.
No puedes agarrarlo,
pero no puedes perderlo.
Al no poderlo tomar, lo tomas.
Cuando callas, habla;
cuando hablas, calla.
El gran portón esta abierto de par en par para dar limosnas,
y ninguna multitud bloquea el camino.
* * *
(Zenrin Kushu. El Camino Del Zen, de Alan W. Watts)
Una palabra establece el cielo y la tierra,
una espada nivela el mundo entero.
* * *
(Ikkyu, poema doka. El Camino Del Zen, de Alan W. Watts)
Comemos, evacuamos, nos acostamos y nos levantamos;
este es nuestro mundo.
Todo lo que tenemos que hacer después es morir.
* * *
(Zenrin Kushu. El Camino Del Zen, de Alan W. Watts)
Los gansos salvajes no se proponen reflejarse en el agua,
el agua no piensa recibir su imagen.
* * *
(Poema del Zenrin Kushu. El Camino Del Zen, de Alan W. Watts)
Quietamente sentado, sin hacer nada,
llega la primavera y crece sola la hierba.
* * *
(El Camino Del Zen, de Alan W. Watts)
El monte Lu en lluvia y niebla; el río Che muy crecido.
¡Antes de que fuera allí, no cesaba el dolor del deseo!
Fui allí y retorné… No fue nada en especial:
el monte Lu en lluvia y niebla; el río Che muy crecido.
* * *
(El Camino Del Zen, de Alan W. Watts)
La gloria matutina que florece una hora
no difiere en esencia del pino gigante
que vive un milenio.
* * *
(Gochiku, poema haiku. El Camino Del Zen, de Alan W. Watts)
La larga noche;
el sonido del agua
dice lo que pienso.
* * *
(Hoyen (Fa-yen) de Gosozan (Wu-tso-shan) muerto en 1104.
Ensayos Sobre Budismo Zen, del Dr. Suzuki)

Un lote de tierra labrantía yace en silencio, junto a la colina.
Cruzando mis manos sobre el pecho, pregunto gentilmente al viejo labriego:
"¿Con cuánta asiduidad lo vendiste y lo volviste a comprar?".
Me placen los pinos y bambúes que convidan con refrescante brisa.
* * *
(Poema popular japonés. El Camino Del Zen, de Alan W. Watts)
Así es la vida:
siete veces abajo,
¡ocho veces arriba!.
* * *
(Goso Hóyen. Ensayos Sobre Budismo Zen, del Dr. Suzuki)
Cien años: treinta y seis mil mañanas.
¡Esto mismo, viejo amigo, sigue adelante por siempre!.
* * *
(Chuang-tzu. El Camino Del Zen, de Alan W. Watts)
El cuerpo como hueso seco,
la mente como cenizas muertas;
eso es verdadero conocimiento:
no esforzarse en saber el porqué.
En la niebla, en la oscuridad,
el sin mente no puede planear.
¿Qué clase de hombre es ese?.
* * *
(Lao-tzu, El Tao. El Camino Del Zen, de Alan W. Watts)
¡Suprimid el talento y acabaréis con las ansiedades…!
La gente, en general, es tan feliz como si estuviera de fiesta,
o como si subiera a una torre en primavera.
Yo solo estoy tranquilo, y no he hecho signos,
como un niño que aún no sabe sonreír;
desamparado como si no tuviera casa adonde ir.
Todos los otros tienen más que suficiente,
y solo yo parezco estar necesitado.
Posiblemente mi mente sea la de un tonto
¡que es tan ignorante…!.
Los vulgares son brillantes,
y solo yo parezco ser torpe.
El vulgo discrimina,
y solo yo parezco más que suficiente.
Soy negligente como si fuera oscuro;
a la deriva, como si no me apegase a nada.
La gente, en general, todos tienen algo que hacer,
y solo yo parezco carecer de habilidad y práctica.
Yo solo soy diferente de los otros,
pero valoro la búsqueda del sustento que viene de la Madre.
* * *
(Han-shan. Ensayos Sobre Budismo Zen, del Dr. Suzuki)
Pienso en los veinte años que pasaron,
cuando acostumbraba volver a casa tranquilamente desde el monasterio;
toda la gente que vivía en el monasterio decía:
"Han-Shan es un idiota".
Reflexiono: ¿soy realmente un idiota?.
Pero mis reflexiones no logran resolver la cuestión,
pues ni yo mismo sé quién es el yo.
Me limito a bajar la cabeza; no son necesarias más preguntas,
porque ¿de qué puede servir el preguntar?.
Que vengan y de mí se burlen todo cuanto gusten,
yo sé muy claramente qué quieren decir,
más no he de responder a sus befas,
pues eso se adapta admirablemente a mi vida.
* * *
(Chih-jôu discípulo de Yüan-t´ung. Hsü-chuan
(Transmisión de la lámpara), XX. Ensayos Sobre Budismo Zen, del Dr. Suzuki)
Durante veinte años peregriné
todo el camino de Este a Oeste;
y ahora, al encontrarme en Ch´i-hsien,
veo que jamás di ni un paso adelante.
* * *
(Hui-yüan. De Hsü-chuan (Transmisión de la lámpara).
Ensayos Sobre Budismo Zen, del Dr. Suzuki)
¡Oh, este raro suceso…!
¿Cómo no me alegraría dar por él diez mil piezas de oro?
Tengo un sombrero sobre mi cabeza, y un atado alrededor de mis ijares.
¡Y en mi cayado llevo la brisa refrescante y la luna llena!.
* * *
(Ensayos Sobre Budismo Zen, del Dr. Suzuki)
Las sombras del bambú están barriendo las escaleras,
pero no se agita el polvo.
La luz de la luna penetra hondamente en el fondo del estanque,
pero en el agua no quedan rastros.
* * *
(Poema del Zenrin Kushu. El Camino Del Zen, de Alan W. Watts)
Los árboles muestran la forma corporal del viento;
las olas dan energía vital a la luna.
* * *
(Mumon (Wu-mên). Ensayos Sobre Budismo Zen, del Dr. Suzuki)
Cientos de flores primaverales; la luna otoñal.
Una refrescante brisa estival; la nieve invernal.
Libra tu mente de todo vano pensamiento
¡Y cuán agradable es para ti toda estación!.
* * *
(Nansen (Nanch´üan). Ensayos Sobre Budismo Zen, del Dr. Suzuki)
Bebiendo té, comiendo arroz,
paso mi tiempo tal como viene.
Observando el río, contemplando las montañas…
¡Cuán sereno y descansado verdaderamente me siento!.
* * *
(Suttanipáta, vers. 949 y 1099. Ensayos Sobre Budismo Zen, del Dr. Suzuki)
Lo que está ante ti, descártalo;
que nada quede detrás de ti.
Si luego no captas qué hay en medio,
en nada vagarás.
* * *
(Kena-Upanishad. Ensayos Sobre Budismo Zen, del Dr. Suzuki)
Lo concibe quien no lo concibe;
quien lo concibe, no lo conoce.
No lo entienden quienes lo entienden;
lo entienden quienes no lo entienden.
* * *
(Fa-yen de Wu-tsu Shan. Ensayos Sobre Budismo Zen, del Dr. Suzuki)
La hoja de la espada de Chao-chou está fuera de su vaina.
¡Cuán fría como escarcha, cuán flamígera como llama!.
Si uno intenta preguntar: "¿Cómo es eso así?",
de inmediato aparece una división: esto y aquello.
* * *
(P´ing-t´ien el Mayor. Ensayos Sobre Budismo Zen, del Dr. Suzuki)
El resplandor celeste no se opaca,
la norma perdura por siempre jamás.
Para aquél que traspuso esta puerta,
no hay razonamiento, no hay erudición.
* * *
(Dhritaka, sexto patriarca Zen.
Ensayos Sobre Budismo Zen, del Dr. Suzuki)

Penetra en la verdad última de la mente,
y no tendrás cosas y no-cosas.
Iluminados y no-iluminados… son lo mismo.
No hay mente ni cosa.
* * *
(Manura, vigésimosegundo patriarca Zen.
Ensayos Sobre Budismo Zen, del Dr. Suzuki)
La mente se desplaza con las diez mil cosas;
hasta cuando se mueve está serena.
Percibe su esencia a medida que se mueve,
Y no hay júbilo ni aficción.
* * *
(Fudaishi (Fu-ta-shih). Ensayos Sobre Budismo Zen, del Dr. Suzuki)
Ando con las manos vacías y con todo la espada está en mis manos;
marcho a pie, y con todo a grupas de un buey voy cabalgando:
cuando transpongo el puente,
he aquí que el agua no fluye, pero el puente sí.
* * *
(Hui-k´ai (1183-1260). El Paso Fronterizo Sin Puerta (Wu-mên-kuan).
Ensayos Sobre Budismo Zen, del Dr. Suzuki)

El gran camino no tiene puertas,
(pero) ¡cuán entrecruzados son los pasajes!.
Una vez traspuesto este paso fronterizo,
recorres en real soledad el universo.
* * *
(Hui-k´ai (1183-1260). El Paso Fronterizo Sin Puerta (Wu-mên-kuan).
Ensayos Sobre Budismo Zen, del Dr. Suzuki)

¿La naturaleza búdica en el perro? (“¡Wu!”)
La elevación es completa, el mandato inequívoco;
tan pronto vaciles entre ser y no-ser
ya eres cadáver inerte.
* * *
(Visuddhimagga, resumen de la doctrina budista.
El Camino Del Zen, de Alan W. Watts)

El sufrimiento existe solo, ninguno que sufra;
el hecho existe, pero no quien lo haga;
Nirvana existe, pero nadie que lo busque;
el Sendero existe, pero nadie que lo recorra.
Sólo la miseria existe; no hay mísero,
ni hacedor; no se encuentra nada, salvo el acto.
El Nirvana existe, pero no el hombre que lo busca.
El Sendero existe, pero no el que viaje en él.
* * *
(P´ang, periodo Yüan-ho (806-821).
Ensayos Sobre Budismo Zen, del Dr. Suzuki)

El viejo P´ang nada elige del mundo:
en lo que a él respecta, todo está vacío; ni siquiera tiene asiento,
pues en su casa reina el Vacío Absoluto;
¡En verdad, cuán vacío está sin tesoros!.
Cuando sale el sol, recorre el Vacío,
cuando el sol se pone, duerme en el Vacío;
sentado en el Vacío canta sus canciones vacías.
Y sus canciones vacías reverberan a través del Vacío.
No te sorprendas del Vacío tan integralmente vacío,
pues el Vacío es el asiento de todos los Budas.
Y los hombres del mundo no entienden el Vacío,
pero el Vacío es el tesoro real;
si dices: no hay Vacío,
cometes grave ofensa contra los Budas.
* * *
(Shuan (Shou-an). Ensayos Sobre Budismo Zen, del Dr. Suzuki)
En Nantai me siento en silencio con incienso encendido.
En un día de arrobamiento, todas las cosas se olvidan.
No es que la mente se detenga y los pensamientos se aparten,
sino que en realidad nada hay que mi serenidad perturbe.
* * *
(Hokoji, discípulo de Baso (Ma-tsu).
Ensayos Sobre Budismo Zen, del Dr. Suzuki)

¡Cuán maravillosamente sobrenatural
y cuán milagroso es esto!
¡Sacar agua y llevar leña!.
* * *
INSCRITO EN LA MENTE CREYENTE (Hsin-hsin-ming)
(Sêng-ts´an, tercer patriarca Zen, muerto en 606.
Ensayos Sobre Budismo Zen, del Dr. Suzuki)

El Método Perfecto no sabe de dificultades,
excepto que rehusa efectuar preferencias:
sólo cuando se libera de odio y amor
se revela plenamente sin disfraz.
Basta la diferencia de una décima de milímetro
para que el cielo y la tierra queden separados:
si quieres verlo manifiesto,
no asumas pensamiento en su favor ni en su contra.
Alzar lo que gustas contra lo que te disgusta…
Esta es la enfermedad de la mente.
Cuando no se entiende el profundo significado (del Método)
se perturba la paz de la mente y nada se gana.
El Método es perfecto como el vasto espacio,
sin faltarle nada, sin nada superfluo:
en verdad, se debe a efectuar elección
que su talidad se pierda de vista.
No persigas las complicaciones externas,
no mores en el vacío interior.
Cuando la mente reposa serena en la unidad de las cosas,
el dualismo se desvanece de por sí.
Y cuando no se entiende integralmente la unidad
de dos modos se sustenta la pérdida:
la negación de la realidad puede conducir a su negación absoluta,
mientras apoyar el vacío puede resultar en su contradicción.
Verbalismo e intelección…
Cuando más nos acompañamos de ellos, más nos descarriamos;
por tanto, fuera el verbalismo y la intelección
y no habrá lugar al que no puedas pasar libremente.
Cuando retornamos a la raíz, ganamos el significado;
cuando perseguimos los objetos externos, perdemos la razón.
En el momento en que nos iluminamos por dentro,
trascendemos el vacío y el mundo que nos enfrenta.
Las transformaciones que se suceden en un mundo vacío que nos enfrenta,
parecen todas reales debido a la Ignorancia:
procura no buscar lo verdadero,
cesa tan solo de abrigar opiniones.
No te entretengas con el dualismo,
evita cuidadosamente perseguirlo;
tan pronto tengas lo correcto y lo erróneo,
lo que se sigue es confusión, la mente se pierde.
Los dos existen debido al uno,
pero ni siquiera te aferres a este uno;
cuando la mente única no está perturbada,
las diez mil cosas no ofrecen ofensa.
Cuando ellas no ofrecen ofensa, es como si no existieran,
cuando la mente no es perturbada, es como si no hubiese mente.
El sujeto se aquieta cuando el objeto cesa,
el objeto cesa cuando el sujeto se aquieta.
El objeto es un objeto del sujeto,
el sujeto es un sujeto de un objeto:
conoce que la relatividad de los dos
reside únicamente en la unidad del vacío.
En la unidad del vacío los dos son uno,
y cada uno de los dos contiene en sí la totalidad de las diez mil cosas;
cuando no se efectúa discriminación entre esto y aquello,
¿cómo puede surgir un criterio unilateral y prejuicioso?.
El Gran Método es calmo y de espíritu abierto,
nada es fácil, nada es difícil:
los propósitos pequeños son irresolutos,
cuando más se apresuran más se demoran.
El apego jamás se mantiene dentro de los lazos,
es seguro que marche en sentido equivocado:
déjalo ir flojo, que las cosas sean como fueren,
mientras la esencia ni parte ni mora.
Obedece a la naturaleza de las cosas, y estarás en concordia con el Método,
calmo, cómodo y libre de molestia;
mas cuando tus pensamientos están atados, te alejas de la verdad,
se tornan más pesados y torpes, y de ningún modo son sensatos.
Cuando no son sensatos, el alma está turbada,
¿de qué sirve, entonces, ser parcial y unilateral?.
Si quieres recorrer el curso del Único Vehículo
no tengas prejuicios contra los objetos-de-los-seis-sentidos.
Cuando no tienes prejuicios contra los objetos-de-los-seis-sentidos,
a la vez te identificas con la Iluminación.
El sabio es no-activo,
mientras el ignorante se ata;
mientras que en el mismo Dharma, no hay individuación,
ignorantemente se apegan a objetos particulares.
Son sus propias mentes las que crean ilusiones,
¿no es esa la máxima de las contradicciones?.
La Ignorancia engendra el dualismo del reposo y del desasosiego.
Los iluminados carecen de gustos y disgustos.
Todas las formas de dualismo
medran ignorantemente por la mente misma,
son como visiones y flores en el aire:
¿por qué debemos perturbarnos tratando de agarrarlas?.
Ganancia y pérdida, correcto y erróneo…
¡fuera con ellos de una vez por todas!.
Si el ojo nunca se duerme
todos los sueños cesan de por sí:
si la mente retiene su unidad,
las diez mil cosas son de una sola talidad.
Cuando se sondea el hondo misterio de la talidad única,
de repente olvidamos las complicaciones externas:
Cuando se ve a las diez mil cosas en su unidad,
retornamos al origen y seguimos siendo lo que somos.
Olvida el porqué de las cosas,
y alcanzas un estado más allá de la analogía:
el movimiento detenido no es movimiento,
y el reposo puesto en movimiento no es reposo.
Cuando no se obtiene más el dualismo,
ni siquiera la unidad misma sigue siendo como tal.
El fin último de las cosas, donde no pueden ir más allá,
no está sujeto a reglas ni medidas:
la mente en armonía con el Método es el principio de la identidad,
en el que hallamos todas las acciones en un estado de quietud;
las irresoluciones son descartadas por completo,
y la fe recta es restablecida en su rectitud genuina.
Así nada es retenido,
nada es memorizado,
todos es vacío, lúcido, auto-iluminativo.
No hay mancha, ni ejercicio, ni derroche de energía:
he aquí donde jamás alcanza el pensamiento,
he aquí donde la imaginación fracasa en sus mediciones.
En el reino superior de la Talidad Verdadera
no hay "otro" ni "yo".
Cuando se pide una identificación directa
sólo podemos decir: "No dos".
Al no ser dos todo es lo mismo,
todo lo que es, está comprendido en ello:
los sabios de los diez sectores,
todos entran en esta fe absoluta.
Esta fe absoluta está más allá de la prisa (tiempo) y de la extensión (espacio).
Un instante es diez mil años.
No interesa cómo están condicionadas las cosas, ya sea con "ser" o "no ser",
eso se manifiesta por doquier ante ti.
Lo infinitamente pequeño es tan grande como grande puede ser,
cuando se olvidan las condiciones externas;
lo infinitamente grande es tan pequeño como pequeño puede ser,
cuando se ponen fuera de la vista límites objetivos.
Lo que es lo mismo con lo que no lo es,
lo que no es lo mismo con lo que es:
donde no pueda obtenerse este estado de cosas,
asegúrate de no entretenerte.
Uno en todos,
todos en uno…
Si sólo se comprende esto,
¡No te preocupes más por no ser perfecto!.
La mente creyente no está dividida,
e indivisa es la mente creyente…
He aquí donde fallan las palabras,
pues esto no pertenece al pasado, al futuro ni al presente.
* * *
HOKYO ZAN MAI (Samadhi del Espejo del Tesoro)
(Maestro Tozan, 807 – 869. La Práctica Del Zen, de Taisen Deshimaru).

Sin error, sin duda, así es el Dharma.
Buda y los maestros de la transmisión no hablaron de él.
Ahora podéis obtenerlo.
Por eso, os lo ruego, conservadlo intacto.
La nieve blanca
se amontona en la bandeja de plata.
La luz de la luna envuelve a la garza blanca.
Son parecidas,
pero no idénticas.
Se funden íntimamente,
pero cada una comprende su estado.
La conciencia no es lenguaje.
Si se presenta la ocasión
también hay que pasar por esto.
Turbado por las palabras,
te precipitas en el abismo.
En desacuerdo con las palabras,
topas con el límite de la duda.
Salir al encuentro,
tocar.
Ni una ni otra cosa valen,
es como una bola de fuego.
Expresarse
con lenguaje adornado
es desvirtuar.
La medianoche
es luz verdadera,
el alba
no es claro
Aun cuando no sea sin conciencia,
no es sin lenguaje.
Pero si es inconsciente,
se hace lenguaje.
Es como mirarte en un espejo:
la forma y el reflejo cara a cara.
Tú no eres el reflejo,
pero el reflejo es tú.
El bebé está en el mundo
bajo cinco condiciones:
no va ni viene,
no llega de pronto…
no es amo de quedarse….
no habla….baba wawa…
Por último, no puede obtener
el objeto deseado,
pues su lenguaje no es justo.
Las seis líneas del hexagrama del shuri
deciden el juego mutuo.
Sin embargo, la causa de se establezca
el tres resulta ser el cinco.
Como los cinco sabores de la planta chisso
Es igual que un cetro de diamante
Cuando lo derecho y lo oblicuo
se hallan y pellizcan
(como las piernas en loto),
danse maravillosamente
pregunta y respuesta confundidas.
Intimo con el origen
familiar con la Vía.
Si hay mezcla,
hay felicidad.
Pero no debemos cometer
error alguno.
Es inocente y misterioso,
no pertenece a la ilusión
ni al satori.
La ley de la interdependencia y la ocasión
pueden realizarse en la claridad
y el silencio del corazón.
El microcosmos penetra en el infinito.
El límite del macrocosmos
es el propio límite del cosmos.
La creación de una diferencia,
incluso ínfima,
no puede armonizarse
con el ritmo de la música.
Tenemos ahora lo súbito y lo gradual,
el Zen se hace sección,
una medida para las comparaciones.
A pesar de la comprensión a través de las sectas
y de la realización de la idea, hay una
mancha en el verdadero satori.
En el exterior, la calma.
En el interior, el movimiento.
Como el caballo trabado
y el ratón escondido.
Todos los maestros de la transmisión
se han afligido en lo tocante a este punto,
por eso sienten la necesidad de brindar el dharma.
Todos van tras ilusiones erróneas,
por eso se confunde el blanco con el negro.
Cuando la ilusión se desvanece, en el mismo
instante cada uno puede comprenderse a sí mismo.
Si deseáis adaptaros, pisad
las viejas huellas transmitidas.
Os lo ruego, estudiad con atención
el ejemplo de los ancianos precedentes.
El árbol ha sido observado durante diez millones de años
para alcanzar la vía de Buda.
Como la debilidad del tigre,
como los ojos nocturnos del caballo.
Por su complejo de inferioridad,
que les hace ver los objetos
como si fueran un raro tesoro,
y puesto que los hombres tienen el horror en su espíritu,
el maestro ha de convertirse en gato
o en buey blanco.
El maestro de tiro con arco,
gracias a su elevada y justa técnica
puede dar en el blanco
incluso a la mayor de las distancias.
Pero si flecha y lanza chocan en pleno vuelo,
la más elevada técnica pierde toda su eficacia.
Canta el hombre de madera,
la mujer de piedra se levanta y baila.
Los súbditos deben obedecer al rey,
el hijo ha de seguir al padre.
No seguir no es el deber filial del hijo,
no obedecer no es ser un verdadero seguidor.
La acción oculta, secreta,
íntimamente utilizada,
parecerá limitada y estúpida.
Su nombre es la causa de la causa,
y es lo único que triunfa.
* * *
MAHAMUDRA
(Niguma, monja tibetana, fundadora del linaje Shangpa de la orden Kagyu.)

No hagas absolutamente nada con la mente
Reside auténticamente, en un estado natural.
Nuestra mente, sin perturbaciones, es realidad.
La clave está en meditar sin flaquear;
Experimenta la gran realidad mas allá de los extremos.
En un Océano lúcido,
Las burbujas nacen y mueren una y otra vez.
De la misma forma, los pensamientos no son diferentes de la gran realidad.
No encuentres faltas; permanece tranquilo.
Cualquiera cosa que nazca, cualquiera cosa que ocurra,
No te apeges, déjala libre en el lugar.
Las apariencias, los sonidos, y los objetos son nuestra mente;
No existe; nada excepto nuestra mente.
La mente esta más allá de los extremos, del nacer y del morir.
La naturaleza de la mente es estar despierta,
Utiliza los cinco sentidos, pero no se aparta de la realidad.
En el estado de equilibrio cósmico
No hay nada que practicar o abandonar
No hay meditación o periodos de práctica.
* * *
EL SAMADHI DEL GRANERO DE LA GRAN SABIDURIA.
(Maestro Ejo. El Zen, de Dogen, de Taisen Deshimaru)
Siento un profundo respeto, que nace desde lo más recóndito de mi compasión, por
vosotros que continuáis la práctica de zazen en el estado de espíritu que voy a describir:
sin intentar obtener nada, sin ninguna meta; sin dejaros influir por vuestra inteligencia
personal; sin mostrar suficiencia por la experiencia que habéis adquirido en el doyo.
Con toda la energía de vuestro cuerpo y de vuestro espíritu, penetrad totalmente en
komyozo, sin daros vuelta hacia atrás para mirar el tiempo.
No busquéis el satori. No escuchéis los fenómenos ilusorios (mayoi):
No detestéis los pensamientos que aparecen, tampoco los améis, y, sobre todo, no los
mantengáis. De todas maneras, sea lo que sea, debéis practicar la gran postura sentada
aquí y ahora. Si no mantenéis los pensamientos, éstos no vendrán por sí mismos. Si os
abandonáis a la espiración y dejáis que la inspiración venga en un armonioso ir y venir,
no hay más que un zafú bajo el cielo vacío, pesado como una llama.
Si no esperáis nada de lo que hacéis, si no consideráis cosa alguna, podéis cortar con
todo, solamente por zazen.
Aunque los ochenta y cuatro mil bonno (deseos, ilusiones) vayan y vengan, si no les
dais importancia, si los abandonáis a sí mismos, en ese momento, de cada uno de ellos, de
uno tras otro y de todos juntos, podrá surgir el maravilloso misterio del granero de la gran
sabiduría.
No existe solamente el komyo del momento de zazen. También está aquel que, paso a
paso, acto tras acto, os hacer ver progresivamente que cada fenómeno puede realizarse
inmediata, automática, independientemente de vuestra inteligencia propia y de vuestros
pensamientos personales. Tal es la verdadera y auténtica certificación que existe sin molestar
la manifestación de komyo.
Es el poder espiritual del no actuar por la luz que se ilumina por sí misma. Este komyo
es originariamente no sustancia, no existencia. Por ello, aunque muchos Budas lo realicen
en este mundo, no son de este mundo. Y, estando en el nirvana, no están en el nirvana.
En el instante de vuestro nacimiento, komyo no existía. En el de vuestra muerte, no
desaparecerá.
Desde el punto de vista de Buda, no aumenta. Desde el punto de vista de los sentidos,
no disminuye.
Así como cuando tenéis ilusiones o dudas, no podéis hacer la pregunta correcta, cuando
tenéis el satori no podéis expresarlo. En ningún momento consideréis nada con vuestra
conciencia personal. Durante las veinticuatro horas del día, tened la calma y la gran tranquilidad
de los muertos. No penséis en nada por vosotros mismos. Así, al practicar la espiración
y la inspiración, vuestra naturaleza profunda y vuestra naturaleza sensitiva, inconsciente
y naturalmente, serán no saber, no comprensión.
Entonces, todo podrá volverse naturalmente calmo, esplendor de komyo, en la unidad
del espíritu y del cuerpo. Por eso, cuando lo llamamos, debería responder rápidamente.
Un solo y mismo komyo armoniza en un todo a la gente del satori y la de las ilusiones.
Así, aunque os pongáis en movimiento, este último no debería perturbaros. Y el bosque,
las flores, las briznas de hierba, los animales, los seres humanos, todos los fenómenos (ya
sean largos, cortos, cuadrados o redondos) podrán realizarse inmediata, automática,
pendientemente de vuestra inteligencia propia y de la acción personal de vuestro pensamiento.
No estéis apegados ni a las ropas ni al alimento ni a la casa. No sucumbáis al deseo
sensual o al apego del amor que son prácticas animales.
Inútil interrogar a los demás sobre komyo, pues su komyo no tiene utilidad alguna para
vosotros.
En el origen, este samadhi es el santo doyo, el océano de todos los Budas. Es entonces
el más grande y el más santo de todos los asientos transmitidos directamente de Buda en
Buda a través de la santa práctica universal. Puesto que ahora sois discípulos de Buda,
debéis hacer zazen tranquilamente en su asiento.
No os sentéis en el zafú infernal, el zafú gaki, animal o asura, ni tampoco en el de los
shomon o de los engaku. Practicad solamente shikantaza. No perdáis el tiempo. Es lo que
se llama el auténtico espíritu del doyo, el verdadero komyo samadhi, el maravilloso y espléndido
satori.
Este texto sólo debe ser leído por los verdaderos discípulos del Maestro Dogen, aquellos
que están autorizados a entrar en su habitación.
Lo he escrito para mis compañeros de zazen, para que no haya puntos de vista erróneos,
para perfeccionarme a mí mismo y para educar a los demás.
Escrito por Ejo, bajo el reinado del emperador Gouta. Con el más
profundo respeto, en el templo Eihei-ji el 28 de agosto de 1278.
* * *
MONDÓS ZEN
PREGUNTA TÓPICA: ¿Cuál es el significado de la llegada del Primer Patriarca
desde Oeste?
* * *
PREGUNTA.
RESPUESTAS:

“¿Por qué no se lo preguntáis a vuestra propia mente?”. Respondió el maestro.
Pregunta: “¿Cuál es nuestra mente, señor?”.
Respuesta: “Debéis contemplar el accionar secreto?”.
Pregunta: “¿Cuál es el accionar secreto, señor?.”
El maestro se limitó a abrir y cerrar los ojos, en vez de dar alguna explicación verbal.
* * *
PREGUNTA.
RESPUESTA:

“Cuando entiendes, no entiende; cuando dudas, no se duda”.
* * *
PREGUNTA.
RESPUESTA:
“Es aquello que ni se entiende ni se duda, además no se duda ni se entiende”.
* * *
PREGUNTA.
RESPUESTA:

“Si hubiese algún significado, nadie se salvaría siquiera a sí mismo”.
Pregunta: “Si aquí no hay significado alguno, ¿cuál es la verdad que se dice alcanzó el
segundo patriarca con Bodhidharma?”.
Respuesta: “Lo que se denomina ‘alcanzó’”, dijo el maestro, “en realidad en ‘no alcanzó’”.
Pregunta: “Si este es el caso, ¿cuál es el significad de ‘no alcanzó’?”.
Respuesta: “Precisamente porque tu mente está siempre corriendo detrás de todos los
objetos que se le presentan y no sabe dónde refrenarse, el patriarca declaró que eres el necio
que busca otra cabeza sobre la suya propia. Si vuelcas tu luz dentro de ti mismo, como
se te dijo que hagas, sin demora, y reflexionas, y cesas de buscar las cosas externas, comprenderás
que tu mente y las de los Budas y patriarcas no difieren recíprocamente. Cuando
llegues de esa manera a un estado de no hacer nada, se dice que alcanzaste la verdad”.
* * *
PREGUNTA.
RESPUESTA:
“Supón que un hombre está en el fondo de un pozo de mil pies de profundidad; si pudieses
sacarlo sin usar un trozo de soga, te daría la respuesta sobre el significado de la visita
de nuestro Patriarca aquí”.
Preguntado después acerca de la solución por un niño sirviente del templo, el maestro
dijo:
“¿Por qué, tonto, quién está en el pozo?”.
Vuelto a interrogar sobre el mismo punto, pasado el tiempo, por el mismo niño sirviente,
el maestro le respondió llamándole por su nombre:
“¡Hui-chi!”.
“¡Si, maestro!”. Respondió.
“¡Mira! ¡Estás afuera!”, le dijo el maestro.
* * *
PREGUNTA.
RESPUESTAS:

“Cuando pruebas vinagre, sabes que es ácido; cuando pruebas la sal, sabes que es salada”.
“En el lomo del asno moribundo hay demasiadas moscas”.
“Hoy y mañana”.
“El pelo de una tortuga de una pulgada de largo, pesa siete libras”.
PREGUNTA.
RESPUESTA:
“El viento portador de escarcha hace que caigan las hojas del bosque”.
“¿Qué significa eso?, preguntó el discípulo.
“Cuando llega la primavera brotan de nuevo”. Fue la respuesta.
* * *
PREGUNTA.
RESPUESTA:
“¡Una piedra solitaria en el aire!”.
El discípulo hizo una reverencia en silencio, y el maestro le preguntó:
“¿Entiendes?”.
“No, señor”.
“Es afortunado que no entiendas, dijo el maestro; si hubieses entendido, es seguro que
tu cabeza se hubiese roto en pedazos”.
* * *
PREGUNTA.
RESPUESTA:
“Ahora precisamente estoy ocupado, oh venerable monje; ven en otra ocasión”.
Pero cuando el monje discípulo estaba a punto de marcharse, el maestro llamó: “¡Venerable
monje!”, y el monje se volvió.
“¿De qué se trata?”, preguntó el maestro.
De inmediato el discípulo entendió el significado e hizo reverencias, entonces el
maestro efectuó otra observación: “¿De qué sirve hacer reverencias, cofrade testarudo?”.
* * *
PREGUNTA.
RESPUESTA:
“¿Qué es eso que llamas significado?”.
“De ser así, ¿no hay significado en esta llegada del Patriarca desde el Oeste?”, dijo el
consultante.
“Eso proviene de la punta de tu lengua”, dijo el maestro.
* * *
PREGUNTAS (MIENTRAS SE MUESTRA UN PALO O CAYADO):
“No llaméis palo a esto; si lo hacéis afirmáis. Tampoco neguéis que es un palo; si lo
hacéis, negáis. Aparte de la afirmación y la negación, ¡hablad, hablad!.”
Sólo un monje salió de entre la concurrencia y, quitándole el palo al maestro, lo arrojó
al suelo.
* * *
“¿Qué es esto?. Si decís que es un cayado, váis derecho al infierno; pero si no es un
cayado, ¿qué es?.”
* * *
El maestro poniendo su vara ahorquillada en el cuello del discípulo:
“¿Qué demonio te enseñó a ser un monje sin hogar? ¿Qué demonio te enseñó a andar
errante?. Ya sea que digas algo o que no digas nada, lo mismo has de morir bajo mi horquilla:
¿habla, habla, sé rápido!”
* * *
El maestro blandiendo su vara, tras preguntar a un discípulo:
“¡No importa lo que digas o lo que no digas, lo mismo tendrás treinta golpes!”.
* * *
OTRAS:
Un discípulo y el maestro tomando té. El discípulo:
¿Qué significa cuando dicen que a pesar de tenerlo todo el día no lo conocemos?.
El maestro, en silencio, le ofreció un trozo de pastel de arroz. Después de comerlo, el
discípulo repitió la pregunta, y, entonces, le dijo el maestro:
No lo conocemos aunque lo usamos todos los días.
* * *
Preguntado acerca de cómo ingresar en el sendero de la verdad, el maestro respondió:
“¿Oyes el murmullo de la fuente?.”
“Si, lo oigo”, dijo el discípulo.
“Hay un modo de ingresar”, concluyó el maestro.

* * *

Y 3º .SELECCION DE MAUPASSANT -- AHOGADO

Escrito por imagenes 09-06-2008 en General. Comentarios (1)

Y 3º .SELECCION DE MAUPASSANT -- AHOGADO

     AHOGADO

  

    

     I

 

     Todos conocían en Fècamp la historia de la tía Patin. Era una mujer que no había sido feliz, ni mucho menos, con su marido; porque su marido la apaleaba lo mismo que se apalea el trigo en las granjas.

     Era patrón de una lancha de pesca, y se casó con ella, de esto hacía tiempo, porque era bonita, aunque pobre.

     Buen marinero, pero hombre violento, el tío Patin era cliente asiduo de la taberna del tío Aubán, en la que se echaba al cuerpo, los días en que no pasaba nada, cuatro o cinco copas, y los días en que se le había dado bien la pesca, ocho, diez o más, si se lo pedía el cuerpo, como él decía.

     Servía el aguardiente a los parroquianos la hija del tío Aubán, una morena de buen ver, que si atraía a la clientela era únicamente por su buen palmito, porque jamás había dado que hablar con su conducta.

     Cuando Patin entraba en la taberna, le producía satisfacción el verla, y le dirigía piropos corteses, frases moderadas de mozo formal. Después de la primera copa, ya la llamaba bonita; a la segunda, le guiñaba el ojo; a la tercera, se le declaraba: «Si usted quisiese, Deseada...», pero nunca acababa la frase; a la cuarta copa, intentaba sujetarla por la falda para darle un beso, y cuando llegaba a la décima, tenía que encargarse de seguir sirviéndole el mismo tío Aubán.

     El tabernero, práctico en todos los recursos del oficio, hacía que Deseada tratase con la clientela, para que ésta hiciese más gasto; y Deseada, que por algo era hija del tío Aubán, se rozaba con los bebedores y bromeaba con ellos, siempre con la sonrisa en los labios y una expresión de picardía en los ojos.

     A fuerza de beber copas de aguardiente, acabó Patln por hacerse a la cara de Deseada, y pensaba ya en ella hasta en el mar, cuando tiraba las redes, muy lejos de la costa, lo mismo en las noches de viento que en las de calma, lo mismo si era noche de luna que si era noche cerrada. Y mientras sus cuatro compañeros dormitaban con la cabeza apoyada en el brazo, Patín, a popa, con el timón en la mano, pensaba en Deseada. La vela sonriéndole siempre, y que le servia el aguardiente amarillo con un ligero movimiento del hombro, diciéndole antes de retirarse:

     —¡Así! ¿Quiere algo más?

     De tanto tenerla dentro de sus ojos y dentro de sus recuerdos, le entraron tales ansias de casarse con ella, que ya no pudo dominarse, y pidió su mano.

     El era rico; la embarcación y los aparejos eran de su propiedad, y tenía una casa al pie de la colina, frente al rompeolas; el tío Aubán, en cambio, no poseía nada. Fue acogida su petición con la mayor solicitud, y la boda tuvo lugar lo antes posible, porque las dos partes tenían prisa, aunque por diferentes razones.

     Pero a los tres días de la boda Patin estaba hecho un lío, y se preguntaba a si mismo cómo había podido metérsele en la cabeza aquella idea de que Deseada era diferente de las demás mujeres. Si que había hecho el idiota preocupándose por una que no tenía una perra, y que seguramente lo había embrujado con su aguardiente !Eso era, por su aguardiente, en el que habría mezclado algún asqueroso bebedizo!

     Desde que empezaba la pesca no dejaba de blasfemar; rompía la pipa a fuerza de morderla, maltrataba de palabra a su tripulación, y después de jurar a boca llena contra todo lo habido y por haber, valiéndose de todas las fórmulas conocidas, descargaba las heces de su rabia contra todos los peces y crustáceos que iba sacando uno a uno de las redes, y no los echaba a los canastos sin dedicarles un insulto o una frase sucia.

     Y como, al volver a su casa, era su mujer, la hija del tío Aubán, quien estaba al alcance de su boca y de su mano, pronto acabçp tratándola como a la mujer más arrastrada. Ella, que ya estaba acostumbrada a los malos tratos de su padre, le oía con resignación, y esta tranquilidad exasperaba a su marido, que una noche pasó de las palabras a los golpes. Y desde entonces la vida en aquella casa fue espantosa.

     No se habló de otra cosa durante diez años en el muelle que de las palizas que Patin pegaba a su mujer, y de las palabrotas y blasfemias que soltaba cuando le dirigía la palabra. Era, en efecto un especialista en hablar mal, poseyendo una riqueza de vocabulario y una sonoridad de voz superiores a todo lo conocido en Fècamp. En cuanto su barca aparecía a la entrada del puerto, de regreso de la pesca, ponía todo el mundo atención, esperando oir la primera andanada que siempre lanzaba desde el puente de su embarcación contra el rompeolas así que divisaba el gorrillo blanco de su compañera.

     Hasta en los días de mar gruesa, en pie en la popa, atento a la vela y al rumbo, y a pesar del cuidado que tenía que tener con aquella boca de entrada, estrecho y difícil, y con las olas de mucho fondo que se precipitaban como montañas por el estrecho corredor, se esforzaba por descubrir entre las mujeres de los marineros que esperaban a éstos, entre salpicaduras de espuma de las olas, a la suya, la hija del tío Aubán, la pordiosera.

     Y en cuanto la descubría sin importarle el ruido de las olas y del viento, le largaba una rociada de insultos con voz tan estentórea que hacía reír a todos, aun que todo el mundo compadeciese a la mujer. Luego, cuando atracaba al muelle, tenía un modo de descargar su lastre de galantería, según frase suya, al mismo tiempo que el pescado, que atraía alrededor de su puesto de amarre a todos los pilluelos y desocupados del puerto.

     Unas veces como cañonazos, secos, estrepitosos; otras veces como truenos que retumbaban durante cinco minutos, descargaba por su boca un huracán tal de palabrotas, que parecía tener en sus pulmones todas las tormentas del Padre Eterno.

     Después, ya en tierra, al verse con ella cara a cara, en medio de los curiosos y de las sardineras, revolvía en lo más hondo de la bodega para sacar a flote todos los insultos que se le habían olvidado, y así por todo el camino hasta casa: ella delante, él detrás; ella llorando, él gritándole.

     Y ya a solas con ella y a puerta cerrada, la golpeaba con el menor pretexto. Cualquier cosa le daba motivo para levantar la mano, y todo era empezar para no acabar ya, escupiéndole a la cara las verdaderas razones de su odio.

     Cada bofetada, cada golpe, iba acompañado de una imprecación ruidosa: «¡Toma, zarrapastrosa! ¡Toma, arrastrada! ¡Toma, muerta de hambre! ¡Bonito negocio hice el día que me enjuagué la boca con el veneno del canalla de tu padre!»

     La pobre mujer vivía siempre asustada, con el alma y el cuerpo en vilo, en una expectativa enloquecedora de injurias y de palizas.

     Y así diez años. Era tan asustadiza que se ponía pálida para hablar con cualquiera, y ya no podía pensar en otra cosa que en los golpes que la esperaban, acabando por ponerse seca, amarilla y delgada como un pescado ahumado.

    

     II

    

     Una noche, estando su hombre en el mar, la despertó de pronto el gruñido de fiera que el viento  deja escapar cuando llega como perro lanzado contra su presa. Se incorporó en la cama, emocionada; pero como ya no se oía nada volvió a acostarse; pero casi en seguida entró por la chimenea un bramido, que hizo estremecer toda la casa, y que llenó luego todo  el espacio, como si cruzase por el cielo una manada de animales furiosos, resoplando y mugiendo. Se levantó y se dirigió hacia el puerto. Otras mujeres llegaban también de todas partes con sus linternas. Los hombres acudían corriendo, y todos se quedaban mirando en la noche hacia el mar, viendo rebrillar las espumas en la cresta de las olas. Quince horas duró la tempestad. Once marineros no regresaron, y uno de los once era Patín.

     Restos de su barca, la Joven Amelia. fueron encontrados hacia Dieppe. Cerca de Saint-Valéry se recogieron los cadáveres de los hombres de su tripulación; pero jamás apareció el suyo. La quilla de la embarcación daba lugar a suponer que había sido partida en dos, y esto hizo que su mujer esperase y temiese durante mucho tiempo su regreso; porque si había habido un abordaje, era posible que el otro barco lo hubiese recogido a él solo y lo hubiese llevado lejos.

     Después, y poco a poco, se fue haciendo a la idea de considerarse viuda, aunque bastase para sobresaltarla el que una vecina, un pobre o un vendedor ambulante entrasen de pronto en su casa.

     *

    

     Habrían pasado cuatro años desde la desaparición de su marido. Una tarde, caminando por la calle de los Judíos, se detuvo delante de la casa de un antiguo capitán de barco que había fallecido hacia poco, y cuyos muebles estaban subastándose.

     En aquel mismo instante se sacaba a la puja un loro, un loro verde, con la cabeza azul, que miraba a la concurrencia con disgusto e inquietud.

     —¡Tres francos! — gritaba el vendedor—. Un pájaro que habla tan bien como un abogado, ¡tres francos!

     Una amiga de la viuda de Patin le dio un golpecito con el codo:

     —Usted, que es rica, debería comprarlo—le dijo—. Le serviría de compañía este pájaro, y vale más de treinta francos. Puede revenderlo cuando quiera en veinte o veinticinco.

     —¡Cuatro francos, señoras. Cuatro francos!—repetía el subastador—. Canta vísperas y predica como el padre cura. ¡Es un fenómeno..., un prodigio!

     La señora Patin pujó cincuenta céntimos. y le fue entregado aquel bicho de nariz corva dentro de una pequeña jaula que se llevó a casa.

     Lo instaló en su sitio, pero al abrir la puerta de alambre con intención de darle de beber, recibió un picotazo en el dedo que le atravesó la piel e hizo brotar sangre.

     —¡Vaya si es un mal bicho! —exclamó la mujer.

     Sin embargo, después que ella le dio cañamones y maíz, consintió en que le alisase las plumas, aunque miraba con aire receloso su nueva casa y a su nueva dueña.

     Empezaba a despuntar el día siguiente, cuando, de pronto, la la señora Patin oyó con toda claridad una voz fuerte, sonora, retumbante, la voz mismísima de Patin, que gritaba:

     —¿Te vas a levantar o no te vas a levantar, mala pécora?

     La acometió un terror tan grande, que se tapó la cabeza con la ropa de cama. Conocía bien aquellas palabras, porque eran precisamente las que todas las mañanas, desde que abría los ojos, le gritaba a la oreja su difunto marido.

     Temblorosa, acurrucada, preparando la espalda a la paliza que veía encima, murmuraba entre las sábanas:

     —¡Señor, Dios mío, ahí está! ¡Ahí está, Señor! ¡Ha vuelto, santo Dios!

     Transcurrían los minutos; ningún ruido turbaba el silencio de la habitación. Sacó la cabeza, toda trémula, segura de que estaba allí, acechándola, dispuesto a pegarla.

     Y no vio nada; tan sólo un rayo de sol que pasaba a través del-cristal de la ventana. Entonces pensó:

     —Seguramente que se ha escondido.

     Espero largo rato, y acabó por recobrar la tranquilidad, pensando:

     —Habré soñado, porque no se le ve por ninguna parte.

     Volvía ya a cerrar los ojos, tranquilizada casi, cuando estalló muy próxima la voz furibunda, la voz de trueno del ahogado, que vociferaba:

     —¡Recontra, recrisma, recáspita! ¿Te levantas o no, puerca?

     Saltó de la cama movida por el resorte de la obediencia, de su obediencia pasiva de mujer vapuleada, que no ha olvidado en cuatro años los palos, ni los olvidará nunca, y que se acordará siempre de aquella voz. Y contestó:

     —Voy en seguida, Patin. ¿Qué es lo que quieres?

     Pero Patin no contestó.

     Aterrada, miró a su alrededor, buscó por todas partes: en los armarios, en la chimenea, debajo de la cama, pero no encontró a nadie, y entonces se dejó caer en una silla, loca de angustia y convencida de que era el espíritu de Patín el que había vuelto para atormentarla, y que lo tenía allí, junto a ella.

     Se acordó súbitamente del granero, que tenía acceso por el exterior por medio de una escalera. De fijo que se había escondido allí para pillarla de sorpresa. Seguramente que habría ido a parar a alguna costa habitada por salvajes, y no había podido escapar antes de entre sus manos; pero había vuelto, y con peores intenciones que nunca. No le cabía duda alguna, después de oír el timbre de aquella voz suya.

     Levantó la cabeza hacia el techo y preguntó:

     —¿Estás ahí arriba, Patin? Patin no contestó.

     Entonces ella salió de casa, y poseída de un miedo espantoso, que aceleraba los latidos de su corazón, subió por la escalera, se asomó a la lumbrera, miró al interior, sin ver nada; entró, registró, sin encontrar nada.

     Se sentó encima de un haz de paja, y rompió a llorar; pero mientras sollozaba, oyó, traspasada de un terror angustioso y sobrenatural, en su habitación, debajo de donde ella estaba, la voz de Patín, que conversaba en tono menos colérico, más tranquilo, y que decía:

     —¡Puerco de tiempo! ¡Y ese condenado mar! ¡Puerco de tiempo! ¡y yo sin desayunarme aún... carámbanos!

     Ella le gritó a través del techo:

     —Voy en seguida, Patin: te prepararé la sopa. No te enfades, que en seguida estoy ahí.

     Y bajó comiendo.

     No había nadie dentro de la toda casa.

     Se sintió desfallecer, como si la hubiese tocado la mano de la  Muerte, e iba ya a echar a correr para pedir socorro en la vecindad, cuando estalló junto a su misma oreja la voz:

     —¡Que no me he desayunado, ree......contra! 

      Y el loro la contemplaba desde jaula con sus ojos redondos, en los que había una expresión de astucia y malignidad.      

     También ella le miró, fuera de sí, murmurando:

      —¡Ah! ¿Conque eras tú?

      Y entonces él agregó, moviendo la cabeza:

      —Espera, espera, espera, que te voy a enseñar a estarte mano sobre mano.    

     ¿Qué ocurrió entonces en el interior de aquella mujer? Tuvo la clara sensación y el convencimiento de que era él en persona, el muerto, que se le aparecía, que se había escondido bajo las plumas de aquel animal para volver a atormentarla; que no haría más que blasfemar de la mañana a la noche, como en otro tiempo, y morderla e injuriarla para que viniesen los vecinos y se riesen a costa suya. Entonces la señora Patin se abalanzó, abrió la jaula, cogió al pájaro, que se defendía con pico y garras, arrancándole la piel. Pero ella lo sujetaba con toda la fuerza de sus dos manos, y se tiró al suelo encima de él, y se revolvió una vez y otra vez con frenesí de poseída, lo aplastó, lo dejó convertido en una piltrafa, en una cosita blanda, verde, que ya no se movía, que ya no hablaba, de miembros flácidos; cogió un trapo de cocina y lo envolvió en él como en un sudario; salió de su casa en camisa, con pies descalzos, cruzó el muelle en el que se estrellaban las pequeñas olas del mar, sacudió el trapo y dejó caer aquella cosa muerta que parecía un puñado de hierba verde; volvió a su casa, se puso de rodillas delante de la jaula vacía, y pidió perdón al Señor, trastornada por lo que había hecho, sollozando como si acabase de cometer un horrendo crimen.

    

    

   

CASI EXTINGUIDOS -- ALAN BARCLAY

Escrito por imagenes 08-06-2008 en General. Comentarios (1)

CASI EXTINGUIDOS -- ALAN BARCLAY


CASI EXTINGUIDOS -- ALAN BARCLAY
_
Desde lo alto de una escarpada colina, Harrison, sentado sobre una roca, podía
ver, a intervalos, por entre los árboles, a la persona que se acercaba corriendo. No
se veía ni se oía aún a los perseguidores. Las empinadas laderas del macizo
central surgían abruptamente de la planicie solamente a seis kilómetros de
distancia. Harinosa adivinaba el pensamiento del desconocido: la esperanza de
que, una vez entre las pendientes laderas y barrancos, de exuberante vegetación,
que llegaban hasta la meseta, sería posible escapar de los perseguidores.
Si hubiera sido un hombre aficionado a las apuestas o si hubiera tenido allí a
alguien con quien apostar hubiera apostado contra el corredor. Muy pocas veces
escapaba nadie de los perseguidores, excepto, naturalmente, los que, como él,
tenían facultades especiales. Harrison no estaba particularmente interesado en el
resultado de esta persecución. Sentía, quizá, un poco de simpatía por el
perseguido, pero en realidad sería mejor que este individuo fuera alcanzado y
capturado. Si escapaba, organizarían la búsqueda Y volverían por aquellos
parajes.
El corredor pasó justamente por debajo de donde estaba Harrison v saltó un
arroyuelo, y entonces Harrison vio con sorpresa que era una mujer; una mujer
fuerte, joven, con largas piernas, y de aspecto vigoroso.
Cuando descubrió esto dejó de ser mero espectador y le embargó una gran
emoción. Se poso de pie lentamente, con la cabeza erguida, como un animal
grande. Harrison era realmente un animal, un animal inteligente y peligroso.
Miró al antiguo camino con los ojos muy abiertos y el oído alerta, por si se
acercaban los perseguidores.
La joven, que había corrido velozmente, sin descanso, jadeaba y sudaba. Durante
la última media hora había trepado por la ladera hasta llegar a la tierra
resquebrajada al pie de la meseta. De cuando en cuando, oía tras ella a sus
enemigos: una piedra que rodaba, una rama que se tronchaba, las voces agudas
de los perseguidores llamándose unos a otros. No estaban muy lejos. Una parte
de ella, la parte inteligente y civilizada, sabía que su fin era seguro. A pesar de
esto, no tenía la menor intención de ceder, ni de estarse quieta esperando que la
cogieran. Estaba viva en este momento, solamente porque ella, y sus padres
antes que ella, habían sido buenos luchadores. En la raza humana, únicamente
habían sobrevivido los que tenían una furiosa y salvaje ansia de luchar y de
Correr’, que eran los invencibles. Continuaría corriendo, revolviéndose, mordiendo
y pataleando hasta su último aliento.
Se adentró en un barranco estrecho y pasó entre dos rocas salientes. Harrison
estaba allí sentado en un tronco y ella se sobresaltó al verle, y Se paró en seco.
En su mano apareció un cuchillo de hoja larga y afilada.
Harrison era alto, de ancho pecho y musculoso.
Llevaba una chaqueta de cuero sin mangas, talones cortos de cuero y un par de
mocasines bien hechos. Tenía el cabello y la barba su aspecto general era limpio
y cuidado. Un pesado cuchillo de monte con una hoja muy afilada, casi una
espada corta, colgaba de su cinto su mano sujetaba un arco. El arco era una
verdadera arma moderna, magistralmente hecha de acero y madera.
Harrison la miró serio. Ella devolvió la desconfiada, con el cuchillo preparado.
Ve por este lado - indicó el hombre -. Por ese barranco de la izquierda y por aquel
pico y valle abajo. Después sigue el arroyo hasta unas casas viejas. ¿Me
entiendes?
Sí – contestó, respirando con fuerza ¿ y después qué?
Estarás libre. Iré a buscarte allí.
Ella le miró un momento desconfiando, y, a continuación, sin preguntar nada más,
sin darle las gracias y sin saber cómo se las iba a arreglar, salió corriendo por cl
barranco en la dirección que él le había indicado.
* * *
Harrison marchó barranco abajo y siguió el camino real por el valle, andando sin
prisa, parándose a escuchar de cuando en cuando. Oyó a los perros y rebuscar
por la maleza tras él cogió el machete y se preparó. No le preocuparon los perros.
Eran dos mastines de ganado de pelo negro. Esperó tras un árbol a que se
aproximaran, y entonces saltó y acuchilló al primero que murió sin un gemido. El
otro no era un animal muy agresivo y al ver al hombre y la suerte que había
corrido su compañero, debió de asustarse bastante.
¡Fuera, Fido, vete! Le gritó Harrison y el perro metió el rabo entre las patas de un
modo muy cómico y salió corriendo.
Un minuto después apareció el primero de los perseguidores. Llevaba el fusil al
hombro e iba escudriñando por delante buscando los perros. Vio a Harrison. Por
un momento los dos hombres se miraron uno al otro. El rostro del recién llegado
no reflejó el sobresalto y la sorpresa que debió de sentir al encontrarse cara a cara
con Harrison, considerado como más peligroso que un animal salvaje. En cuanto
Harrison le vio se lanzó sobre él, atravesándole el cuello con su cuchillo. El otro
dio un grito y se derrumbó sin vida.
El otro perseguidor oyó él gritó. Entre los árboles Se oía trastear en la maleza.
Estos perseguidores estaban muy bien preparados para andar por el bosque.
Durante varias generaciones habían organizado estas batidas para exterminar a
los escasos supervivientes de raza humana.
Harrison sabía que le era imposible subir por la montaña, pues habría hombres
emboscados para no dejarle llegar a ninguna cima. Tratarían de rodearle para
cortarle la retirada.
Preparó su arco y cambió de sitio; pero, aunque tiró muy rápidamente a un bulto
negro que vio moverse entre la maleza, erró el blanco.
Media hora después comprendió que estaba rodeado y que iban estrechando el
cerco. Levantó la cabeza y miró hacia cl pico más alto, por el cual debía de estar
subiendo ahora la joven. Una vez allí estaría a salvo; pero él deseaba con toda su
alma matar a otro de los perseguidores.
Las ramas de un arbusto se movieron de pronto. Harrison apuntó. Una figura
agachada sé mostró un instante y él disparó. La flecha surcó veloz el aire y se oyó
un agudo grito.
Al mismo tiempo oyó silbar las balas a su alrededor. Tenían un sentido de oído
muy desarrollado y debían haberle localizado. Las balas venían ahora de todos los
lados.
Levantó los ojos hacia el pico de la montaña y miró hacia allí con un deseo fiero.
* * *
La mujer, escondida tras un muro medio derrumbado, que había sido parte de una
casa, salió de su escondite cuando vio a Harrison por lo que antes había sido la
calle principal del pueblo.
Andaba tranquilamente con el arco al hombro mirando a los lados, fatigado, pero
no exhausto. La miró con admiración. Comparándola con el tipo corriente de la
mujer antigua no era muy atractiva. Era tosca> con largas piernas y tan salvaje
como un gato montés.
Ven conmigo.
No lo dijo en son de pregunta ni tampoco de orden. Lo dijo como quien habla de
un hecho ya sabido. Eran dos animales, macho y hembra. Eso era todo. A ella ni
quisiera se le ocurrió rehusar. Puede ser que si hubiese rechazado la proposición
la hubiera dejado marcharse. También era posible que si hubiese rehusado le
habría pegado hasta que se sometiese.
¿Muy lejos? - preguntó ella.
• Seis kilómetros - respondió Harrison -. Más allá de aquel barranco.
El hombre echó a andar delante, abandonando el camino real, y caminando por un
sendero un poco por encima del pueblecillo.
¡Entres horas, andando y subiendo las laderas sin cesar, llegaron a un estrecho
valle.
Harrison no hablaba mucho. Probablemente no estaba acostumbrado a hablar con
desconocidos. La mujer no supo que ya estaban llegando a su destino hasta que
se encontraron con otro ser humano que venía por el sendero en dirección
contraria.
Estaba anocheciendo y la mujer distinguía con dificultad la figura del que se
acercaba, que salió 1inesperadamente de detrás de la sombra de un 1arbusto.
Harrison, de todos modos, no dio señal alguna de sorpresa, como si esperase
encontrar a alguien allí. Llamó a la figura con el nombre de Jim y ella vio que Jím
era un muchacho de unos doce años.
Vienes con retraso, Pop - indicó el muchacho -. Estábamos ya
preocupados.
Tuve que venir por el peor camino - gruñó Harrison -. Traje esta mujer. Los
«Ranas» la perseguían.
El muchacho la miró con interés.
Bueno, Pop, tienes las manos llenas ahora, conforme; pero no sé que
pasará cuando Ma la vea. ¿Cómo te llamas? - preguntó a la joven.
Magdalena - contestó ella.
¿De dónde eres?
De allí abajo, del Sur, donde está el mar.
¿Tienes familia?
Ahora no, la perdí hace dos inviernos.
Entremos - ordenó Harrison -. Tengo tanta hambre que podría comerme un
«Rana». ¿Tenéis algo que darnos, Jim?
Seguramente. Cogí una liebre muy grande esta mañana.
* * *
Echaron a andar, rodeando una roca, sé metieron por una abertura natural del
terreno y sé encontraron en una gran cueva. Estaba alumbrada con una luz tenue
y vacilante por varias lámparas colocadas en una especie de nichos en la roca.
Había tres hogueras encendidas y un gran número de figuras, humanas al
parecer, se movían sin cesar de un lado a otro, mientras sus sombras se
proyectaban en las paredes y en el techo.
Después de un momento de confusión, Magdalena pudo ver que en realidad no
había tanta gente.
Vio dos mujeres, una de unos treinta y cinco años v la otra de unos veinte. Esta
última estaba encinta. También había un hombre que parecía viejo, con el cabello
blanco y un brazo deforme. Y varios niños; calculó que debían de ser más de diez.
A pesar de la cantidad de gente que habitaba la cueva, olía a limpio, más que la
vieja bodega que ocuparon sus padres. Un olor a carne guisada le hizo la boca
agua.
Harrison se acercó al fuego donde estaba la mayor de las dos mujeres
inclinándose sobre una olla.
Esta es Magdalena - explicó bruscamente -; los «Ranas» la estaban persiguiendo
y yo la salvé.
Salvarla era tu deber - respondió la mujer -, pero traerla aquí no veo el porqué, Joe
Harrison. Por lo visto esperas que cargue también con esta.
Bueno, yo no veo el modo. Mañana por la mañana a primera hora, se marcha.
Cállate y danos algo que comer - gruñó Harrison.
Por una vez parecía no encontrarse a gusto, e incluso un poco azarado.
La mujer, de un modo poco afable, les puso dos platos de madera, echando un
trozo de carne en cada uno.
Magdalena, que no había comido mucho los dos últimos días, cogió la carne y
empezó a partiría con los dientes. La otra mujer le dio un fuerte pescozón.
Deja de hacer eso – ordenó -. Escúchame.. Muchas cosas han cambiado
desde los antiguos tiempos y supongo que tengo que ayudar a Harrison en lo que
tenga pensado para ti, lo mismo que hice con la joven Lucy que está ahí, pero
todavía hay una o dos cosas que no han cambiado. Esta es mi casa. Puede ser
que vivas en ella y que tengas hijos en ella, pero siempre continuará siendo mi
casa. Y mientras siga siendo mía tiene que estar limpia y decente. Nada de
porquería. Nada de escupir en el suelo. Nada de tirar huesos, ni carne
estropeada por los rincones. Nos hemos hundido muy bajo, pero no hemos
llegado todavía al nivel de los animales. Ahora cómete tu comida limpia y
decentemente no como una bestia salvaje.
- Eso está bien dicho - añadió Harrison -. Esta es Liz, mi mujer. Ella es la que
manda en esta casa.
* * *
Cuando acabaron de comer, Harrison se puso de pie.
Enséñale dónde tiene que dormir, Ma ~ ordenó.
Dio la vuelta sobre sus talones y se acercó al otro fuego donde estaba sentado el
viejo.
Liz condujo a Magdalena a un rincón oscuro donde encontró un catre de lona y
algunas mantas.
Esta noche puedes dormir aquí - le dijo -. Y sacude bien la alfombra y
arregla todo por la mañana. Ahí fuera hay un tanque de agua y puedes lavarte si
quieres y el aseo también está fuera, no quiero porquerías aquí dentro. Y
escúchame bien, joven; sé muy bien lo que piensa Harrison respecto a ti y
supongo que tú lo sabes tan bien como yo. Si no te agrada, lo mejor es que te
marches mañana por la mañana. Si té quedas me figuro que tendré que
apechugar con ello, pero no quiero enterarme de nada. Pase lo que pase entre tú
y Joe tiene que ser fuera de aquí. Tenemos muchos niños, míos y de Lucy, y yo
quiero las cosas decentes y respetables.
Los «Ranas» casi me atraparon, no tengo familia ni dónde ir.
Ya lo sé - respondió Liz -. Quédate si quieres. Este sitio es mejor que
muchos otros, a pesar de que hoy aquí ocurren muchas cosas raras, cosas
difíciles de creer, pero el resultado es que vivimos mejor que muchos. Siempre
tenemos comida abundante.
* * *
Ocurrían allí cosas difíciles de creer. Magda no notó nada extraordinario el primer
día. Por la mañana le despertó el ruido que hacían los niños riéndose y charlando
y se levantó enseguida. Liz estaba quitando las cenizas del fuego. A Harrison v a
los muchachos no se los veía por parte alguna.
Vete abajo al río Y lávate bien - ordenó Liz -. Después te daré el desayuno.
Camina por encima de las rocas todo el tiempo.
Cuando salió, Magda se quedó un momento deslumbrada por la brillante mañana
de sol. El río, que no había visto en la semioscuridad la tarde anterior, estaba
justamente debajo. Los niños estaban salpicándose en la orilla, alborotando y
echándose agua unos a otros. Empezó a bajar a la playa de cascajo.
Anda por las rocas - aconsejó una voz cerca de ella.
Era Jim.
Ten cuidado de andar solo sobre las rocas, no queremos dejar huellas que
los «Ranas» puedan ver desde el aire.
Se volvió para hablarle, pero el sol todavía la deslumbraba y no pudo verle. Un
momento después, sin embargo. Le vio en el río con los otros niños. Fue por la
orilla, lejos del remanse donde estaban los niños v se metió en el río; pero salió
pronto, porque el agua, como venia de la montaña, estaba muy fría. Cuando volvía
se fijó en que todos los niños se habían ido, excepto dos, de unos tres años que
trepaban por las rocas hacia la cueva. Tuvo una vaga impresión de que los niños
habían abandonado el baño de repente.
Lis y la joven Lucy estaban sentadas fuera de la cueva con una fuente de madera
llena de bollos recién sacados del horno.
Magda empezaba a tener la impresión de que había algo anormal en aquel lugar y
en aquella gente. EJ anciano, no tenía más que sesenta años, pero era muy viejo
para un ser humano, ahora que los que quedaban de la raza se veían obligados a
correr y a esconderse para conservar la vida. Salió de la cueva y los niños le
rodearon charlando.
Cogió la bandeja de los bollos. Se puso muy erguido y de repente desapareció.
A nadie pareció sorprenderle. Nadie se inmutó. Los niños se volvieron y miraron
hacia arriba. Magda también miró. Allí estaba Dad de pie en lo alto de un picacho,
a unos cuarenta metros de distancia. Estaba colocando la bandeja de los bollos a
sus pies y de repente apareció de nuevo junto a las mujeres.
Ve a tomar tu desayuno, Johnnie - ordenó Liz.
Johnnie, que tenía unos siete años, miró hacia el picacho. Un momento después
estaba en lo alto, y enseguida bajó con un par de bollos, uno en cada mano.
* * *
Los otros niños: un muchacho y dos chicas fueron a buscar su desayuno del
mismo modo milagroso. A nadie le extrañó este procedimiento.
El viejo trasladó la bandeja a un sitio más cercano y más bajo y los chicos de tres
y cuatro años fueron cogiendo su desayuno igual que otros. Las mujeres se
sirvieron del mismo modo. Liz invitó a Magda a que se uniera a ellas.
Son bollos de avena - le explicó -. En ese bote hay mantequilla, y, en aquel otro,
miel.
Magda se sentó junto a ellas y empezó a comer.
¿Te sorprenden estas costumbres, muchacha? - preguntó Liz.
Hasta ahora no había visto nada igual - afirmó la joven -. Mi padre me contaba
cosas maravillosas sucedidas en tiempos antiguos, pero en aquellos tiempos todo
eran máquinas y aquí no veo ninguna máquina.
Esto no son máquinas - aseguró Liz -. Esto es todo nuevo. Está hecho por la
evolución moderna.
No lo entiendo bien - respondió Magda.
Tampoco yo - afirmó Liz -. Es como lo llama Dad. Es cosa de él, de Joe y de los
niños. Había como sabe millones de los nuestros.
Claro que lo sé. Ciudades llenas de gente, automóviles, aviones. Antes que
vinieran los «Ranas».
Está bien. Nunca comprendí por qué nos odian tanto los «Ranas». Ellos
destruyeron todas las ciudades, persiguen a los que hemos sobrevivido.
Mi padre dice que ya queda poca gente. Dice que dentro de cincuenta años
estaremos totalmente extinguidos. Tiene razón. Antes vivían aquí varias familias,
ahora ya no quedamos más que nosotros.
Pero ¿por qué es esto un adelanto?
Es algo que no acabo de entender. Dad sí. Sabía muchas cosas de la gente
cuando era más joven; les hablaba y se iba educando con lo que oía. El y mi Joe
no olvidan fácilmente las cosas. Son hombres de lucha. Cuando miro a Joe no
puedo imaginármele a él y a sus semejantes extinguidos. Me parece que no
podrían serlo de ningún modo. Dad dice que la humanidad forma parte de todo el
Universo. Que todos descienden de los monos. Que hay millones de los nuestros
viviendo aquí en la Tierra y en Marte. Hemos hecho toda clase de cosas, escrito
toda clase de libros, construido toda clase de máquinas maravillosas, y cuando los
que quedamos pensamos que vamos a ser totalmente extinguidos, algo muy
dentro de nosotros nos dice que esta idea es intolerable y nos defendemos con un
nuevo invento. Este invento es el de saltarnos el espacio.
Muchos otros animales han sido extinguidos - objetó Magda -. Me figuro que ellos
no se lo figuraban, pero el caso es que fueron extinguidos.
No eran animales racionales, como nosotros. Dudo que ellos fueran lo bastante
inteligentes para saber que iban a ser extinguidos. Pero Joe Harrison no es la
clase de persona que acepta tranquilamente esa idea. Me imagino que solo ese
pensamiento le revuelve el estómago.
Así pues, ¿es usted capaz de hacer ese salto en el espacio?
Yo no, querida - contestó Liz, sonriendo -. Joe si, y el padre de Joe y la mayor
parte de los niños. Y también podrán los tuyos cuando los tengas, no lo dudes.
¿Qué pasará si los «Ranas» nos encuentran?
Dad, Joe y todos los niños pueden escapar aseguró Liz.
Pero ¿nosotras...?
Nosotras no, muchacha - repuso Liz sonriendo.
* * *
Liz era un alma amiga. Una hora después pidió a Magda que fuera con ella a lo
alto de la montaña.
Los muchachos han ido a cazar - explicó -. Esto les sienta bien, pero son jóvenes.
Siempre es conveniente andar cerca de ellos. Si tú te vas a quedar con nosotros lo
mejor será que te ocupes de esto. Eres más joven y más ligera que yo. Ahora,
ven.
Liz miró dentro de la cueva.
¡Jim! - gritó -, ven, vamos a subir al monte.
Yo os encontraré allí - replicó la voz de Jim-. Os encontraré cerca de los pinos.
Magda y Liz treparon por las rocas hasta lo alto del monte con mucho trabajo. Liz
no cesaba de hablar. En la cumbre, donde hacía más calor v había arbustos y
maleza, había un grupo de cinco árboles. Cuando se acercaron salió Jim de detrás
de ellos.
¿Dónde están los otros, Jim? - preguntó Liz ansiosamente.
Más allá. Está bien, Ma - la tranquilizó cl muchacho.
Los tres empezaron a subir la pendiente de la montaña. Otros dos o tres niños
aparecieron por allí, pero Jim era el que parecía conocer mejor el camino.
Después de andar una milla, saltó una liebre delante de Magda y desapareció a
gran velocidad. Ella pensó que podía haber hecho algo y continuó mirando la
liebre que pasó al lado de un arbusto y apareció Jim justamente delante de ella. La
liebre reaccionó violentamente, pero el muchacho cayó sobre ella. Magda vio
como le puso la mano en el cuello con un movimiento rapidísimo.
Nos vendrá muy bien para comer - dijo Magda en tono maternal -. Espero que Joe
traiga esta noche un gamo.
* * *
Harrison y Magda salieron juntos por la noche.
No era la primera vez que salían juntos. Cuando salían ni Liz ni nadie hacían
preguntas ni comentarios. Harrison no le había instado para que sea quedara.
Magda pensaba que él toleraría que se fuese, aunque no lo deseaba. Pero
¿adónde iba a ir? El no era un hombre particularmente amable ni simpático.
Hablaba muy poco. Era evidente que no quería tener otra mujer, pero sí más
niños. Niños que pudiesen dar el salto en el espacio como él decía. Pero ella
nunca había conocido lo que era afecto ni amistad y con él sentía una sensación
de seguridad como nunca en su vida había sentido.
Anduvieron juntos barranco abajo sin cogerse de la mano. Esto no entraba en el
carácter de Harrison, caminaban tranquilamente, uno al lado del otro.
Allá abajo, en otro valle, Magda vio un resplandor rojo. Cogió a Harrison por las
muñecas v señaló:
Es una expedición de caza de los «Ranas». Puede ser que desde que tú me
libraste de ellos sepan que hay algunos de los nuestros viviendo en estas
montañas.
El se quedó mirando el resplandor rojo. A la luz de la luna se veía su expresión
feroz.
Voy a ir allí abajo - le dijo a ella -. Tú vete a casa y díselo a Dad. Yo tengo que
irme escondiendo en sitios donde pueda verlos sin ser visto; por tanto no
esperarme hasta mañana. Ve v dile a mi familia que tenga los niños preparados
para trasladarlos si llega el caso...
Sacó su machete de la vaina y como una sombra desapareció de su lado.
Las partidas de caza de los «Ranas» no estaban acostumbradas a luchar con los
humanos que se esconden en sitios más difíciles; cuando se ven perseguidos
huyen y se esconden y no presentan batalla más que cuando se ven acorralados.
No tenían noción de ningún ataque reciente, no provocado, por parte de los
humanos. De todos modos el ser humano era un animal astuto y peligroso y «los
Ranas» tomaron precauciones Mientras cuatro de ellos dormían, el quinto se
quedó de guardia.
Harrison bajó corriendo por el barranco desde lo alto del monte hacia donde se
veía el resplandor de la hoguera y aterrizó muy cerca de ellos, silenciosamente
como una hoja, y se quedó completamente inmóvil. Escuchando atentamente
podía oír los pequeños movimientos que hacía el que estaba de guardia y
consiguió distinguirlo bien para tenerle a tiro. Escogió su posición con cuidado y se
fue acercando hasta que estuvo a un metro de distancia del «Rana» y
describiendo un círculo con la pesada hoja de su cuchillo, le degolló. No se oyó
más que un pequeño zumbido cuando cayo el cuerpo.
Los otros cuatro estaban tendidos alrededor del fuego envueltos en gruesos
capotes. Harrison se acercó con mucho cuidado para cerciorarse de que estaban
dormidos. De repente saltó sobre el más próximo y le cortó la cabeza. El segundo
se movió y empezó a despertarse mientras Harrison sé abalanzaba sobre él y él
«Rana» no exhaló más que un leve gemido antes de morir. Mientras caía sobre su
tercera víctima se dio cuenta de que el último miembro de la banda se incorporaba
y buscaba sus armas. Rápidamente dio una cuchillada al
«Rana» que tenía más cerca y en seguida enfocó con la vista un árbol a medio
kilómetro de distancia y se plantó en su copa en el tiempo de un suspiró.
Permaneció allí hasta el amanecer. El único superviviente de la partida de caza se
quedó alerta mirando a las sombras. Varias veces hizo fuego en cuanto veía
moverse los arbustos. Cuando amaneció examinó los cadáveres de sus
compañeros. El último «Rana» que acuchilló Harrison, vivía aún y su compañero
le disparó en la cabeza para rematarle. Había muy poca compasión y muy poco
compañerismo entre los «Ranas».
Harrison no dejó de observar al «Rana» cuando este se dirigía por la senda abajo
hacia el campo abierto; si hubiese tenido allí su arco probablemente hubiera
acabado con él.
En tres saltos volvió a la cueva y cogió el arco.
Uno de ellos se ha escapado explicó -; tengo que alcanzarle antes que propague
la noticia.
Pero nunca pudo dar con él. Quizá encontró otra banda de «Ranas» que tenía
vehículo. Quizá logró pedir ayuda. Los humanos sabían muy poco sobre la técnica
de los «Ranas» y sobre los medios que poseían para comunicarse.
Bien; ellos saben ya que existen humanos en estos parajes y saben también que
somos luchadores y no siempre huimos y nos escondemos - decía Harrison a su
padre.
¿Crees que debemos mudarnos?
Oh - dijo Harrison moviendo la cabeza con obstinación -; entre otras cosas hay
quien no puede moverse con tanta facilidad como los demás
y miró a Lucy -. Además estas montañas son tan buenas como cualquier otro sitio.
Son salvajes. Hay comida, caza y buenos escondites. Necesitaremos un sitio
donde procrear.
Su padre insistió:
Cuando se den cuenta de que vivimos aquí unos cuantos humanos con mujeres
criando niños, caerán sobre nosotros en expediciones bien organizadas.
Puede ser. Pero creo que los «Ranas» actualmente son muy distintos de como
eran cuando vinieron. Ahora ya son colonos y no conquistadores.
Además deben de estar muy seguros de que nos tienen va dominados. Creo que
si nos limitamos a no atacarlos si no suben ellos a las montañas, quizá se
convenzan que estas montañas son peligrosas para ellos y se abstengan de
intentarlo.
* * *
Era muy fácil para Harrison, su padre y Jim, vigilar los alrededores. Podían saltar
de lo alto de una colina a otra y tener bajo su vigilancia los valles.
Otra expedición de caza, mayor que la anterior, apareció dos semanas después.
Harrison soltó a perros para que le siguieran el rastro y entre su padre y él,
turnándose a razón de cinco kilómetros por día, fueron trazando una senda hasta
la salida del distrito.
Tienen que reconocer que somos más modernos y más fuertes para la caza, Dad -
afirmó Harrison -. Corremos delante de ellos sin parar, día y noche, dando vueltas
y revueltas, y de repente desaparecemos del todo.
Dad esperaba que los iban a dejar ya tranquilos.
Podría ser que los «Ranas» estuvieran preocupados. Lo más probable sería que
tuvieran curiosidad por descubrir cómo se las arreglaban los humanos para
escapar.
De todos modos, mandaron una nave aérea. Harrison y su gente la vieron
acercarse por el Este y se dieron prisa en meter a los niños en la cueva.
Era un aparato grande que flotaba lenta y 51-lenciosamente sobre las montañas.
Les quedaban muy pocos de los conocimientos técnicos que tenían antes los de
su raza v no sabían cuál era la fuerza motriz. Tan solo sabían que era mortal para
ellos. Luego, volvió a pasar más bajo, casi rozando las copas de los árboles. La
cabina era transparente y pudieron ver en su interior una docena de personas
negras.
Harrison, que los estaba observando detrás de un arbusto> rechinó los dientes.
¿Crees que de un salto podríamos meternos allí, entre ellos?- preguntó al viejo.
No veo por qué no - respondió el viejo.
La nave giró bruscamente cuando estaba sobre ellos.
Algo han visto - gruñó Harrison -. Me parece imposible tener a todos estos niños
corriendo por aquí fuera y por el río, expuestos a que los vean y les disparen.
* * *
El artefacto evolucionó durante un par de minutos y luego se dirigió rápidamente
hacia el Sur. Ellos le miraban cómo iba disminuyendo con la distancia, hasta
desaparecer.
Lo mejor es que los niños salgan ahora a dar unas carreras, antes que vuelvan - le
sugirió Harrison.
Fue a buscarlos a la cueva y en un momento estuvieron todos abajo en el río,
chapoteando y salpicándose los unos a los otros como siempre.
No hacía más que cinco minutos que estaban allí, cuando el joven Jim lanzó un
fuerte silbido.
¡Dad! Exclamó señalando.
La nave aérea venía muy baja, a lo largo del río y luego dio media vuelta alrededor
del monte.
Recoge a los niños, Jim - gritó Harrison.
Jim estaba abajo, en el río, entre ellos.
El aeroplano volaba cada vez más bajo. Jim consiguió que los niños
desaparecieran del río. Desaparecieron como hacen las figuras de una pantalla de
cine, quedando inmóviles de pronto. Harrison estaba de pie mirando la nave.
Deben de haber visto algo. Se conoce que nos han visto fuera. Ahora ya saben
que vivimos aquí una familia y verán que somos diferentes del resto de los
humanos.
Enseñó los dientes con un gesto de rabia.
Joe dijo el padre -, vamos allí arriba a arreglarlos.
Harrison miró a su padre y luego al buque, dudando.
¿Crees que podemos?
Sacó su machete de la vaina.
Conforme – repuso -. Diré la palabra mágica. Volvió su fiera y cruel cara hacia
arriba, mirando al aeroplano.
- Ahora - gritó.
Estaban en la nave.
* * *
Había allí ocho «Ranas». Ocho criaturas tan negras que daba pánico mirarlas y
que no comprendían lo que había pasado. Harrison y el viejo empezaron a cortar
piernas, brazos y cabezas. La nave era un vehículo largo y cómo do, con laterales
transparentes, amplias literas y mullidos tapices. En pocos minutos, los humanos
lo dejaron reducido a una cámara sepulcral llena de sangre, de miembros
destrozados y de cadáveres yacentes.
Harrison dejó de acuchillarlos y de dar golpes con el machete.
¿Estás bien, Pa?
Muy bien. Una de estas bestias me ha atravesado una pierna con su cuchillo, pero
estoy sin novedad.
En el extremo delantero estaba el piloto que conducía el aparato, separado del
salón general por un tabique transparente. El conductor estaba inclinado sobre el
cuadro de mandos moviendo febrilmente las palancas. Veían cómo el aparato
subía y bajaba.
Harrison se lanzó sobre el tabique, que crujió, pero no se rompió.
Cuidado, Joe - advirtió el padre.
Tenemos que cogerle. Si vuelve a su base les dirá que tenemos niños y vendrá
por nosotros con más gente.
Vamos a dar un 5a1to dentro de la cabina.
Conforme - gruñó Harrison -. Los dos al mismo tiempo...
Pero su padre saltó primero y cayó sobre el conductor. -
A pesar de la sorpresa que le produjo el milagro de ver a dos hombres atravesar el
tabique, él «Rana» pudo sacar su pistola y montar el gatillo y se oyó una
detonación. Un instante después. Harrison le cogió por detrás y le atravesó el
cuello.
Este es el último.
Miró hacia el salón. El trabajo allí había sido hecho a conciencia. Luego, miró a su
alrededor.
La nave que, evidentemente había sido puesta por el piloto en una ruta fija, se
dirigió hacia el Sur deprisa e iba subiendo.
Tenemos que salir de aquí enseguida - apremió Harrison -. Si perdemos la
orientación y los sitios que conocemos, vamos a vernos muy mal para encontrar
nuestro camino a casa. Ven, Dad, allí tenemos el monte. Vamos a saltar a él.
Su padre estaba recostado contra la pared y se apretaba un costado.
Me siento muy mal - gimió.
Tienes que salir de aquí. Pon los ojos en el monte y salta. Ya te curaremos en
cuanto estemos en casa.
El viejo levantó los ojos y le miró lloroso.
Me parece que no puedo... No tengo fuerza suficiente.
No tienes más remedio, Dad, no tienes más remedio. Tienes que salir de aquí.
Salir de esta nave o te vas al infierno.
Conforme, hijo, haré la prueba.
Mira bien a la colina, a la izquierda - insistió Harrison.
El viejo enfocó bien los ojos, hizo un esfuerzo visible para concentrarse, y
desapareció.
Harrison miró hacia afuera, hacia el monte, \ vio el cadáver de su padre en mitad
del espacio, a unos cien metros de la nave, que caía dando vueltas sobre las
rocas, trescientos metros más abajo.
Harrison saltó un momento después.
La nave con su carga macabra flotó suavemente, y se supone que sería recogida
más tarde, tal vez a miles de kilómetros de allí.
Harrison estaba tumbado sobre la roca ante la cueva mirando a lo lejos, más allá
del valle.
Los matamos a todos. Estamos libres por el momento.
¿Estás apenado por tu Dad?- preguntó Liz.
Supongo que sí - contestó él -. Tú sabes que yo no tengo muchos sentimientos.
No tengo más que la voluntad de vivir, de no ser extinguido
Miró a las estrellas.
Si pudiéramos descubrir de cuál de esas estrellas vienen los «ranas»- musitó -,
podríamos aprender a dar un gran salto de aquí a su planeta. Así podríamos
acabar con ellos.
Dios proteja a los «Ranas» el día en que Joe Harrison y su prole lleguen hasta
ellos - comentó Liz.
Sí, eso es cierto - convino Harrison, enseñando los dientes.

EL HOMBRE DEL AGUJERO -- LARRY NIVEN

Escrito por imagenes 07-06-2008 en General. Comentarios (0)

EL HOMBRE DEL AGUJERO -- LARRY NIVEN

EL HOMBRE DEL AGUJERO


LARRY NIVEN



* * *


Larry Niven es un escritor que siempre aporta nueva y consistente vida a los temas habituales de la ciencia ficción. En este relato –titulado The Hole Man –, por ejemplo, se incluye la aventura de un equipo explorador de Marte que descubre la estructura de algo extrahumano abandonado mucho tiempo atrás. Nada sorprendente hay en eso, dirán ustedes. He aquí lo que el capitán Childrey tiene que decir al respecto.

* * *


Un día Marte volará.

Andrew Lear dice que todo comenzará con violentos terremotos para terminar horas o días después. De todos modos, el fin será súbito. Él sabrá. Y suya ha de ser la culpa.

Lear dice también que lo que suceda puede ser cuestión de años o de centurias. De modo que en eso estamos, Lear y el resto de nosotros. Estudiamos la base de operaciones extrahumana para ver qué puede decirnos, mientras el centro del mundo en que nos hallamos desaparece gradualmente. La cosa es suficiente para provocarnos pesadillas.


Fue Lear quien halló la base no humana.

Llegamos a Marte. Éramos catorce en el apiñado recinto acondicionado para respirar y vivir de la nave Percival Lowell. Dábamos vueltas en círculo, siguiendo una órbita y, sin prisas, corregíamos nuestros mapas mientras buscábamos algo que treinta años de exploraciones con los Mariner hubiesen podido pasar por alto.

Entre otras cosas, señalábamos los mascones. Esas concentraciones de masa bajo el lunarmaria habían sido casi seguramente causadas por asteroides de gran tamaño; por montañas de roca que cayeron silenciosamente del cielo hasta llegar al suelo con la energía de miles de bombas nucleares. Marte ha venido cruzando hasta ahora un cinturón de asteroides. Y eso, desde los últimos cuatro billones de años. Acaso su superficie muestre mayores y mejores mascones. Podrían afectar nuestras órbitas.

Andrew Lear trabajaba sin descanso y estudiaba continuamente la aguja que iba haciendo sus marcas sobre el papel diseñado a propósito, mientras circundábamos Marte. Un pequeño aparato a un costado del Percival Lowell daba vueltas. Dentro de su delgada caparazón había un sistema de pesas con doble palanca engañosamente simple. Se trataba de un detector de masas situadas ante la nave. La aguja registraba sus oscilaciones.

Cuando pasábamos por encima de Sirbonis Palus, la aguja comenzó a señalar extrañas curvas.

Otro hombre hubiese soltado una maldición y tratado de arreglar el aparato. Andrew Lear reflexionó y por fin movió el mando que interrumpía la rotación del aparato exterior.

Tenía que dar vueltas para señalar una masa estática.

Pero lo que ahora enviaba eran simples ondas sinoidales.

Lear salió disparado hacia el lugar en que se hallaba el capitán Childrey

Bueno, «disparado» es un modo de decir. Su carrera se parecía más bien a una exhibición de atletismo en trapecio. Se agarraba a las manecillas que sobresalían de las paredes de la nave espacial, ayudándose con violentos movimientos de las manos y los pies. Moverse con rapidez es difícil cuando no hay gravedad y Lear era un astrofísico de cuarenta años, no un atleta. Al llegar a la cabina de control respiraba con dificultad.

Childrey, que si era un atleta, esperó a que Lear recobrase el aliento, mientras le contemplaba con sonrisa paciente y un poco desdeñosa.

Hacía tiempo que tenía a Lear por algo chiflado y las palabras de éste sirvieron para remachar su idea.

–¿Qué, hay señales dadas por la gravedad? Doctor Lear, ¿me hará usted el favor de no molestarme con sus ridículas ideas? Estoy ocupado.

Sus palabras no eran enteramente descorteses: algunos de los entusiasmos de Lear eran peculiares. Hablaba de generadores de gravedad y de agujeros negros; pensaba que era preciso buscar las esferas Dyson, que eran estrellas completamente encerradas en un caparazón artificial; sostenía que masa e inercia eran dos cosas diferentes; que era posible extraer la inercia de una nave espacial y así acentuar la velocidad de vuelo, etcétera. Era un soñador de ojos abiertos y cuando se excitaba tenía tendencia a vagar en torno a los puntos concretos.

–Usted no entiende –le explicó a Childrey –, la radiación de la gravedad es más difícil de eliminar que las ondas electromagnéticas. El modelo de las ondas de gravedad sería fácil de detectar. Las civilizaciones más avanzadas de la galaxia se están acaso comunicando mediante la gravedad. Algunas de ellas incluso modulan tal vez pulsars o estrellas de neutrón rotativo. Es en ese sentido que el Proyecto Ozma estaba equivocado: de acuerdo con el proyecto sólo se han venido buscando señales en el espectro electromagnético.

–Childrey soltó la carcajada.

–Por cierto. Sus amiguitos están empleando estrellas de neutrón para enviarle a usted mensajes. Pero ¿qué tiene que ver eso con nosotros?

–Pues bien, mire –Lear puso ante los ojos del capitán un trozo de papel pautado que había arrancado de la máquina –. He obtenido este registro mientras pasábamos sobre Sirbonis Palus. Mi opinión es que debiéramos tomar tierra ahí.

–La tomaremos en Mare Címmerium, como lo sabe usted perfectamente. La unidad de descenso ya está preparada y lista para que la ocupen mis hombres. Hemos pasado cuatro días escrutando y tomando registros sobre esa zona, doctor Lear. Es plana y de color marrón verdoso. Al llegar la primavera, el mes que viene, descubriremos si hay alguna forma de vida allí. Y todo el mundo lo quiere así, con excepción de usted.

–Lear mantenía aún en la mano su papel pautado y lo apretaba contra sí como si fuese un escudo.

–Se lo pido como un favor especial: haga otro círculo sobre Sirbonis Palus.

Childrey terminó por acceder y ordenó dar otra vuelta en la misma órbita. Tal vez las ondas sinoidales le convencieron. Tal vez no. Acaso quisiera demostrarnos a todos lo rematadamente loco que estaba Lear.

Pero al pasar de nuevo sobre Sírbonis Palus apareció en el papel una pequeña marca circular. Y el indicador de masa de Lear marcaba de nuevo ondas sinoidales.


Los extraterrestres se habían marchado. Durante los primeros cinco meses siempre esperábamos que estuviesen de vuelta en cualquier momento. Todo el equipo de la base funcionaba sin pausa y a la perfección, como si sus dueños acabasen de salir de allí.

La base tenía la forma de un plato hondo invertido. Constaba de dos pisos y carecía de ventanas. El aire de dentro era respirable, como el de la tierra a tres millas de altura, aunque más rico en oxígeno. El aire de Marte es mucho más inconsistente y, además, venenoso. De modo que era evidente que aquellos seres no eran marcianos.

Los muros eran gruesos y se encontraban profundamente erosionados – Se inclinaban hacia adentro, contra la presión interna. El techo era algo más delgado pesaba tan sólo lo suficiente para que la presión lo soportara. Tanto los muros como el techo estaban hechos de polvo de Marte derretido a altas temperaturas.

El sistema de calefacción aún estaba en funcionamiento, como también el de luz, que consistía en unos puntos que daban un resplandor color rojo ladrillo. La calefacción era excesiva: algo más de diez grados por encima de lo normal. Durante casi una semana buscamos infructuosamente los mandos para reducir aquel calor, pero al fin pudimos encontrarlos. Estaban detrás de unos paneles cerrados herméticamente. El sistema de aire dejó entrar verdaderos vendavales hasta que logramos controlarlo.

Pudimos extraer una serie de conclusiones sobre ellos, partiendo de los indicios que al marcharse habían dejado. De seguro provenían de un mundo más pequeño que la tierra, el cual rotaba en torno a una estrella insignificante y muy roja, dentro de una órbita cercana. Estaban cerca del calor porque el planeta se hallaba inmovilizado por corrientes, lo cual le permitía presentar siempre una cara a la estrella. Los extraterrestres debían haber desarrollado una civilización bajo una luz invariable; un día no interrumpido, alumbrado de luz roja. Los vientos soplarían constantemente desde las fronteras que daban a la oscuridad.

Carecían de todo sentido de intimidad. Los únicos corredores que tenían puertas eran conductos de aire. La segunda planta tenía forma hexagonal y su piso era una estructura metálica. No aislaba a quienes estuviesen en ella de aquellos que se encontraran en la planta inferior. El sótano era un inmenso recipiente, lleno de mercurio que lo cubría de pared a pared. Las habitaciones resultaban extraordinariamente pequeñas y abigarradas. Como los muebles y los aparatos estaban junto a las puertas, al principio no hacíamos sino golpearnos codos y rodillas contra ellos. Los techos estaban a menos de seis pies de altura en ambos pisos, de modo que la mayoría de nosotros teníamos que movernos por allí agachados, actitud que se contagió a quienes eran lo bastante bajos como para permitirse circular derechos. Cuestión de habituarse. Pero Lear era alto y, cuando decidía ponerse rápidamente de pie, se golpeaba a menudo la cabeza, se hallase donde se hallase.

Pensamos que debían ser de talla más baja que los humanos, pero que en otros aspectos debían parecerse a nosotros, porque sus asientos acolchados parecían destinados a los habitantes de la tierra por su tamaño y proporciones. Acaso fuesen sus mentes las que eran distintas.

–Ya habíamos tenido bastante con la permanencia en la nave espacial. Y ahora había que quedarse metido en aquellos recintos estrechos y bajos. A todos se nos agriaba el carácter y nos tornábamos susceptibles.

Dos de nosotros no podíamos soportar aquello.


Lear y Childrey no parecían del mismo planeta.

Para Childrey, el orden era algo fundamental. Como la limpieza. Y hacía en esos sentidos todo lo imaginable; tanto que lo realizado por él solo bastaría para todos. Durante los largos meses pasados a bordo de la Percival Lowell nos obligaba a practicar ejercicios gimnásticos. Terminantemente rehusaba aceptar que alguien omitiese sus instrucciones en la materia y renunciase a la calistenia diaria. Al fin optamos por no discutir más con él sobre ello.

De acuerdo. La gimnasia nos mantuvo en buena forma. Pero, ahora no podíamos llevar a cabo el saludable ejercicio diario dando vueltas por la sala agachados.

Pasado un mes desde el momento en que llegáramos a Marte, Childrey era el único hombre totalmente vestido que se encontraba en la base; el único que seguía desafiando aquel calor. Verle sonaba a reproche y acaso eso era lo que Childrey quería al sacrificarse de aquel modo. Lear había sido el primero en quitarse la camisa.

En la tierra, las costumbres de Lear no eran más que rasgos un poco caprichosos del carácter. A veces, llevado por la prisa, se detenía a observar si sus calcetines eran iguales. No era raro tampoco que olvidara meter sus platos en el lavavajillas durante dos o tres días. De hecho, era lo que casi siempre le sucedía cuando estaba interesado en algún caso intrincado. Dios ayude a la mujer que trate de poner orden y limpieza en su estudio. Si todo estaba en desorden, se disculpaba diciendo a eventuales visitas que le gustaba vivir en una casa «donde se vivía».

Andrew Lear era un hombre brillante, pero de los que carecen de ductilidad y miran al mundo a través de un solo ángulo. Fuera de los problemas espaciales, nada le atraía en especial. Una expedición a Marte, por ejemplo, suponía algo que él no podía de ninguna manera pasar por alto. Un problema, porque su desorden era un inconveniente. En estos viajes, la limpieza y el cuidado son vitales.

Por ejemplo, no se ha de dejar la «mosca» abierta en el traje espacial.

Sin embargo, un mes después del aterrizaje, Childrey cogió a Lear con la «mosca» abierta.

La «mosca» en el traje que mantiene al cuerpo a la presión adecuada es un caño blando de caucho que se coloca mediante un dispositivo especial sobre los genitales. Lleva una vejiga y tiene una llave de interrupción. Se ha de abrir la llave para orinar; y al término de la micción, debe cerrarse. Luego se afloja una válvula y se evacua el contenido de la vejiga artificial en el espacio.

Se fabrican aparatos similares para las mujeres. Son un poco más complicados, pues están provistos de una sonda, que es extraordinariamente incómoda de llevar. Supongo que quienes diseñan esos aparatos mejorarán tarde o temprano sus modelos, porque parece injusto que se pongan obstáculos a la mitad de la raza humana que pretende alcanzar su destino final, es decir, el que nos espera a todos nosotros.

A Lear le agradaban los largos paseos. Le gustaba enormemente el paisaje desértico de Marte, con su cielo violeta oscuro y la suave pantalla de polvillo anaranjado que baila ante la luz. Le gustaba la línea del horizonte, nítida y cercana. Se sentía atraído por el infinito paisaje muerto. Pero no podía dedicar mucho tiempo a su afición, porque necesitaba llevar a cabo mucho trabajo de laboratorio dentro de la base. Siempre que podía, permanecía ante su comunicador, destinado a entrar en contacto con seres extraterrestres. Allí se pasaba las horas, bajo un techo muy bajo, cercano a su cabeza inclinada sobre los aparatos, y todo lo demás llenando incómodamente la habitación de tal manera que siempre se estaba golpeando los codos y las rodillas.

Cuando volvía cierta vez de dar un paseo se encontró con Childrey que precisamente salía a dar el suyo. Childrey advirtió que la válvula del traje de Lear estaba abierta y que el resorte que la cerraba se encontraba roto. Lear había permanecido varias horas fuera de la base y con ello corrido el riesgo de desangrarse hasta morir, pues el vacío podría haberle desgarrado la carne.

Nunca supimos con exactitud lo que Childrey le dijo a Lear aquel día; pero éste penetró en la base murmurando entre dientes y con las orejas enrojecidas. No quiso hablar con nadie del episodio.

Los psicólogos de la NASA tendrían que haber evitado que ambos hombres se embarcasen en la misma nave y conviviesen en el mismo planeta. Sí. Ya se sabe. Hablar es fácil. Pero Lear y Childrey eran dos hombres insustituibles. Los mejores en sus respectivas especialidades. Y gozaban, además, de la salud óptima para emprender este tipo de viajes y sobrevivir. No faltaban, por cierto, astrofísicos tan competentes y célebres como Lear; pero eran muchos años mayores que él. En cuanto a Childrey, tenía en su haber mil horas de vuelo espacial. Se había encontrado entre los últimos hombres que dejaron la luna.

En realidad, cada uno en su campo, todos nosotros éramos los hombres más competentes.


Los extraterrestres habían dejado el comunicador en funcionamiento, así como el resto del instrumental de la base.

Debía ser algo extraordinariamente pesado, a juzgar por los pilares que había sido preciso colocarle debajo y el gran bulto que, con el fin de darle cabida, se notaba bajo el techo.

Ni el propio Lear podía explicar por qué el comunicador estaba en el segundo piso; pero, tras estudiar durante unos días el aparato, fue capaz de saber cómo funcionaba. En seguida envió un jubiloso mensaje desde Marte hasta el detector de masas que se hallaba en el Lowell.

Lear instaló poco después un detector de masas junto al comunicador, haciéndolo colocar sobre una plataforma extremadamente complicada, para prevenirlo contra toda vibración. El detector producía ondas de puntas tan agudas que algunos de nosotros pensábamos ser capaces de sentir la radiación gravitacional que llegaba del comunicador.

Lear estaba enamorado del cacharro.

Olvidaba comer hasta que sentía tal apetito que se lanzaba sobre la comida, devorándola con las ansias de un lobo hambriento.

–Hay una masa muy pesada ahí –nos dijo un día, hablando con la boca llena.

Hacía dos meses que vivíamos en la base.

–La máquina usa campos electromagnéticos y vibra a altas velocidades. Mirad. –Tomó un tubo de dentífrico y, colocándolo ante él, lo sacudió rápidamente con un movimiento vibratorio. Todos los ojos de los presentes se volvieron hacia él a través de la mesa en zigzag dejada por los extraterrestres, la cual estaba extraordinariamente desordenada –. ¿Veis? Ahora estoy haciendo ondas gravitacionales; pero son demasiado groseras porque este tubo de pasta de dientes es muy gordo. De modo que la amplitud es prácticamente cero. Esa máquina es muy amplia y pesada. Requiere una cantidad muy grande de fuerza proveniente de algún campo para permanecer donde está.

–¿De qué fuente saldrá esa fuerza? –preguntó alguien –. ¿Del neutronio, como en el núcleo de una estrella de neutrones?

Lear movió la cabeza mientras engullía otra cucharada de alimento.

–A esa escala el neutronio no daría seguridades de estabilidad. Personalmente pienso que se trata de un agujero negro de quantum. Sin embargo, aún no sé cómo arreglármelas para calcular su masa.

–¿Un agujero negro de quantum? –dije yo.

Lear asintió con alegría.

–Tuve suerte. Tú sabes que yo era contrario al proyecto de viaje a Marte. Desde un punto de vista económico, pensaba que hubiésemos logrado mucho más dedicándonos a explorar los asteroides. Entre otras cosas, era probable que averiguásemos de ese modo si realmente había por ahí agujeros negros de quantum. ¡Y resulta que hemos conseguido dar con uno!

–Se puso de pie, cuidando de no golpearse la cabeza–. ¡Como lo oís!

De inmediato se volvió a trabajar. Recuerdo que nos quedamos mirándonos interrogativamente a través de la mesa en zigzag. Luego tiramos a suertes... y perdí.

El día en que Lear olvidó cerrar su válvula, Childrey impartió una orden: Lear no podría dejar la base sin ser escoltado.

Malo para Lear, que apreciaba muchísimo el paseo en solitario. Pero no paraba ahí la cosa. Childrey le había dado una nomina de posibles integrantes de la escolta, que constaba de hombres en quienes él depositaba toda su confianza, seguro de que se cuidarían escrupulosamente de que Lear no hiciese algo que resultara peligroso para él o para los demás integrantes de la expedición. Como es natural, se trataba en todos los casos de hombres especialmente adiestrados en las rutinas de supervivencia espacial. Pero todos ellos se sentían más cercanos a la prolijidad de Childrey que a las extravagantes maneras de Lear, lo cual no podía dejar de molestar a éste. Era como si el propio Childrey se hubiese autodesignado para acompañarle.

–Vistas las circunstancias, casi no asomó más las narices fuera de la base. Ahora siempre era posible saber dónde se hallaba.

Me dirigí al comunicador, quedándome debajo de él y mirándole a través de la reja que formaba el piso de la segunda planta, donde él se hallaba ante el aparato.

Había terminado casi de desmantelar los paneles protectores situados en torno al comunicador de ondas gravitacionales. Lo que podía verse dentro era una especie de computadora, con bobinas electromagnéticas en la mayor parte de los casos y una mesa cuadrada con una serie de botones, que, –diría, era la idea que los extraterrestres tenían de una máquina de escribir. Lear estaba tratando de manipular un inductor sensorial magnético con el fin de averiguar si podía hallar unos cables sin tener que arrancar la aislación.

–¿Qué ha podido sacar en limpio? –le pregunté.

–Poco que valga la pena. La aislación parece absolutamente perfecta y tengo miedo de abrirla. Vete a saber la fuerza que hay ahí dentro, si necesita semejante protección. –Sonrió mirándome –. Te mostraré algo.

–¿Qué?

Puso una palanca en forma de codo sobre una bandeja circular de color gris.

–Esto es un micrófono. Me llevó bastante tiempo advertirlo Aquí está Andrew Lear hablando a cualquiera que pueda oírle. –Cerró la palanca y arrancó una tira de papel pautado del indicador de masa. En él podían verse unas líneas anguladas que interrumpían las suaves ondas sinoidales –. Ya ves: el sonido de mi voz enviado a través de una radiación gravitacional. Y no desaparecerá hasta que alcance los límites del universo.

–Lear, usted mencionó unos agujeros negros de quantum hace un rato. ¿Qué es eso?

–Hum... Ya sabes lo que es un agujero negro.

–Así lo creo.

Lear nos había dado extensas clases sobre este punto durante los meses que durara el viaje del Lowell. Cuando un astro no demasiado pesado ha agotado su combustible nuclear se transforma en una masa blanca pequeña. Un astro más pesado –digamos ciento cuarenta y cuatro veces más pesado que el sol y también más grande que éste –puede agotar su combustible, también. En tal caso, lo que sucede es que se transforma en una masa de diez kilómetros de diámetro, compuesta tan sólo de neutrones aglutinados. Tal es la materia más densa en este universo.

Pero un gran astro va más allá de eso. Cuando un astro muy macizo ha llegado al final de su carrera... cuando el gas y la presión radiactiva de dentro ya no tienen fuerzas suficientes para preservar a las paredes exteriores contra la propia y feroz gravedad del astro... puede destrozarse por completo hasta que la gravedad resulta más fuerte que cualquier otra cosa y la masa queda comprimida más allá del radio Swarzschild. Así queda excluido del universo. Lo que entonces sucede es un enigma. El radio Swarzschild marca las fronteras más allá de las cuales nada es capaz de contrarrestar el pozo gravitacional. Ni siquiera puede hacerlo la luz. Todo queda engullido.

De modo que el astro se ha marchado, pero la masa permanece y se transforma en agujero sin luz perdido en el espacio, o tal vez en otro universo.

–Un astro que se apaga puede dejar un agujero negro –dijo Lear –. Acaso haya muchos agujeros negros y algunos muy grandes. Es posible incluso que formen verdaderas galaxias. De todos modos, lo que importa es que tal es la única forma en que pueden formarse agujeros negros hoy.

–¿Hoy?

–Hubo un tiempo en que podían formarse agujeros negros de todos tamaños. Era durante la época anterior al Gran Estallido, es decir, la explosión que iniciara la expansión del universo. La fuerza emanada del Gran Estallido podría haber comprimido pequeños vórtices locales de materia más allá del radio Swarzschild. Lo que quedó, que fue de todas maneras pequeño en tamaño, es lo que ahora llamamos agujeros negros de quantum.

Escuché detrás de mí una risa y al volverme advertí que capitán Childrey había penetrado en el recinto. El comunicador había impedido a Lear verlo y yo no le había oído entrar.

–¿De qué temas trascendentales estáis hablando? –preguntó.

–De un agujero negro de cuyo diámetro la masa del globo terráqueo sólo será la centésima parte. Estoy hablando de cosas que pesan 10e-5 gramos por lo menos, una de las cuales podría hallarse en el centro del sol.

–¡Eh!

–Sí –Lear estaba probando al capitán. No le agradaba que rieran de él –. Digamos 10e17 gramos de masa y 10e-11 centímetros de diámetro. Podría comerse unos cuantos átomos

–Bueno, al menos sabe usted dónde buscarlo –repuso Childrey –. Ahora, todo cuanto ha de hacer es hallarlo.

Lear asintió con seriedad.

–Podría haber agujeros negros de quantum en los asteroides. Un pequeño asteroide podría capturar un agujero negro de quantum con bastante facilidad. En especial si está cargado. Un agujero negro podría contener una carga que...

–B... b... bien.

–Todo cuanto debiéramos hacer es localizar a un pequeño asteroide mediante el detector de masas. Si la masa es mayor lo normal, podemos hacerla a un lado y ver si deja un agujero negro.

–Precisará usted ojos muy aguzados para ver algo tan pequeñito. Pero si lo consigue, ¿qué hará con él?

–Se ha de poner una carga en él, si es que no la tiene ya, luego manipularlo con ayuda de campos magnéticos. Se hacer vibrar a éstos con el fin de producir radiación gravitacional. Creo poder conseguirlo con esto –dijo Lear dando palmadas al comunicador extraterrestre.

–B. –. b. .. bien –contestó Childrey. Cuando se marchó seguía sonriendo.


Una semana después de aquel episodio, todos en la base se referían a Lear llamándole «El hombre del agujero». Se le consideraba un hombre que tenía un agujero negro entre ambos oídos.

Yo no había encontrado nada que fuese precisamente cómico en lo que él me narrara sobre aquel asunto. La rica variedad del universo... Sin embargo, cuando Childrey hablaba del agujero negro en la caja de no sé qué estudiada por Lear, hacía realmente reír a cualquiera.

Será preciso tener en cuenta algo importante: Childrey no había echado en saco roto lo que dijera Lear. No tenía nada de tonto. Simplemente creía que Lear estaba chalado y le gustaba reír a su costa.

Entretanto, nuestro trabajo seguía adelante.

Sobre la superficie de Marte habían hondonadas cubiertas de polvo finísimo. Un material fascinador que, de tan tenue, se movía como un aceite viscoso. Llegaba hasta las rodillas, en general. Atravesar esas zonas no era peligroso; pero, como resultaba fatigante, lo evitábamos. Cierta vez Brace se metió en la hondonada más cercana a la base y comenzó a introducir la mano bajo el polvillo. Decía tener una corazonada. Al volver a la base llevaba consigo unos recipientes erosionados que parecían hechos de algún material plástico. Los extraterrestres, por lo que se veía, usaron aquello para tirar su basura mientras permanecieron en la base.

Al analizar los hallazgos químicamente tuvimos poca fortuna. El material de que estaban hechos era prácticamente indestructible. Supimos algo más sobre la química de uso entre aquellos seres, aunque no mucho.

En cuanto al resto, pudimos localizar algo en las huellas que dejaran sobre los bancos y también en el gran lecho común. Dichas huellas contenían la mayor parte de los componentes del protoplasma; pero Arsvey no pudo encontrar señales de DNA, lo cual, según él, no era de extrañar. Tendrían que haber otras moléculas orgánicas que explicaran su código genético.

Los extraterrestres habían dejado tras de sí varios volúmenes con notas, escritas con caracteres que, naturalmente, eran indescifrables; pero, al estudiar las fotografías y los diagramas, nos llevamos la gran sorpresa. Muchas de aquellas notas se referían a temas antropológicos.

Aquellos seres habían llevado a cabo un estudio detallado de la tierra durante la primera era glacial.

Ninguno de nosotros era antropólogo, lo cual era una verdadera desventaja. Por ejemplo, no pudimos averiguar si habían encontrado algo insólito. Lo único que pudimos hacer fue fotografiar todo el material encontrado y radiarlo al Lowell. Algo era seguro: los extraterrestres se habían marchado de aquel lugar hacía muchísimos años, dejando en funcionamiento sus sistemas de luz y de aireación y el comunicador en condiciones de enviar ondas.

Pero, ¿para quiénes? ¿Para nosotros? ¿Para otros?

Había otra posibilidad. Acaso la base hubiese permanecido sin funcionar durante unos seiscientos mil años, para ponerse nuevamente en marcha cuando, mediante algún detector, advertía que algo se aproximaba a Marte. Pero Lear no creía en esa posibilidad.

–Si la energía hubiese sido interrumpida en el comunicador –sostuvo – la masa ya no se encontraría aquí. Los campos energéticos han de funcionar de manera continua si se desea que la base permanezca donde está. Haciendo un símil con nuestro sistema de proporciones, esto es más pequeño que un átomo.

De modo que el sistema energético de la base había estado en funcionamiento durante seiscientos mil años. ¿Qué diablo podría ser aquello? ¿De dónde provenía el sistema energético? Hallamos algunos cables y, siguiéndolos, pudimos comprobar que venían de debajo de la base. Se hundían en el polvo marciano transformado en lava. Ni siquiera intentamos excavar. La fuente era probablemente de raíz geofísica. El hoyo y los canales de conducción sugerían que la energía era tomada al núcleo del planeta. Acaso los extraterrestres habían querido excavar un gran túnel para tomar elementos en el núcleo que les sirviesen para la experimentación. Luego habían colocado un generador que se servía de la diferencia de temperaturas existente entre el núcleo y la superficie.

A todo esto, Lear continuaba buscando las fuentes de energía en el comunicador. Encontró el medio de interrumpir las ondas. La masa –si es que la había – descansaba: era curioso constatar que el detector de masas marcaba ahora una línea recta y no las ondas muy quebradas de antes.

Carecíamos del equipo necesario para sacar partido de aquellas riquezas científicas. El que llevábamos era el normalmente necesario para efectuar una exploración por Marte; de ninguna manera el requerido para estudiar pruebas de una civilización procedente de otros astros. La única excepción estaba dada por Lear. A él se le veía a sus anchas. Casi nada conseguiría arruinar su felicidad.


No sé cómo se las arregló para proseguir con su trabajo, porque se me destinó a otra tarea.

El aterrizador que tocó tierra en Marte aún tenía combustible. La NASA nos había provisto de mucho porque el proyecto incluía un estudio de las superficies, destinado a localizar con exactitud un lugar propio para el aterrizaje de grandes naves. Tras largas discusiones que llegaron a ser airadas, decidimos coger el vehículo, elevarnos en él y planear por el lugar. Así llegamos a una hondonada cubierta de finísimo polvo y dejamos que el aterrizador descendiese.

Los resultados fueron sorprendentes. El polvillo se elevó como si fuese una nube inmensa y tenue y se alejó en el horizonte. En ese momento, la hondonada nos reveló su fondo. Que estaba literalmente cubierto de objetos y materiales de otro mundo. Arsvey comenzó a gritar, llamando a Brace. Afortunadamente éste no perdió la cabeza. Inclinó un poco la pequeña nave y describió una vuelta suave, de modo que el movimiento brusco de ésta no dañara de algún modo el hallazgo.

Trabajamos horas y horas en el lugar, aunque no muy delicadamente, puesto que también en este caso nos encontrábamos con que ninguno de nosotros poseía los conocimientos y el instrumental necesarios para sacar pleno partido del descubrimiento. Sin embargo algo sabíamos de lo cuidadosos que han de ser los arqueólogos e hicimos cuanto pudimos. Vestigios de agua habían tenido tiempo para transformar en cemento parte del polvo, de modo que la estructura de algo que debió ser de mucha importancia estaba sujeta al suelo en gran parte. Sin embargo, cogimos lo que no lo estaba, lo colocamos en unas parihuelas y lo transportamos a la base.

Los extraterrestres no tenían por costumbre tomar baños, de modo que tuvimos que instalar una ducha en un recinto de altos muros que ellos reservaban para llevar a cabo tareas que no comprendíamos bien. Acaso rituales. Cuando acababa de quitarme el traje espacial y me dirigía al baño sintiéndome muy cansado, ansiaba hallarlo desocupado.

Oí sus voces antes de verlos.

Lear hablaba a gritos.

Childrey no le imitaba del todo; pero su voz era airada a veces y otras, burlona. Estaba de pie entre dos pilares, con las manos en la cintura. Sus blancos dientes despedían destellos blancos y su cabeza estaba vuelta hacia arriba para poder mirar de frente a su interlocutor.

Terminó de hablar y por un momento reinó el silencio. Entonces Lear dejó escapar un sonido de fastidio y se volvió para tocar uno de los botones del cuadro que parecía una máquina de escribir.

Childrey mostró una expresión de asombro. Se llevó rápidamente la mano a un muslo, para retirarla enseguida ensangrentada. Miró su pierna y elevó la mirada donde se encontraba Lear. Se dispuso a hacer una pregunta.

Pero antes de hablar se desplomó lentamente por causa de la escasa gravedad. Gracias a eso pude llegar antes de que su cabeza tocase el suelo. Dando un tirón desgarré su ropa y me las arreglé para atarle un pañuelo por encima de la herida, destinado a evitar la hemorragia. La herida parecía causada un punzón y no era grande. Estaba como fruncida en la parte superior. Se hallaba a la altura de la ingle.

Childrey quiso hablar, pero sus ojos estaban semicerrados se le veía malo. Tosió y pude ver sangre en su boca.

Una sensación de frío me recorrió el cuerpo. ¿Cómo acertaría a hacer algo si no sabía siquiera lo que había sucedido?

Vi una mancha de sangre en su hombro derecho y, al desgarrar la camisa del capitán, me encontré con otra herida, muy similar a la que tenía en el muslo.

El medico acudió.

Childrey tardó una hora en morir, aunque el facultativo había abandonado toda esperanza mucho antes. Aparte de las dos heridas que yo llegara a ver, el examen mostró que su carne estaba abierta por una línea fina que le corría por un pulmón y seguía hasta el vientre interesándole parte de los intestinos.

La autopsia reveló; además, un pequeño orificio muy preciso que le atravesaba los huesos de la cadera.

Escudriñando el piso a la altura del lugar donde Childrey se encontraba una hora antes, encontramos una perforación debajo mismo del comunicador. Presentaba el tamaño de una mina de lápiz y aparecía cubierto de polvo.

–Cometí un error –dijo Lear al resto de nosotros durante la audiencia que se llevó a cabo –. Nunca debí tocar aquel botón. Acaso interrumpí la energía que mantiene a la masa en su lugar. Cayó y el capitán Childrey, que se hallaba en el lugar exacto, fue alcanzado.

–Los efectos seguramente le atravesaron, arrebatándole la masa.


–No, no es eso –rectificó Lear ante aquella teoría –. Yo pensaba que tenía un efecto de 10e14 gramos; pero la suma real a de ser de 10e-6. El daño le fue causado a Childrey por una corriente que le atravesó. Podrán ver cómo ha quedado pulverizado el material que forma el piso.

No podía sorprender a nadie que surgieran especulaciones sobre un posible asesinato.

Lear se encogió de hombros.

–¿Asesinato mediante el uso de qué arma? Childrey no creía en absoluto que hubiese allí un agujero negro. Y tampoco lo creíais así la mayor parte de vosotros. –Esbozó una amplia sonrisa –. ¿Os imagináis un proceso criminal por un caso como éste? Pensad en el fiscal tratando de explicar al jurado lo que él pensaría que sucedió. Tendría que comenzar por explicar lo que es un agujero negro y luego lo que es un agujero negro de quantum. Debería seguir exponiendo por qué no existe el arma homicida o, lo que es lo mismo, explicar que ésta se halla en Marte. ¡Si llega hasta ahí sin recibir como respuesta la hilaridad general, tendría que proseguir, desarrollando la tesis de que algo más pequeño que un átomo es capaz de matar a alguien!

Pero, ¿no sabia el doctor Lear que aquel aparato era peligroso? ¿No había sido capaz de calcular su enorme masa por las apariencias que mostraba?

Lear extendió ambas manos.

–Caballeros, no sólo estamos tratando con masas, sino también con otros parámetros. La fuerza del suelo, por ejemplo. Podría haber calculado la masa partiendo de la cantidad de fuerza que mantiene al aparato en su lugar; pero, ¿hubiese alguno de vosotros pensado ingenuamente que los extraterrestres acaso usaran el sistema métrico decimal para hacer marcas en sus medidores? Aún no he podido descifrar lo que indican éstos.

Lo conveniente hubiese sido establecer seguridades que los circuitos de energía no pudiesen cerrarse por accidente. Lear podría haberlas omitido premeditadamente.

–Sí; probablemente no lo tuve en cuenta. Estaba demasiado ocupado en la tarea de hallar el modo gracias al cual eso podía funcionar.

Y así quedaron las cosas. Resultaba obvio que ningún proceso criminal tendría lugar. Ni el juez ni el jurado estarían en condiciones de comprender de qué estaba hablando el fiscal, en el supuesto caso de que éste llegase a explicar algo adecuadamente.

Pero un par de cosillas nunca llegaron a ser mencionadas.

Por ejemplo, las últimas palabras del capitán Childrey. Tal vez yo las repitiese si me interrogaran sobre el punto. Aunque quizá no lo hiciera. Fueron éstas: «Muy bien. ¡Muéstreme eso! Muéstremelo o admita que ahí no hay nada!»


Mientras la audiencia se dispersaba dije a Lear en voz baja:

–Ese ha sido sin duda el asesinato más extraño que jamás aya ocurrido.

–Si sostienes eso públicamente te demandaré por difamación –me susurró.

–¿Lo dice en serio? ¿Irá usted a explicar al jurado por qué lo que sostengo no es cierto?

–No. Me bastaría callarme.

–De todos modos, si usted ha hecho algo no saldrá impune tampoco: no se a qué se va a dedicar ahora. ¿Qué estudiará? Se le ha escapado de entre los dedos el único agujero negro que se conoce en el universo.

Lear frunció el ceño.

Tienes razón. En parte, al menos. El agujero negro ya no esta donde estaba. Pero puedo calcular su masa partiendo de la masa del comunicador.

–Oh...

–Y también puedo ahora abrir el comunicador y ver qué hay dentro de él. Averiguar cómo lo controlaban. Demonios, quisiera tener seis años.

–¿Qué? ¿Para qué?

Bueno.. – Aun no he conseguido medir los tiempos. Sólo puedo hacer cálculos un poco a la ligera. Por lo tanto ignoro si dentro de unos años o dentro de unas centurias aparecerá un agujero negro entre la Tierra y Júpiter... Y tendría que ser lo suficientemente grande como para dejarse estudiar. Creo que la aparición podría tener lugar, más o menos, dentro de cuarenta años.

De pronto comprendí de qué estaba hablando y no supe si echarme a reír o ponerme a gritar.

.Lear, ¡usted no puede estar pensando que algo tan pequeño como eso podría tragarse a Marte!

–Oh, recuerda que es capaz de engullir cuanto se le pone a tiro. Un núcleo por aquí, un electrón por allá... Por otra parte no necesita esperar que los átomos se le acerquen. Su gravedad es colosal y se dedica a bombear el centro del planeta con cuya sustancia se alimenta. Cuanto más come, más fuerte se siente. Y más grande. Si. Creo que terminará absorbiendo a Marte.

–¿Podría suceder eso en los próximos trece meses?

–¿Antes de que abandonemos Marte, dices? Hum... –Los ojos de Lear asumieron una expresión ausente –. No lo creo, pero tendré que hacer más cálculos. Sólo puedo hacer pronósticos a la ligera...


FIN




Terry Carr, 1975

De Viajeros del Tiempo

Ciencia-ficción 3

* * *

Esta edición esta dedicada a mi ciberamigo el "Gran Igor" Cantero... etcétera, etcétera, etcétera.

Buen degustador de este autor y de las pilas alcalinas... pues.



* * *

EL SÉPTIMO RAYO -- CONDE SANT-GERMAIN

Escrito por imagenes 07-06-2008 en General. Comentarios (4)

EL SÉPTIMO RAYO -- CONDE SANT-GERMAIN

EL SÉPTIMO
RAYO

SAINT GERMAIN


_
EL SERVICIO DEL CHOHAN

Mi servicio a la vida de este planeta como Chohán del Séptimo Rayo, está relacionado con la transmutación de una Estrella de Oscuridad y Sombra y una de Luz y Libertad. Yo he visto la visión de este Planeta Libre en el Corazón del Eterno Padre y he palpado la gloria de cada corriente vital encarnada en su Estado Crístico Natural, alcanzado a través del mismo poder de la transmutación.
Luego de haber visto el patrón, ustedes podrán comprender mi ansiedad por moldear la sustancia y energía de la apariencia física, en ese Designio Glorioso de Dios y mi deseo de ayudar a cada ser que así lo desee, a convertirse en la Presencia Perfecta que es la intención del Padre.
Para poder conseguir esto Yo "he llamado" a mis amigos de siglos y les he impartido la cantidad de esta visión que pueden asimilar a través de su conciencia humana, asistido en todo lo que le fue posible por el sensitivo Representante Encarnado de mi Rayo.
Sin embargo, ningún hombre puede trabajar con las manos y los pies atados ni tampoco con los labios sellados y los ojos cubiertos. Yo mantendré a mis amigos investidos con la Túnica de la Liberación si ellos me van a ayudar a obtener el glorioso destino de nuestro planeta y de sus moradores.
Con esta finalidad en mente, el Maestro Morya (Chohán del Primer Rayo) se ofreció para presentar una petición a la Gran Ley Cósmica de Dispensación mediante el cual (Nosotros) los Siete Chohanes (trabajando en unidad) pudiéramos unir en asociación cerrada un grupo de personas que pertenecen a diversos Rayos y a través de ellos surgir y establecer en este planeta la Actividad del Séptimo Rayo. El fue con esta idea y le fue concedida en el verano de 1951.
Animados por nuestro éxito, el Maestro Morya de nuevo fue a la Gran Ley Cósmica y le pidió permiso para escribirle a algunos Chelas y amigos cercanos, diseñándoles el Plan. Fue con grandes reservas que este permiso nos fue dado; más aún, fue conferido con la previsión de que de la respuesta que obtuviéramos dependía que se nos dieran otras dispensaciones.
Ustedes podrán imaginarse el grado de espectación con que Mis Grandes Amigos y Yo aguardamos la respuesta de la conciencia humana. De siete cartas que enviamos recibimos cinco contestaciones de las cuales tres tenían un significado menor, ya que estas personas habían tenido contacto con los Maestros anteriormente y cuyo respaldo estaba más o menos asegurado. Sin embargo, el resultado fue lo suficiente para que el Maha Chohán nos permitiera el envío de correspondencia adicional, cuyo resultado demostró un éxito sin precedentes.
Una publicación impersonal fue diseñada, mediante la cual los maestros podían expresar Sus Propios Puntos de Vista en Sus Propias Palabras e informar de la Gran Hermandad Blanca y poder perforar el velo que separa los reinos interno y externo.
A través de este medio, para nuestra alegría, nosotros hemos podido entrar en contacto con un gran número de personas deseosas de dedicar sus conciencias combinadas para una mayor propagación de la actividad a la cual le hemos estado dedicando el interés y energía que la Hermandad puede necesitar durante un tiempo específico.
Fue decidido el ofrecer este servicio en una forma razonable de modo que no fuese oneroso a las personas y pudiera llevar consuelo a las masas y permitirles a los estudiantes de la Vida, la satisfacción y el placer de desarrollar sus propias facultades espirituales al igual que sus capacidades, sin necesidad de tener que pasar a través de la gran escala de personalidad humana que se necesita atravesar para poder conseguir la Palabra de los Hermanos Liberados.

EL SÉPTIMO RAYO

El Séptimo Rayo —Rayo Violeta de la liberación, llamado también Rayo Ceremonial— cae bajo mi jurisdicción y está destinado a ser la Emanación predominante sobre el planeta Tierra a través de la corriente vital de todos sus moradores, en los próximos dos mil años. Se le llama el "Rayo Ceremonial" porque trata principalmente con la invocación, condensación y radiación de la Energía Espiritual a través del control consciente de los seres que poseen la libertad de actuar del modo que deseen.
En las Altas Esteras, un ritual bello e inspirador, el cual ni la más avanzada imaginación del hombre puede concebir, se está preparando y será gradualmente bajado al mundo de la forma.
El Séptimo Rayo es el último en derramar su esencia de vida sobre el planeta en catorce mil años. En el curso de la historia de la Tierra la Rueda Cósmica ha girado muchas veces en estos ciclos (muy semejante a la forma en que la rueda más pequeña de las estaciones del año ha girado innumerables veces) y al Séptimo Rayo se le ha dado la oportunidad una y otra vez de fecundar esta característica espiritual, particular, que comprende la primordial naturaleza de Sus hijos.
En cada revolución, fueron llamados ciertas corrientes vitales desde las Esferas Internas, las cuales en el curso de su evolución han sido instruidas en la naturaleza del Séptimo Rayo y han servido en la Séptima Esfera cómo paso preparatorio para encarnar en orden de llevar a cabo sus destinos finales en el mundo de la forma. Aquellas corrientes de vida que decidieron la encarnación bajo el Séptimo Rayo, cada vez que éste toca la Tierra en su ciclo evolutivo, se conocen como los Hijos del Séptimo Rayo. Algunos han conseguido la Ascensión bajo su benigna influencia en los ciclos que han precedido, pero muchos no lo han hecho.
De éstos que han permanecido, el Maestro que ha actuado como Chohán del Séptimo Rayo ha escogido aquella corriente de vida más desarrollada en la línea de su Naturaleza Espiritual para que lo asista a Él en la expansión y perfección de la Dádiva de su Rayo a la Tierra y a sus gentes durante el tiempo que Su Rayo está activo.
Al mismo tiempo, de entre los Hijos del Séptimo Rayo, el Chohan potencial para el futuro es escogido y bajo la supervisión del Mahá Chohan es entrenado para asumir su Oficio, cuando el Chohan que le precede se gradúe a su Servicio Cósmico Mayor. Yo, Saint Germain fui uno de los escogidos, preparado y finalmente investido con el Oficio del Chohan del Séptimo Rayo, en cuya posición ahora aparezco como representativo de la Emanación Cósmica a la Tierra.
El Servicio del Séptimo Rayo a la evolución de un planeta y de su población, descansa en la educación de la Conciencia de los seres no ascendidos, a fin de que adquieran el poder de Invocar, Dirigir y Sustanciar las Fuerzas Espirituales para el estímulo de toda vida manifestada.
De entre las corrientes vitales que en los niveles internos escogen desarrollar sus talentos y capacidades siguiendo las líneas del Séptimo Rayo, Yo he (como lo han hecho mis ilustres predecesores) escogido a aquellos espíritus, ahora encarnados, que responden a mi Nota y Trabajo de llevar un conocimiento claro del propósito, designio y método de expandir la Actividad del Séptimo Rayo, el cual almacenará hasta el nivel de bendición más alto posible, el desarrollo de los habitantes del planeta. Estas páginas son una base al igual que una invitación para que aquellas personas que escojan el asistirnos en nuestros esfuerzos en estos momentos, así lo llagan. Se debe comprender, sin embargo, que la Ley Cósmica no permite ninguna coacción por parte de un Maestro para convencer a una corriente vital de que se una a Su causa. Cualquier asistencia que se dé, debe ser un ofrecimiento voluntario de parte del individuo que ofrece su ayuda.
El flujo natural de la vida a través del "Cordón de Plata", está en libertad de escoger mediante el libre albedrío. Durante el curso de los largos siglos que han pasado, el hombre le ha permitido a esta energía dadora de vida, escurrirse por entre las avenidas de sus sentidos externos y la ha transformado en la manifestación discordante del conglomerado de la masa humana donde los individuos que se incorporan en este planeta, se convierten en herederos de la misma.
La disipación de estas creaciones erradas es posible si nosotros logramos avivar el interés y obtener la cooperación de un grupo de seres humanos en estos momentos. El hacer esto no debería ser una tarea muy difícil, debido a que durante el pasado siglo millares de almas han podido captar la actual existencia de Seres que moran en las Altas Esferas, y que de una u otra forma han recibido una idea comprensiva de la relación que existe entre ellos y la Fuente.
Todo lo dicho y hecho, sigue el Esquema Divino de Dios encaminado a despertar a la humanidad de su letargo y que es una de las Bienandanzas que acumulara el planeta bajo los auspicios benignos del Nuevo Día.
Mediante la influencia del Séptimo Rayo, los miembros del reino Angelical aprenderán cómo sacar y unir su energía con los de los Reinos de la Naturaleza y el de los Humanos, para la disipación de la maldad, como el primer paso armonioso. Luego, mediante esta estrecha unión, crearán las causas que se manifestarán en la pantalla de la vida como Paz, Salud y Prosperidad, que será la culminación de todas las esperanzas que llevarán a un estado de felicidad y que podría ser disfrutado por los seres de la Tierra, en vez de andar su fe en un estado precario, creyendo que este bien solamente puede ser alcanzado cuando pasen al Más Allá.
Quiero aprovechar esta oportunidad para dar mis más sinceras gracias y reconocimiento al Gran Señor del Mundo, El Sanat Kumara, a Mi Señor El Mahá Chohán, a mis Hermanos los Chohanes de los Seis Rayos que me precedieron y a toda la Gran Hermandad Blanca. Todos ellos, conjuntamente con sus Chelas y Estudiantes, me han dado, no solamente su invaluable asistencia, sino que también me han estimulado en este Esfuerzo, y por consiguiente aquí y ahora Yo Invoco la Bendición del único Padre Eterno en sus corrientes vitales individuales por su esfuerzo de expandir las fronteras del Reino de Dios. También quiero reconocer con gratitud la tremenda ayuda que he recibido de los Siete Arcángeles, muy especial del Señor Miguel y del Señor Rafael y de la Hueste Angelical al igual que del poder sustanciante de Su Amor durante el primer período difícil de la introducción de la Nueva Era a través del Séptimo Rayo.



COMO SE ESCOGE UN CHOHAN
Yo he creído que interesará a mis amigos el conocer cómo fue que Yo fui escogido para ser el Representante del Séptimo Rayo.

Ustedes se han enterado, a través de otras fuentes, que mucho antes de que los habitantes de la Tierra tomaran cuerpo, cuando se encontraban todavía en su inocencia en el Seño del Eterno Padre, muchos seres fueron llamados por la vibración complementaria en ellos hacia una u otra actividad de Luz en los Grandes Templos. Estos Templos Internos están dedicados al servicio de la expansión de alguna de las Cualidades o Virtudes Divinas mediante las cuales la vida evolutiva del Universo puede enriquecerse.
Fue durante esos días tempranos, cuando Me encontraba en la contemplación de la Naturaleza de Dios, que Yo fui atraído hacia la Cualidad de Libertad. ¡Yo adoré en su altar! Yo deseaba la oportunidad de encarnar en Libertad y llevar su sentido de emancipación a toda la vida en evolución que pudiera contactar. Por lo tanto, cuando llegó el tiempo en que Yo debía tomar un cuerpo, me apliqué en la disciplina necesaria para que Yo pudiera cualificar como un Mensajero de la Libertad en el planeta Tierra, con la esperanza que Yo obtuviera el privilegio de colocar en la Inteligencia de mi propia corriente de vida esta Cualidad de Dios, y el Poder de Dirigir.
Finalmente, después de largo tiempo de espera, durante el cual proseguí cultivando esta Gran Cualidad de Emancipación, me encontré Investido con la Llama de la Libertad, la cual fue atada a mi corazón físico. Aprendí entonces que mi actividad, desde ese momento, era la de interesar y asegurar la mayor cantidad de energía que me fuera posible para la humanidad de la Tierra con el propósito de incrementar el poder y el ímpetu de esta Llama, avanzando siempre hacia el Momento Cósmico en que la Llama de la Libertad fuera llamada a imperar sobre la pantalla de la vida como una manifestación sobre el planeta.
Fue en esta Iniciación en el Templo Cósmico que la Llama Ardiente del Amor Libertador fue inaugurada en los Niveles Internos. Grandes Seres Angelicales se ofrecieron para guardar y sustanciar la Esencia concentrada de esta Llama de Libertad, mientras terminaba mi ronda de encarnaciones esforzándome siempre por interesar a las corrientes de vida en la Causa de la Libertad, con la esperanza de que ellos se hicieran lo suficientemente ardientes para expandir la Llama de la Libertad a través de la expresión limitada de las Edades en la cual ellos
vivían.
Siempre, al terminar una de mis encarnaciones, llevé conmigo más energía y sustancia del Mundo Tridimensional, dada por las corrientes de vida que había encontrado que esta Causa era buena. Entre encarnaciones, continué mis esfuerzos, conjuntamente con aquellos que se encontraban en el reino esperando a ser llamados por la Junta Kármica para la reencarnación. Mediante la ayuda del Gran Señor Miguel (el Arcángel) también visité los reinos inferiores, donde muchas almas desencarnadas (esperando la reencarnación) moraban.
Por lo tanto, la Llama Cósmica de Libertad aumentó y creció más fuerte. Al aumentar su fuerza, más grande fue su radiación, su presión a través de los corazones de las personas, "asta que la mayoría de ellas empezó a moverse con el deseo de conocer, de tener la experiencia y de convertirse en la Libertad Encarnada.
Este fue el Llamado Cósmico requerido por la Ley Cósmica, antes de (pe el poder total del Séptimo Rayo pudiera manfestarse a través de los canales religiosos, científicos y educativos de la liaza.
Ustedes pueden muy bien ver cómo la demanda de Libertad se ha ido asentando sobre todo el planeta durante los últimos siglos a través de aquellas corrientes vitales que estuvieron afiliadas particularmente a la Llama de la Libertad en los Niveles Internos y que hicieron su morada en o cerca del Templo de la Libertad entre sus incorporaciones.
Estas fueron las precursoras de la Orden Espiritual que ha empezado a emerger de las Esferas Internas y la cual está siendo notada por los más juiciosos Hijos de los Hombres.
Por lo tanto, cuando el Chohan que representaría al Séptimo Rayo en este planeta Tierra, para este ciclo hubo de ser designado, la Gran Ley Cósmica escogió de darle el honor del nombramiento a este humilde servidor, sustituyendo al Bello Maestro que había sido Chohan de este Rayo durante el pasado Ciclo y el cual estaba ascendiendo a niveles superiores de Servicio en la Escalera Cósmica de Evolución.

LA RUEDA CÓSMICA

La Rueda Cósmica que permite el envío de ciertos Estímulos Espirituales a la Tierra y a sus gentes, completa un ciclo cada catorce mil años. Durante este período de tiempo a cada uno de los Siete Rayos se les da la oportunidad de actuar sobre la Tierra y dar el alimento y el amor de su particular cualidad a la vida en evolución sobre ella para que pueda desenvolver la naturaleza espiritual de cada una de las partes que lo componen.
El Ciclo Cósmico está dividido en Ciclos Menores de dos mil años cada uno. Cada uno de estos Ciclos menores se encuentra bajo la tutela de un Gran Ser, dedicado a una cualidad en particular de la Cabeza de Dios que es necesaria para la evolución de la vida terrenal durante ese período. A estos Seres se les llama Chohán de los Rayos. La palabra Chohán significa Señor y Rayo significa el color y la actividad de las esferas que componen el Aura de Dios.
Los primeros dos mil años que componen el primer ciclo menor está bajo la dirección del Chohán del Primer Rayo (Azul) que representa al Padre, o sea, la Primera Persona de la Trinidad. Este Ser establece los patrones para la Evolución Religiosa, Gubernamental e Individual de aquellas almas que toman incorporación en ese ciclo. El encarna el Deseo del Padre.
El segundo ciclo de dos mil años está bajo la dirección del Chohan del Segundo Rayo (oro), representativo de la Segunda Persona de la Trinidad. El Hijo. Su Oficio está dedicado al desarrollo de las cualidades y preceptos que han sido establecidos por el Deseo del Padre bajo el Primer Rayo.
Los últimos diez mil años del Ciclo Cósmico están bajo la dirección del (irán Ser llamado el Mahá Chohán, el cual representa a la Tercera Persona de la Santa Trinidad, o sea, al Espí-ritu Santo en la Tierra. Su Oficio es tan diversificado en su naturaleza debido a que El es responsable de la Voluntad del Padre y de que toda expresión de vida en el planeta sea ésta. Debido a la complejidad de las labores a realizar. El ha decidido en sub-dividir este ciclo diez mil anos en cinco ciclos de dos mil años cada uno y de esta manera completar el Ciclo de catorce mil años.
A la Cabeza de cada uno de estos ciclos menores, el Mahá Cbohán ha designado un Gran Ser el cual es representativo del Rayo y de la Esfera en el cual El está en ese período activo y el cual está particularmente dedicado al desarrollo de las cualidades y a la naturaleza de las corrientes vitales en evolución durante el mencionado período. El Mahá Chohán ocupa el puesto de Director Consejero para todos los Siete Chohanes activos en el (irán Ciclo Cósmico.
La Rueda Cósmica ha girado ahora hasta un punto donde el último de los cinco Sub-Rayos del Mahá Chohán está enfatizando su emanación. En este Ciclo final se espera que cada corriente vital en el planeta se esfuerzo en llevar a cabo el Plan para el cual ella fue creada.
El propósito de la creación y el sostenimiento de nuestro planeta es el de permitir a cada corriente vital evolucionando en el, la oportunidad de desenvolver su naturaleza espiritual y convertirse en un Maestro de vibración de energía a través del control consciente y el uso de su facultad creativa. Para poder convertirse en un Maestro de la Presencia, la Naturaleza Tripartita en el hombre tiene que ser nutrida y desarrollada. Para este propósito fue el Ciclo Cósmico instituido y sustanciado hasta el presente.
Al abrirse cada ciclo menor, un Nuevo Método de incorporar la energía de las personas es presentado a las corrientes vitales encarnadas: Esto es hecho a través de la asistencia de un representante del Chohán que es la cabeza de Rayo en Actividad. Este representante es siempre un ser no ascendido, el cual ha estado cercamente asociado con el Chohán durante pasadas encarnaciones, para que sus cuerpos internos estén bien relacionados con el Rayo y el Servicio del Chohán. Desafortunadamente, algunas veces pasa que cuando el Rayo particular del Chohán está en acción sobre la Tierra, mucha de la naturaleza humana del representante no ascendido está ligada a su interpretación de la Ley. Sin embargo, a medida que la conciencia de las personas despierta al requerimiento de la hora en que se encuentra y sus facultades discriminatorias se aguzan y ellas pueden detectar estas discrepancias, van adelante sin ninguna desviación del Camino trazado por el Maestro.
La Ley Cósmica, en su misericordia, permite lo que es llamado "Encarnación Avatárica" para (me tome lugar el comienzo de cada uno de los sub-ciclos del Señor Mahá Chohán. Se entiende que un Avatar es un Ser que, al igual que el Maestro Jesús, ha eliminado su Karma antes de su Encarnación y es por consiguiente un canal puro mediante el cual las más finas esencias del Rayo son incorporadas a la actividad de una nueva Religión que pueda surgir. Antes de su llegada y después de la misma, el trabajo es dejado en las manos de unas buenas corrientes vitales, que insisten en explicar la Ley como sus conciencias la ven. Estamos precisamente en esa etapa de "antes" y mientras la avanzada del Séptimo Rayo ha hecho una magnífica labor, ella no ha tocado ni siquiera la periferia de la Verdad concerniente al poder de invocar, usar y diseminar las Corrientes Espirituales que son el Regalo del Séptimo Rayo para el levantamiento de la Raza.

LA ACTIVIDAD

Debido a que el Séptimo Rayo viene al final del Ciclo de catorce mil años, se podrá notar inmediatamente que El, representa la forma de atraer todas las riquezas y desenvolvimiento de los Rayos que lo precedieron y el desarrollo de la más alta manifestación de toda actividad constructiva que es sustanciada por la Vida.
La Actividad del Séptimo Rayo ha sido descrita como "Orden de Servicio". El debe desarrollar la capacidad dentro de las corrientes vitales para que conscientemente atraigan, enfoquen, moldeen y proyecten la energía que se convierte en el Control Maestro de todas las circunstancias y formas.
El desarrollo de la Adoración Ceremonial mediante la cual los individuos puedan en forma colectiva o individual ser educados en los métodos de invocar y dirigir las energías espirituales es una de las actividades más bellas de este Rayo.
A través de esos Ceremoniales y Rituales evolucionados, toda la energía mediante la cual varios Chohanes se han esforzado para enriquecer la conciencia y la experiencia humana, será transmutada, sublimada y purificada, para que el regalo más grande de cada Rayo pueda derramarse a través de los individuos que son las puertas abiertas naturales. Por lo tanto, nosotros estamos abriendo la puerta de la conciencia de la raza a la perfección que nos llega de las Siete Esferas en las cuales la Presencia de Dios mora.
Como las Huestes Angelicales y Dévicas, al igual que el Reino Elemental, laboran con la energía primaria y no están muy pendientes de la forma, y debido a que la humanidad trata principalmente con el mundo de la forma, es necesario que la conciencia de los Angeles, de los Hombres y de los Elementales, sea unida en forma consciente y se mezcle en un esfuerzo cooperativo para efectuar una Perfecta Edad de Libertad. Esta es otra de las facetas de la importancia de establecer los Rituales que formarán la adoración de las masas en el futuro.
En estos momentos, solo aquellos que han compartido la Visión de la Total Liberación que el Séptimo Rayo trae a la Tierra, han podido incorporar sus energías voluntarias en el esfuerzo de poner en movimiento esta Nueva Era. Al poder nosotros diseñar y ejecutar el Patrón Divino de la Adoración Ceremonial, la masa de la humanidad será atraída hacia una participación activa al igual que el insecto es atraído a la luz.
Quisiera tocar superficialmente los métodos que pueden aplicarse para la invocación de estas sutiles energías, para que los amigos que han respondido a mi llamado puedan poner en movimiento la fuerza de su propia Luz y elaboren sobre ella mediante el estímulo de su propia inspiración interna.

La Energía se Convierte en Poder a través de la Cualificación

La principal sustancia de luz electrónica del Universo es atraída a la atmósfera de la Tierra a través del Sol. Ella es concentrada por el Mahá Chohán y dirigida a las facetas de la Naturaleza que están bajo su dirección. A través de los Chohanes de los Hayos esta misma energía es repartida como alimento espiritual de las actividades que ocupan a aquellos miembros de la raza humana que están participando en el adelanto del progreso mediante el uso de los Rayos.
La Hueste Angelical y el Reino Dévico son los conductores naturales y Directores de grandes mares de energía que forman las condiciones climáticas.
El hombre llega ahora a un punto donde él debe ser iluminado sobre el poder existente dentro de su propia corriente vital para que saque, enfoque, moldee y dirija la energía. Esta es la Actividad Educativa del Séptimo Rayo.
La energía del hombre que fluye a través de su corazón responde a la fuerza mental, a sus sentimientos y su poder de cualificar del mismo modo que las pasiones y los apetitos de su cuerpo lo hacen.
La energía ha sido dirigida por Dios para que obedezca los Poderes Creativos del hombre. La condición en la cual se encuentra el mundo hoy en día es el resultado de esta "obediencia ciega" de parte de la energía a la exigencia de los dioses y diosas en embrión y sin educar que constituyen la humanidad. Pero mirándolo de otro modo, en esta obediencia de la energía a las directrices del hombre, se encuentra la esperanza de su redención y liberación, porque solamente se requiere el entrenamiento de las personas sobre el uso correcto de su invocación, creatividad y poder directivo, para deshacer los errores y construir de nuevo según los Designios de Dios.
La energía es atraída y cualificada a través de los siguientes canales:
Por el instrumento de la Conciencia (Pensamiento y Sentimiento).
Por el poder de invocación de la Mente, del Ritual y de la Palabra hablada.
Por el talismán de las Formas Magnetizadas. Por la Música.
Por la Cooperación entre los Angeles, Hombres y Elementales.
Por el uso del Fuego Sagrado.
Es por lo tanto muy evidente que para poder obtener resultados beneficiosos la energía atraída a través de cualquiera de los canales antes mencionados tiene que estar armoniosamente cualificada.

YO SOY LO QUE YO SOY

La "Presencia YO SOY" es el anuncio de la Presencia del Dios del Universo focalizada en un punto en particular, lista para un propósito establecido, sujeto, sin embargo, al libre albedrío de la corriente vital que hace la declaración. Sin embargo, sobre y más allá de las palabras "YO SOY", está la Conciencia en la Energía del Aliento-de-Aquel-Sin-Nombre que anuncia Su Ministerio con las palabras "YO SOY".
El Poder Cuya Presencia es anunciada a través del pensamiento, del sentir o mediante el pronunciamiento del "YO", es la Presencia Cualificada de la vida no formada o de la sustancia.
Este Centro Grandioso de Dios o sea del Sol Central del Universo dota a Sus Hijos con el privilegio del compartir Sus Poderes de Creación el uso del reconocimiento de la Presencia "YO SOY". Todo ego autoconsciente puede usar el "YO", pero la Actividad Cualificadora que sigue al pronunciamiento de la Presencia de Dios dentro de él por medio de su cuerpo y de los sentidos se convierte en la Ley de su vida individual.
La esencia de la vida prima, que sustancia el latido del corazón de cada individuo, es bella, armoniosa, pura, inteligente, obediente y neutral en sí. La corriente vital es un flujo constante de esta vida desde la Gran Fuente de la Vida hacia la Presencia de Dios que es el Patrón Divino de cada Individuo. Desde la Presencia Individualizada, esta obediente e inteligente vida incualificada fluye hacia el corazón físico. La conciencia estabilizada en la forma física de los latidos del corazón sustanciancia cual está investida con el honor de llevar el nombre de la Presencia de Dios "YO SOY") se convierte en la presencia cualificadora y los usos a los cuales se somete esta actividad cualificadora determinan la forma o apariencia que esta sustancia de vida tomará.
Por consiguiente todo Ser Emancipado que se libera en Dios, adiciona el poder total del "momentum" de Su propio Nombre o Naturaleza a la Presencia "YO SOY" y se convierte en un Centro de Cualificación de la perfecta Vida de Dios, donde quiera que se encuentre, al igual que cada ser humano prepara la cualificación de su vida con su nombre o naturaleza y actúa de acuerdo a su "momentum" individual, para el bien o para el mal.
Es evidentemente muy claro, que aunque todos los hombres comparten el poder de cualificación de la vida a través de la afirmación de la Presencia "YO SOY", la naturaleza de la conciencia cualificada determina la cantidad de confort o pesar que tal afirmación atraerá. Por ejemplo "YO SOY la Presencia del Ascendido Jesús el Cristo" llena el corazón de alegría mientras que la misma afirmación pronunciada tiene un efecto opuesto.
Por consiguiente, en el uso del reconocimiento de los poderes cualificadores de Dios, todo ser debe desarrollar su Poder Individual de Dotar con un "momentum" constructivo, para que el uso de las palabras "YO SOY" sólo manifiesten perfección, no solo para consigo mismo, sino también para con sus compañeros y para con su planeta.
¿Por qué la creación toma lugar luego del pronunciamiento (procediendo de los centros del pensar y sentir) del YO.
Porque los Poderes Cualitativos del Poder de Dios acompañan la dotación de dar Su Nombre al Hombre.
Cada unidad está dotada del libre albedrío y, por lo tanto, hace la Ley en sí mismo. Cada hombre es un individuo autodotado de Dios, cualificado en vida, investido de forma y apariencia según sus creencias, deseos, inclinaciones e intentos y nada puede decirle no a él.
A su vez, el hombre puede dotar a su religión con el poder de ser su propio consuelo y a su negocio con el poder de suplir sus necesidades.
En la misma forma que el hombre puede dotar su Ser Crístico con el poder de sanarlo y de liberarlo, El puede dotar los Poderes del Fuego Sagrado con la eficacia mediante la cual Él se manifiesta a través de él. Esta es la verdad: "Según usted decida, obtendrá; lo que usted dote le será devuelto a usted".

ADORACIÓN CEREMONIAL

En cada ciclo de dos mil años una Religión es evolucionada por las Inteligencias que representan la Cabeza Divina por ese período. Esta religión está basada en las tendencias naturales de las corrientes de vida que serán el punto focal para el establecimiento y mantenimiento de la cultura espiritual de esa Era. Esta adoración religiosa está también basada en las emanaciones beneficiosas específicas, que el Chohán del Rayo desea liberar a través de las inteligencias vivas, en evolución, durante ese período.
Al entrar en el ciclo de dos mil años del Séptimo Rayo, estamos comenzando a poner en movimiento el tipo de adoración religiosa que se convertirá en la actividad predominante de las masas en el futuro. Esta adoración incluirá todas las mejores expresiones de las religiones anteriores, al igual que ese fresco y nuevo ímpetu de las directrices del Chohán de la Nueva Era se moverá para su desarrollo.
En su principio, esas corrientes de vidas que se han ofrecido en forma voluntaria para Ayudarme, serán los primeros en responder a las Nuevas vibraciones. Más tarde, cuando los fundamentos hayan sido establecidos y los bellos rituales y ceremonias desarrollados, un mayor número de personas se unirán en la participación de estos inspiradores servicios.

La responsabilidad del Director y del Grupo

En orden de poder participar en forma inteligente en la actividad ceremonial del Séptimo Rayo, deberá estar en cooperación consciente con el individuo que asuma la responsabilidad de dirigir la Actividad Grupal. Es un hecho que esa persona se convierte en un Ministro de la Llama, a través del poder magnético enfocado mediante el latido de su propio corazón.
La energía del Director conduce y enfoca las energías del grupo, pero no existe algo así como un disfrute pasivo del servicio por parte de aquellos que sólo están por curiosear. Cada corriente de vida es un participante en la actual ejecución de los pasos sucesivos del ritual.
El Director y los estudiantes pueden invocar el Poder del Fuego Sagrado, a los Maestros y a los Seres Angelicales a través del poder de la visualización, contemplación y del pensamiento y sentir directos. Esto puede hacerse por medio de una canción, mediante el uso de la palabra hablada y ejecutando ciertos rituales que conllevan el uso de aromas naturales de flores y ciertas composiciones musicales de naturaleza espiritual. La verdadera eficiencia viene cuando el director y el grupo pueden combinar todas las facultades y medios para alcanzar una meta.
Debo referirme en estos momentos, a la posición del que está a cargo de la responsabilidad de representar al Maestro frente al grupo.
El privilegio y la responsabilidad del Director es el de unificar la conciencia del grupo a través de visualizaciones dirigidas, decretos, canciones e invocaciones de los poderes del Fuego Sagrado.
La unificación de la energía liberada por cada individuo
del grupo en una forma colectiva para el ceremonial, forma la fuerza de ese grupo para con la Causa de la Hermandad. Este Pensar y Sentir en forma colectiva determina la cantidad de energía espiritual que lleva a la Tierra para disipar el mal y poner en movimiento nuevas causas para el progreso del mundo.
La habilidad del Director para obtener y mantener el interés del grupo al igual que la cooperación de cada unidad individual determina la eficacia del Servicio.
La energía que es liberada a través de un sentimiento de deber o de miedo, es prácticamente nula en el trabajo del Maestro. La energía felizmente dada es la esperanza del Cielo.
Cada corriente de vida que ha demostrado el suficiente interés en las actividades del grupo para asistir a las reuniones, encontrará que está contribuyendo más libremente a través de alguno de sus cuerpos internos que a través de otros (mental, emocional, etérico y físico y en muy raras ocasiones por el Mental Superior). Cada persona debe examinar imparcialmente su propio desarrollo y si encuentra cual de sus cuerpos (mental, emocional o físico) es su más vago vehículo, él deberá esforzarse en encaminar a este particular cuerpo, a una mayor obediencia a través de dirigirlo a cooperar con esa porción del servicio que le es más tedioso. Aquí todos los cuerpos de los individuos deben ser tratados como niños.
El Director también debe esforzarse a darles a todos los cuerpos igual oportunidad para servir y no dejarse influenciar por aquél que él ha desarrollado, ya que de hacerlo, sería en detrimento de los otros miembros del grupo que podrían perder la oportunidad de servir en la reunión, debido a que a sus más desarrollados vehículos les ha sido negada la oportunidad de expresarse.
Por ejemplo, a muchas personas les encanta la actividad física y pueden participar alegremente en canciones y decretos, pero son mentalmente vagos o sin desarrollar y se ofuscan durante el tiempo en que el cuerpo mental debería estar ayudando a constituir la Cabeza Protectora, sacada de la Sustancia Mental Universal. Otros derivan gran placer de la música instrumental, pero se rebelan al esfuerzo físico requerido para decretar;
Durante un esfuerzo cooperativo, es mucho mejor el tener una actividad que dure alrededor de quince minutos y que la misma se mantenga "viva" que una más larga, que esfuerce los cuerpos sin desarrollar de los individuos del grupo. Mediante el cambio del tipo de servicio en el cual se requiere la cooperación del cuerpo físico, tal como el cantar o decretar, a una en que se requiera la cooperación de otro de los cuerpos, un mayor servicio puede ser rendido en vez de mantener a los estudiantes, demasiado rato, en un tipo particular de Servicio.
La Adoración Ceremonial es el uso balanceado de todas las facultades, poderes y vehículos de las corrientes vitales armoniosamente unidos y utilizados para sacar, enfocar y dirigir la energía a crear nuevas causas para el Bien y disolver todas las de naturaleza inarmoniosa.
DECRETO: Mi Mundo es el Mundo de Libertad y de la emancipación total e incondicional de la Maestría, Facultad, Fuerza y Poder de la Luz de mi Cuerpo Mental Superior. Los requisitos primarios para un servicio eficaz son:
1. El apaciguamiento de los cuerpos físicos e internos de los participantes a través del uso de composiciones musicales de naturaleza tranquila e inspirativa. (Esto permite que los miembros de la Huested Angelical preparen los cuerpos internos de los estudiantes para que reciban la mayor bendición posible y que eleve al individuo a su más alto potencial de servicio para con el grupo y la Inteligencia Maestra que está presente y trabajando con el grupo).
2. La purificación de los cuerpos y auras de los estudiantes, del Director y de la atmósfera que va a formar el foco a través del cual la energía espiritual va a ser sacada mediante la invocación de los Poderes del Fuego Sagrado y mediante el uso de los decretos.
3. La protección de los estudiantes y del lugar "de reunión, el cual va a ser el Cáliz para la dirección de esas energías espirituales que proceden de las Octavas Superiores. Esta protección es establecida mediante el uso de los centros creativos (Pensar y Sentir) de cada individuo, enfocados y concentrados según las instrucciones del Director.
4. El reconocimiento del Poder de Dios enfocado a través de cada participante, que es la autoridad mediante la cual la energía es puesta en movimiento y dirigida hacia sus efectos beneficiosos.
5. La aceptación de la Presencia y del acceso a la Huested Asendida de Luz, las Huestes Angelicales, Dévicas, Querúbicas y Serafínicas como colaboradores conscientes de la Actividad del trabajo del grupo.

Música
Como la gran mayoría de los Amados Chelas que participan en las Actividades del grupo están trabajando en el mundo exterior y vienen a sus reuniones directamente de ese servicio, la parte de la música juega un papel sumamente importante tranquilizando el mundo de sentimientos del individuo, relajando el cuerpo físico y deteniendo el patrón desordenado en su cuerpo mental. Por este medio la estructura, atómica del cuerpo del estudiante es repolarizada a los vehículos a través de los cuales el Dios propio de cada individuo, se esforzará en cooperar en el servicio, son preparados para desempeñar su parte en él, durante este servicio musical.
La Hueste Angelical, empieza a tejer la estructura espiritual, de la misma sustancia y energía que brota del grupo, bajo la dirección del Maestro que preside.
El tipo de música que es usada determinará la clase de Ayudantes invisibles llamados a la atmósfera de la Reunión, los cuales formularán la audiencia no vista, pero palpable, de Seres Divinos, cuya energía y asistencia no conoce límite en elevar la conciencia de los miembros no ascendidos del grupo al igual que el condensar la energía atraída por ellos mismos, para rendir un trabajo específico para el bien de la vida.
Hermosas formas de pensamientos son construidas por estos Seres invisibles y donde la audiencia participa en acompañamiento vocal a la música, la forma interna es investida con la energía física de cada vocalizador y se convierte en una potente fuerza que sublima la energía de la naturaleza inferior en los cuerpos de los participantes, al igual que en la localidad en que se lleva a cabo este servicio.
Estas formas musicales son grandemente amplificadas por los Angeles, los Devas de la Música y los Constructores de la forma, y son llevadas a los asilos, hospitales y otros lugares donde existe una gran necesidad del apaciguamiento de los disturbios físicos, mentales y emocionales.
Ustedes se darán cuenta que donde la música instrumental da asistencia en los niveles internos, el canto coreado es muy efectivo para bajar la forma espiritual a la sustancia del mundo físico, igual que el decreto baja la forma mental de visualización a la forma condensada de energía del tercer plano dimensional.
En los niveles internos, los Grandes Templos de la Música son establecidos en cada una de las Siete Esferas y a través de los Devas de la Música. Estos Templos Cósmicos están muchas veces conectados a una presentación en particular en él mundo físico y derraman, a través de dicha representación, sus Emanaciones Cósmicas de la Cualidad y Poder de Dios que es su Regalo a la Vida.

EL FUEGO SAGRADO

Los actuales poderes específicos del Fuego Sagrado son dados por un Ser Inteligente Divino. Esto significa que alguna Inteligencia Espiritual sacó el Fuego de la Creación del Corazón de Dios y lo cualificó para que actuase de una manera específica. La dedicación a tal cualificación a través de los siglos ha creado "momentums" de Poder de Fuego Sagrado para Curar, Purificar o Transmutar, según fuese el caso. Las inteligencias que han dotado el Fuego Sagrado con las cualidades de Dios, al igual que al "momentum" de estas cualidades que está en la conciencia de estos Seres, están siempre a la disposición del Fuego Sagrado que es el latido de cada individuo, cuando es invocado por la inteligencia directiva de cada corriente de vida, porque todo es el mismo elemento actuando.
Por lo tanto, cuando un grupo de individuos se unen en el Nombre, Poder y Autoridad de su propia Llama Inmortal de la Vida, ordenan a cualquier Actividad del Fuego Sagrado que venga a su presencia, Ella debe obedecer, este es el Poder de Invocación que está investido en el individuo por la misma naturaleza de su propio Centro Ardiente de su Corazón Inmortal
Como la Naturaleza del Séptimo Rayo es Purificar la Sustancia y la Energía de la Vida y como el Chohán, que es la Autoridad del Rayo, lo ha dotado con el Misericordioso, Transmutador Poder del Amor Divino, ustedes podrán ver que el uso de la Sagrada y Consumidora Llama Ardiente del Amor Liberador es el privilegio y la oportunidad para que toda la vida se beneficie por su Presencia y su Actividad y en el Trabajo Grupal.

Métodos de Invocación del Fuego Sagrado

El poder magnético del Elemento ígneo dentro del corazón no puede ser negado por ninguna Inteligencia o Poder del Sacro Fuego en ningún reino Humano o Divino. Esta es la Ley irrefutable. Nosotros podemos adelantar basándonos en la premisa de que la conquista está asegurada. El método y la forma por la cual este Fuego Sagrado puede ser atraído, enfocado, moldeado y dirigido, se diferencia de acuerdo con el adelanto del estudiante, al igual que el del Rayo natural al cual El pertenece y de los requisitos necesarios por la hora en que se encuentra en referencia a los eventos locales, nacionales o mundiales.
Para poder desarrollar los Poderes de Invocación dentro de él mismo, el individuo debe primeramente reconocer que, dentro de su corazón está focalizado el Rayo de la Presencia y Poder de Dios, el cual contiene dentro de Sí el patrón de su futura grandeza, como la semilla contiene dentro de sí el patrón de la futura flor.
Este foco dentro del corazón es conocido como la I Llama Tripartita de la Vida. En su estado durmiente se conoce como una Chispa de Divinidad, pero, cuando el individuo consciente llega al Sendero, esta pequeña Chispa toma la forma de la Presencia de Dios o el Cristo en miniatura y empieza a crecer y a expandirse en tamaño hasta que finalmente emerge desde su célula sellada en la cual ha morado y toma el mando de su cuerpo físico como la Majestuosa Presencia y Poder del Cristo.
Este es el Segundo Nacimiento al cual se refieren tantas veces las enseñanzas espirituales del pasado.
El reconocimiento y la aceptación de esta Presencia de Dios dentro del corazón y la convicción y el sentir que a través de esa Presencia y de la Autoridad de su Poder se puede invocar y atraer de cualquier parte del universo el poder o los poderes que sean necesarios para prestar la asistencia en el medio ambiente en el cual él está al presente funcionando, hace al individuo un Ministro del Fuego Sagrado, el cual es capaz, mediante su eficacia, de incrementar, invocar y dirigir la Presencia Flameante para el estímulo de sus hermanos y para la liberación total de la vida.

LA VISUALIZACION Y LA CONTEMPLACIÓN COMO UNA FORMA DE INVOCACIÓN

El poder de pensar que existe dentro de la conciencia del hombre es uno con la Facultad Creativa con el cual la Cabeza Divina moldeó la sustancia amorfa del universo en estrellas, planetas y los sistemas de mundos. Tan pronto como el hombre tiene un pensamiento, una forma es creada. El grado de desarrollo de su cuerpo mental determina la claridad y la perfección de la forma.
La vida que llena la forma creada por el pensamiento y la convierte en una presencia viviente y palpable es liberada a través del cuerpo emocional del individuo. La cualidad, naturaleza y desarrollo del cuerpo emocional determina la pureza y fuerza de la forma energizada.
Estos centros creativos de Pensamiento y Sentir, son energizados por el Director de un grupo en una visualización cooperativa. Esta acción puede ser para enfocar cierta actividad del Fuego Sagrado como la de envolver un individuo, grupo o nación con la Ardiente Llama Cósmica de Libertad o el establecer el "Anillo Místico no Pasarás", el cual forma una envoltura de protección alrededor del aura.
La habilidad del Director para crear un claro retrato mental y el estimular la naturaleza del sentido cooperativo de la asamblea, determina la eficacia de esta porción del Servicio.
Los Creadores de la Forma y los Seres Angelicales prestan su ayuda en esta parte del servicio. A estas formas mentales les es derramada la sustancia y la esencia de la energía espiritual liberadas de las bendiciones de los individuos sirviendo en localizaciones particulares. Ellos han sido reunidos por los Maestros y los Guardianes Silentes que usan estas reuniones para encaminar y aumentar la cantidad de emanaciones y bendiciones.

EL ANILLO NO PASARAS

El "Anillo Místico de no Pasarás" del cual los Antiguos hablaron, puede ser creado otra vez por el estudiante consciente mediante el poder de la visualización y del uso de los decretos.
La radiación natural del "Hombre Dorado" dentro del corazón, forma a través de los cuerpos físicos y externos, mediante su emanación, unos Círculos Dorados de Fuego alrededor del cuerpo físico que dan protección al individuo.
Cuando la atención es dirigida a esta Presencia Cristiana Interna el derrame de la Ley de Dios intensifica este Anillo hasta que se convierte en una verdadera Fuerza Transmutadora para con toda la sustancia y energía que sea conscientemente dirigida hacia un estudiante, o sea, aquella a través de la cual él debe pasar durante el curso de su diario vivir.

EL DECRETO COMO UN MÉTODO DE INVOCACIÓN
"Decretaréis una cosa y la misma os será dada".


El revestir las Ideas y las Verdades con las energías físicas de los individuos que componen los grupos, mediante el uso de la palabra hablada, cubre las formas de pensamiento y sentir creadas por los cuerpos mentales y emocionales, con la verídica sustancia del plano tridimensional. Y hace bajar la acción vibratoria de la energía espiritual a un punto en donde ella vibre acorde con el mismo plano en que la condición necesitada de ajuste esté ubicada.
Esto provee un "almacén" de energía física cualificada, que es usada por los Seres Divinos para disipar las formas malévolas y cualquier foco de energía de clase negativa.
Como la mayoría de las condiciones que afectan a la humanidad están vibrando a una rata similar a aquella que puede ser liberada a través de la palabra hablada, el poder, para remediar estas condiciones, es grandemente intensificado por el individuo o grupo que escoge ser el eslabón transformador para hacer bajar las más sublimes energías que forman la Autoridad Maestra en las Esferas Superiores.
La Verdad se manifiesta en cada plano cuando alguna Inteligencia la capta y la libera en forma positiva en ese plano, 0 en la Esfera en la cual ella está funcionando por un determinado tiempo.
La eficacia del Decreto es determinada por la cantidad de sentimiento y convicción que son liberados a través de las palabras y de la claridad de la imagen que se mantiene en el cuerpo mental del individuo decretante que es el que forma el patrón alrededor del cual la energía física del "fíat" hablando se une.
Por ejemplo: la Espada Flameante del Señor Miguel, Arcángel de la Preservación, es su propio Sentir Divino y es dirigido por su Voluntad y muchas veces por su palabra, a las condiciones que requieren asistencia. Si El no tuviese un pensamiento claro y fijo, su Espada sería vaga, vaporosa, pobremente formada y en ningún momento muy eficaz.
La habilidad del estudiante para visualizar la Actividad que él está decretando que se le establezca o sea establecida a través de él, y la cantidad de sentimiento positivo, o sea, la fe puesta en la eficacia de esa Actividad para obtener el control del Poder en el Decreto. Por lo tanto, el interés del estudiante debe estar detrás del Decreto y su energía debe ser positiva y controlada, si el resultado va a ser de una naturaleza positiva. La cantidad de poder que es liberado mediante el Decreto varía de acuerdo a la naturaleza del estudiante.
El control de la energía a través de las cuerdas vocales, es determinada por la totalidad de Maestría que posee el individuo sobre el cuerpo emocional. El volumen del sonido no es importante como lo es la calidad del mismo. Por ejemplo los gritos histéricos de una persona tienen mucho volumen pero no están contribuyendo a ningún servicio. Sin embargo, existe el llamado controlado de los Iniciados que puede devolver la vida y que, al aplicar volumen y poder, se sabe que rompe cristales y destruye paredes.
Algunos individuos pueden, por su naturaleza, ser extremadamente positivos en el uso del bajo tono de la Maestría. Otros no pueden transmitir el sentimiento si no es mediante el ejercicio de una cantidad de fuerza física que da seguridad de su cumplimiento a las corrientes de vida. Aquí la libertad es la orden del día. La acción es el requisito de la hora. El control balanceado de la energía, sea esta acompañada por una "voz fuerte", como aquella con la cual Jesús sacó a Lázaro de la tumba o de la Voz del Silencio, mediante la cual el sol "escucha" la orden de levantarse cada mañana de su lecho nocturnal.
Cuando el decreto es acompañado con la visualización de la Actividad del Fuego Sagrado que se está invocando, la cualidad positiva de la voz del estudiante evitará el sentido de inseguridad que es algunas veces aparente en la energía de la vida del estudiante.
Un mayor sentido le es dado al grupo, que será revivificado en su actividad individual, si el Decreto es dado en una manera firme y correcta.
La importancia de un decreto audible descansa en el hecho de que las formas de pensamiento y sentir están revestidas en la sustancia, energía y acción vibracional de la Octava en la cual la apariencia de angustia habita.
Yo quisiera enfatizar que el poder sacado y enfocado a través de la invocación rítmica, que enfatiza el sentir del cuerpo del estudiante, aclara la forma de pensar y construye el "momentum" o impulso en la liberación de la energía, no solamente de los seres no escondidos, sino también de los Grandes, quienes siempre responden a tales llamadas. A menos que el grupo en que, uno esté trabajando esté compuesto por Maestros de la Invocación, las fuerzas son desparramadas al cambiar muy a menudo el patrón del Decreto y, de este modo, muy poco es conseguido.
Cuando se me llama a trabajar con un grupo de Chelas, Mi primer esfuerzo es el de centralizar la conciencia de los individuos dentro del Corazón del Fuego Sagrado. Desde este Centro, el poder de la Invocación de las corrientes de vida es más efectiva "Yo conscientemente entro y moro dentro del Corazón del Fuego Sagrado; el verdadero Centro de Mi Ser." "YO SOY la Presencia de Dios dentro del Corazón del Fuego Sagrado y Yo I hablo y Comando con Autoridad." "YO SOY Investido con el Poder de Tres Veces Tres." "YO SOY Investido con el Poder de la Transmutación." "YO SOY Investido con el Poder de la Precipitación."
"YO SOY Investido con el Poder de la Invitación." Finales cortos y claros son preferidos porque ellos sellan el Decreto en el sentir de la energía del estudiante, al igual que las condiciones que están siendo transmutadas. Entonces con el comando y la autoridad de la Presencia dentro del Corazón del Fuego Sagrado, utilice el Poder en un buen Decreto rítmico y deje que se construya en "momentum".
"En el Nombre de la Presencia de Dios el cual YO SOY.. "A través del Poder Magnético del Fuego Sagrado investido en mí. Yo ordeno que. . ."
En los Decretos, Yo abogo por el uso de patrones de pensamientos constructivos en vez de aquellos destructivos, tales como "huracán", porque todas las actividades de la Naturaleza mentalizadas aumentan la apariencia venidera cuando las fuerzas de la Naturaleza son desencadenadas.
Si usted estuviese en una posición de tener la visión interna abierta un momento, y pudiera ver la tremenda reacción de los seres en los niveles internos, cuando un grupo de la humanidad, Investida con el Poder Consciente del Fuego Sagrado, envía una liberación rítmica de su energía en un patrón oral, causaría en usted un deseo de permanecer en esa forma hasta que su mundo reconociera su total realización.
La Invocación ascendente completa su patrón en la última palabra del Decreto y los Seres Divinos empiezan su Emanación en la primera palabra de la Aceptación.
En la próxima ola rítmica, la invocación se eleva a la cima del crestón anterior y entonces con el "momentum" de la energía aumentada, penetra aún más en las Esferas Superiores y trae de regreso las Emanaciones amplificadas.
La competencia del Director en llevar la energía a un paso rítmico determina la eficacia del Decreto y la altura que el mismo alcanzará, al igual que el retorno subsiguiente de la Luz de Dios al Mundo de los hombres.
El volumen del sonido no es tan importante como lo es el ritmo de la energía. Algunas personas pueden aceptar esto solamente a través de la fuerte liberación de la palabra hablada; otros pueden hacerlo a través del sentimiento. Todo depende de la evolución del individuo y de las tendencias de su naturaleza.
Es suficiente decir que el ritmo, la concentración, la claridad del bosquejo de la actividad y la suficiente velocidad del tiempo para mantener los cuerpos internos avivados, son los requisitos para el Cumplimiento Divino.
Como no existe un límite a los poderes de la protección de Dios que pueden ser invocados y como no hay límites para el Poder Transmutador del Cristo Cósmico del Amor, usted tiene todo a la mano con lo cual puede sacar, proteger y sustanciar sus esfuerzos en el nombre de Dios.

RITMO
El universo está construido sobre las bases de ritmo, precisión, expansión y contratación armonizada. Al decretar, al cantar, al respirar, al caminar, el ritmo perfecto es la actividad balanceada de la vida y cuando él es incorporado al Ritual del Séptimo Rayo, no se producirá un sentir de agotamiento o de vacío.
Cuando la energía de la corriente vital está "fuera del centro" el quehacer se convierte en un esfuerzo.
Las diferentes acciones vibratorias de los colores es un tema muy interesante. Es suficiente decir que las Esferas de colores que rodean la Presencia y forman el Aura Espiritual o Cuerpo Causal, son representativas de la Vibración de Color Natural de las Siete Esferas.
Cada Corriente de vida en el planeta ha procedido de un Rayo en particular y su Arquetipo o Presencia habita en la Esfera Particular del Rayo al cual pertenece. Se debe comprender, sin embargo, que esta Presencia Individualizada no está confinada a una Esfera; puede visitar cualesquiera de Ellas si este es su deseo.
La Corriente vital no ascendida responderá más favorable mente al color que es representativo de su Rayo Particular. Si tiene dudas sobre el Rayo o la Esfera a que pertenece, puede mediante la contemplación de sus hábitos y tendencias, a través de la meditación de su propia Presencia, llegar a la posición correcta que su corriente vital tiene por derecho en el Reino de Dios. También encontrará que es casi irresistiblemente atraído por cierto color que puede tomarse como una confirmación de su Rayo y Esfera.
Al enfatizar el color y Rayo de las emanaciones de la Cabeza Divina y de cada Esfera durante el curso de los siete días de la semana, el individuo, cuando conozca el Rayo al cual pertenece, encontrará que sus fuerzas vitales contienen un estímulo mayor, durante el día en que el color y la irradiación de su Rayo y Esfera son honrados por la Luz Cósmica.

LAS SIETE ESFERAS
Considerando la Cabeza Divina como el Sol, existen, circundando y envolviendo este Foco Central de Inteligencia, Siete Poderosas Esferas de Conciencia. Cada una separada de la otra por su propia periferia que forma la frontera natural de esa particular Esfera. Estas Siete Esferas son el Aura de Dios y cada una de ellas está habitada por Grandes Inteligencias que llevan a cabo el Designio del Padre, expanden su Reino y divulgan su Conciencia.
El desarrollo y desenvolvimiento de su Reino es llevado a cabo por la liberación rítmica de las pulsaciones de su Propia, Divina Conciencia, dentro de la cual está el germen espiritual de todas las formas y manifestaciones, desde la más pequeña hoja de grama hasta la más brillante estrella en el Cosmos.
Al pasar estas Ideas de Dios de Esfera en Esfera, forman círculos más y más grandes, que son absorbidos por los Seres y las Inteligencias que se encuentran dentro de cada una de ellas y su Gloria Brillante es modificada por la acción vibratoria de los elementos naturales que se hallan dentro de cada Esfera. Estas Ideas, continúan su curso hacia la próxima Esfera y así, sucesivamente, siguen viajando hacia la manifestación en el mundo de la Forma. Su Gloria es misericordiosamente reducida a un punto tal que los Seres de la próxima Esfera pueden absorber de una manera mejor sus Bendiciones.
Una constante modificación de la Luz de Dios, una constante investidura de la conciencia de Dios, es alcanzada en cada Esfera para que las Ideas Divinas se incorporen en la sustancia electrónica de cada Esfera en una secuencia ordenada, y eventualmente puedan alcanzar la Séptima Esfera o el Reino Etérico, donde Ellas, las Ideas de Dios, esperan la precipitación al mundo físico de la Forma.
La Primera Esfera representa el Mismo Corazón de la
Creación. Los grandes Seres que forman la Inteligencia Directiva de esta esfera son conocidos como los Manús de la raza humana. El Maestro que activa su Deseo en el Mundo del hombre se llama el Chohán del Primer Rayo —El Morya—. Es su Servicio a la vida, llevar las ideas de Dios y sus Directrices desde la Cabeza Divina a la mente de los Seres que están en la Segunda Esfera donde las invisten en forma que puedan, actualizarse. En esta primera Esfera, nace cada Idea, Designio, Esquema y Bendiciones que algún día se manifestarán en el mundo físico. Sus Habitantes son Seres cuyo servicio a la vida es el de incorporar estas Ideas de Dios y llevarlas hasta la periferia donde termina la Primera Esfera y aquí confiárselas a los Mensajeros de la Segunda Esfera que aguardan.
Su Llamada representativa es la Llama Azul. Las Cualidades de Dios amplificadas a través de la Invocación a la Llama son: La Omnipotencia, La Perfección, La Fe, El Deseo de hacer la Voluntad de Dios a través del Poder del Padre. El Arcángel de este Rayo lo es Miguel y su complemento es Fe. El Elohim es Hércules y su Complemento Amazona. Este Rayo es Magnetizado el Domingo y su Chakra es la garganta: (Chakra laríngeo).
¿Cuál mente finita podría concebir la belleza, la perfección, la felicidad y la alegría de estas Ideas? Aquí viven Huestes de Querubines y Serafines, Mensajeros de "VA Más Alto", envueltos en el Fuego de la Creación incorporado a su Esencia y a su Propio Ser y luego, comenzando el gran Ritual Cósmico de las Bendiciones del Ciclo, de Reino en Reino, llegan a las fronteras más lejanas y hasta la periferia de la Séptima Esfera. Conteniendo la más pura Esencia Divina dentro de su Ser Brillante, Ellos van en su Sendero Cósmico, llevando la Luz del Cielo a la Conciencia de los Seres de la Segunda Esfera.
Los Moradores Celestes de la Segunda Esfera amorosamente reciben el Mensaje Cósmico y las Ideas del Corazón de Dios. Las asimilan y las invisten en la sustancia de su Propia Gran Luz y con la Sustancia de Luz Universal que forman la atmósfera de esta Esfera, y entonces la pasan a la conciencia receptiva y a la atmósfera del Tercer Reino.
En esta Segunda Esfera, las Ideas de Dios y los patrones de la futura grandeza son moldeados en forma de pensamiento a través del uso creativo de la Fuerza Mental Superior. De esta forma la semilla del Padre cae en terreno fértil (la Inteligencia Consciente Individual) y empieza a tomar una forma definitiva en el mundo del Pensamiento Divino.
Las Inteligencias de Dios que Gobiernan esta Segunda Esfera son los Maestros Jesús y Koot-Humi al igual que el Maestro Djwal Khul que es un adepto de la Segunda Esfera del Amor y Sabiduría. Conjuntamente, ellos interpretan las Ideas de Dios que vienen de la Primera Esfera, a través de la formación de las Religiones y Fe del Mundo. Su Representante el Chohán del Segundo Rayo es el Maestro Confucio que consolida los Servicios Cósmicos a través de los canales educacionales en las Esferas Internas, al igual que en el mundo de la apariencia física.
La llama representativa es el Rayo Amarillo. Las Cualidades de Dios amplificadas a través de la invocación son: La Omnisciencia, el Entendimiento, la Iluminación y el deseo de conocer a Dios a través de la mente de Dios. El Arcángel de este Rayo lo es Jofiel y su complemento (Cristina. El Elohim lo es Casiopea y su complemento Lumina. Este Rayo se magnifica el Lunes y su Chakra es el Coronario.
Tan grande es la riqueza de las Emanaciones del Padre que esta Esencia tiene que moverse siempre hacia adelante, investida en patrones de pensamientos inteligentes, deseando siempre darse a sí misma en bendiciones rítmicas. De esta forma la Tercera Esfera es alertada para recibir la Divina Emanación.
En la Tercera Esfera, la gloria y radiación de la Segunda Esfera ya ha investido la Divina inmaniencia en los patrones de pensamiento para que sea mejor asimilada por las vibraciones rítmicas de este Reino. Estas Ideas de Dios son animadas con la vida y se convierten en vivos focos pulsantes de "aquello que está por venir". Este es el Reino del Espíritu Santo: bajo la dirección de ese Gran Representante Cósmico de la Tercera Persona de la Trinidad, la cual conocemos con el Título de Mahá Chohán y que es en estos momentos, el Amado Pablo el Veneciano, anterior Director del Tercer Rayo.
En esta Tercera Esfera, la esencia de la vida es impartida a las formas de pensamiento que descienden de la Primera y Segunda Esferas. Hasta que el pensamiento no es investido con la vida, a través del sentir natural, no se convierte en una fuerza vital viviente en lo referente al mundo Tridimensional. Por consiguiente, la Tercera Esfera vitaliza todas las manifestaciones que serán siempre exteriorizadas en el planeta Tierra.
La actividad de la Tercera Esfera, al igual que un prisma divide los Rayos espirituales a través de los que fluye la vida que hace que los pensamientos se conviertan en cosas actualizadas y la radiación y regalos del Tercer Rayo proceden a través de las cinco subdivisiones del mismo al mundo de la forma. Las Grandes Chohanes de estos Rayos por lo tanto trabajan bajo la supervisión de su Dirigente, el Mahá Chohán.
La primera subdivisión de la Tercera Esfera está bajo el Chohán conocido como nuestra Señora Lady Rowena. Su servicio Cósmico a la vida es el de recibir los esquemas o Pensamientos Divinos que contienen dentro de ellos los movimientos mundiales, al igual que las bendiciones individuales para la raza humana, y los divide en diversos materiales, al igual que el Servicio potencial a la Vida. Ella se los da a aquellos Chohanes a cuyo cargo está la dispensación de esas actividades específicas. Estos chohanes a su vez los proyectan desde» sus Esferas de Actividad al mundo de la forma, mediante los Chelas conscientes o inconscientes que están abiertos a sus Inspiraciones e Influencias Cósmicas. El Arcángel de este Rayo es el Amado
Camoel y su complemento es Caridad. El Elohin es Orion y su complemento Amor a. Su Llama es Rosada y es magnetizada el martes. Su Chakra es el Corazón. Las Cualidades de Dios amplificadas a través de la Invocación son la Omnipresencia, la Compasión, la Caridad, el deseo de ser Dios en Acción, mediante el Amor del Santo Espíritu.
Un grupo de seres de la Tercera Esfera se une a las Huestes Querúbicas y Serafínicas al prepararse a trasladar las vidas de formas de pensamiento encarnado a la Cuarta Esfera de la Conciencia de la Vida. DE nuevo una gran difusión de resplandor, una más rica radiación a través de la atmósfera de la Esfera de la Visitación hace que las Ideas Divinas que pulsan a través de la sustancia electrónica sean absorbidas por las conciencias receptoras de la Cuarta Esfera para que las mismas sean desarrolladas.
El Gran Chohán de la Cuarta Esfera es conocido como el Maestro Serapis Bey. Las formas de pensamiento desarrolladas de la Primera y Segunda Esfera y dotadas de la vida del Espíritu Santo en la Tercera Esfera, encuentran su primer punto de contacto con la conciencia individual de los seres no ascendidos en este Reino. La mayor cantidad de Arquetipos Divinos (Presencias) moran dentro de este cuarto Reino. Aquí las Ideas de Dios, Patrones y Designios son recibidos por estos Egos Crísticos, desarrollados por ellos a través de los siglos de labor y proyectadas por Ellos al mundo de los hombres a través de sus propias personalidades físicas o a través de aquellos estudiantes avanzados que funcionan en los caminos similares a aquellos que se están desarrollando y perfeccionando en este Reino. Las cualidades de Dios amplificadas a través de la Invocación son: La pureza, el deseo total de conocer a Dios mediante la pureza de cuerpo, mente y alma y a través de la Conciencia de la Divina Madre. La Llama representativa es el Rayo Blanco o Cristal que es magnetizado el miércoles. El Chakra se encuentra en la base de la espina dorsal. El Arcángel es Gabriel y su complemento es Esperanza. El Elohin es Claridad y su complemento es Astrea.
Aquellas ideas que no toman alma en las Conciencias Inteligentes del Cuarto Reino siguen hacia adelante, cargados por las Huestes Serafínicas y Querúbicas, y esta escolta de Honor del Cuarto Reino las lleva a la conciencia de los Seres que aguardan en el Quinto Reino.
Dentro del Quinto Reino, la Semilla del Padre, que está particularmente conectada a los descubrimientos científicos, inventos e investigaciones científicas, es desplegada y recibida por las Conciencias Recepticas de aquellos dedicados a estos quehaceres en los Templos de la Ciencia que están activos dentro de esta Esfera. De estos templos, la misma es dirigida a la mente y al corazón de aquellos hombres y mujeres desinteresados que colaboran en estas avenidas de expresión en la Tierra.
El Gran Chohán del Quinto Reino es el Maestro Hilarión. Su Llama es el Rayo Verde el cual es magnificado el jueves. Las cualidades de Dios amplificadas a través de la Invocación son: La Verdad, la Curación, la Consistencia, el deseo de precipitar la abundancia de Dios a través del Concepto Inmaculado de la Santísima Virgen. El Arcángel es el Amado Rafael y su complemento La Santísima Madre María. El Elohim es Vista (Ciclópea) cuyo complemento es Virginia.
Al pasar a la Quinta Esfera con la Esencia de Dios, vemos que las Bendiciones no merman y que mientras observamos, la gloriosa energía espera su transmisión a la Sexta Esfera para ampliar el círculo de la expresión manifestada.
Dentro de la Sexta Esfera encontramos los centros causales de la Religión Cristiana, donde la adoración devocional y emocional son particularmente fuentes por las cuales la energía espiritual es liberada para bendecir a la raza humana. Aquí, en el Cielo Superior del pensamiento ortodoxo, mora el gran Coro Celestial. De esta bella Esfera fluye la inspiración para aquellos hombres y mujeres que han respondido al llamado de ser líderes religiosos y que están conduciendo a sus rebaños como su capacidad se los permite.
El Gran Chohan de la Sexta Esfera es la Maestra Lady Nada y representa la Paz de Dios. Las cualidades de Dios amplificadas a través de la Invocación son: el Ministerio Crístico, el deseo de estar al Servicio de Dios y del hombre a través de la Maestría de Cristo. El Chakra es el plexus solar. Su llama es el Rayo Oro Rubí el cual es magnificado el viernes. El Arcángel es el Amado Uriel y su complemento Aurora. El Elohin es Tranquilidad (Paz) y su complemento es Aloha.
Al prepararse las Huestes Querúbicas y Serafínicas para traer las Bendiciones del Padre a la Séptima Esfera, comprobamos que por su destino natural, la periferia del Reino y el mundo tridimensional de hoy, se ha hundido por debajo de las líneas de la frontera de seguridad.
Es al Séptimo Reino y a su Chohán (mi humilde Ser) que tienen que buscar el primer punto de contacto entre la conciencia externa y el patrón divino de la Voluntad de Dios y de sus Mensajeros. La Séptima Esfera mantiene dentro de sí misma el patrón etérico de la manifestación del Esquema de Dios que ha sido bajado rítmicamente a través de las Seis Esferas Anteriores y que espera su expresión en la forma Física. Es la primera Esfera sobre la Octava humana de limitación e imperfección a la cual el alma asciende en su jornada de regreso al Corazón de Dios.
Es, por lo tanto, el Oficio y la responsabilidad del Chohán del Séptimo Rayo, el de proveer un sendero mediante el cual la humanidad pueda unir de nuevo su conciencia con las Esferas Internas y a su vez convertirse en conductores individuales de la Divina Perfección de estas Esferas a través de la conciencia del ser externo.
Este Rayo es conocido como la Llama Violeta, y es magnificado el sábado. Las cualidades de Dios amplificadas a través de la invocación son: la Libertad, el Ritual, la Transmutación, el deseo sobresaliente de renovar las cosas mediante la aplicaron de las leyes de la Alquimia. Su Chakras es el Asiento del Alma. Su Arcángel es Zadquiel y su complemento Amatista.
Su Elohin es Arturo y su complemento Victoria.
Los Ascendidos Maestros han dicho en repetidas ocasiones que este Reino está literalmente a "punto de reventar" debido a todas las cosas provechosas que han sido enviadas desde las Esferas anteriores.
Debido a la resistencia y al rechazo de la conciencia externa del hombre para aceptar el Esquema Divino, el Reino Etérico no ha podido transmitir estas bendiciones y glorias que han descendido desde las Esferas Superiores y poder así completar el ritmo del esfuerzo Creador. Cualquier hombre de la familia humana puede ofrecerme su conciencia a mí y pedir que su Ser individual sea un conducto de salida para las bendiciones y la perfección contenidas en Mi Reino.
Cada hombre, mujer o niño que vive en la tierra hoy, o que llegue aquí en el futuro, tiene una Divina Presencia, un Patrón de Dios, un Arquetipo que mora en una de las Siete Esferas. Cada una de esas corrientes vitales encarnadas tiene la finalidad de ser un centro radiante de la fuerza espiritual del Reino interno donde su Presencia Mora. Ella debe comprender que su Ser Superior está en la actualidad viviendo y sirviendo a la vida en una de estas Esferas, desarrollando ciertos designios de Dios recogidos por su Conciencia Superior. Qué variados designios aguardan la receptividad de la mente externa para que las mismas puedan encontrar expresión en el mundo de la forma.
Las características presentes en el individuo, sin importar que éstas estén en una etapa avanzada de desarrollo, indican el Rayo y la Esfera a que ellos pertenecen. Al purificar el individuo su propio mundo, aumenta el nivel de la acción vibratoria de su Rayo a su más poderosa y perfecta expresión a través de su ser personal y a la misma vez, se convierte en un centro radiante de la Fuerza Espiritual que proviene de la Esfera en la cual su presencia Mora y que tiene un efecto beneficioso sobre toda manifestación de vida a su alrededor.

LA LEY DEL CÍRCULO
La Ley del Círculo gobierna toda vida manifestada, desde la más pequeña molécula hasta la Cabeza Divina. Cada Expresión de vida es dotada con cierta cantidad de energía según sus necesidades, y es por consiguiente dada la oportunidad de una vida mejor con cada aspiración.
No es generalmente entendido por la mayoría de personas, que ellos, como la propia manifestación de la vida, son responsables por la Ley Cósmica de cada partícula de la preciosa energía sacada del Corazón de Dios. Tampoco están enterados que esta energía está obligada por el Edicto Divino a la absoluta obediencia a la voluntad y comando del hombre. Esta es la
más grande expresión del Amor y Generosidad de Dios para con sus hijos.
Esta energía de Luz, es el canal mediante el cual las vibraciones viajan. La distancia que cubre, depende de la intensidad con la que fue proyectada, pero siempre, en su trayectoria de proyección y regreso, obedecen la Ley del Círculo, y mientras está ausente del aura del individuo que es responsable de su proyección, ella atrae hacia sí misma las vibraciones que corresponden a su misma clase. Por lo tanto, cuando completa el Ciclo y regresa al lugar de donde surgió, ella viene acompañada por un gran número de la misma cualidad de pensamiento y sentir de vibración con la cual inició su trayectoria.
Nunca ocurre un error en el regreso de la energía de una persona. Cada ola, regresando, conoce inequívocamente su propio generador. La Ley Cósmica es exacta. En el mismo instante en que la energía que regresa toca el aura de aquel que la ha proyectado, se asienta y comienza a germinar la semilla que producirá una cosecha según su naturaleza. Si la energía que fue lanzada era armoniosa y benévola, a su regreso le traerá al individuo paz y abundancia; pero si los pensamientos fueron de discordia o de naturaleza dañina, la cosecha del individuo será igualmente amarga. El Maestro Jesús dijo: "Lo que sembraréis, cosecharéis".
La Ley de Retribución; la Ley de Causa y Efecto, y la Ley del Círculo son sinónimas y se refieren a la misma Ley Cósmica. Mientras esta Ley ha obrado infaliblemente a través de todas las experiencias que ha tenido la humanidad, los individuos no han aprendido la lección a través de sus efectos y 'sería mucho más sabio y seguro el vivir dentro de la Ley de la Armonía hasta que el elemento de Amor dentro de los individuos se haya desarrollado hasta el punto en el cual ellos quieran actuar por Amor en vez de por la Ley. Jesús ha dicho: "Moisés os trajo la Ley, Yo os traigo el Amor".
Bajo la Nueva Dispensación, la atención del hombre se está encaminando nuevamente hacia el Cristo dentro de su Corazón. A él se le está indicando que eleve sus ojos a la perfección de su propio Arquetipo, hecho a la imagen y semejanza de Dios y se le está enseñando el poder de la Invocación mediante el cual, él pueda llamar a su Padre Eterno para que El lo regrese a su Divina Memoria Eterna y le revele "la Gloria que moraba en El en el principio, antes de que el mundo fuese".

CICLOS CÓSMICOS
Los Grandes Acontecimientos Cósmicos también se mueven en ciclos o círculos y el Gran Ciclo de catorce mil años que gobierna la Dispensación de los Siete Rayos, tiene que llegar a su fin uniendo o enlazando el Primer Rayo con el Séptimo.
Esto es por lo que el Gran Chohán del Primer Rayo, el Maestro Morya, y Yo, como Chohán del Séptimo Rayo, con nuestros respectivos Chelas, estamos tan unidos al presente en interés, propósito y esfuerzo.
Esto no quiere decir que los otros Cinco Chohanes y sus Chelas no están vitalmente interesados en la gloriosa actividad que está surgiendo en estos instantes, la cual es representativa
de este Rayo y que serán mucho más magníficas al compenetramos más y más en la acción del Nuevo Día. Se podría decir que la Dispensación del Séptimo Rayo es la Cosecha Cósmica, porque es realmente la unificación o la recolecta de los mejores esfuerzos de todos los Rayos desde la iniciación del Ciclo Cósmico. Puede ser también como el acto final de una gran Opera Cósmica donde todos los esfuerzos de los músicos y artistas son presentados en una gloriosa sinfonía final. Cada individuo que tome cuerpo dentro de este Gran Ciclo tiene una parte integral y activa en las actividades del Séptimo Rayo y, sea éste ascendido o no ascendido, compartirá su Gloria.
Bajo los auspicios de este Rayo, una oportunidad se presenta mediante la cual cada miembro de la raza es invitado a dar una mano" a esta Gran Rueda Cósmica y de esta manera aligerar la llegada de ese día en el cual el esfuerzo hecho se manifieste en forma triunfante.
Durante los próximos dos mil años la tierra pasará por un período de actividad sin precedente a través de todos los canales de esfuerzos físicos y espirituales. Todos los individuos tendrán dentro de su alcance la oportunidad de recibir la Luz de la Nueva Enseñanza y obtener la Maestría y por consiguiente cosechar los frutos de sus esfuerzos a través de muchos siglos de servicio bajo cada uno de los Rayos anteriores. Cada individuo que pertenezca al Planeta, sin importar al Rayo al cual pertenece, que no obtuvo su liberación hasta ahora, le será dada la oportunidad de reencarnar durante este ciclo del Séptimo Rayo y será educado a través de las verdaderas líneas espirituales y a través de su conocimiento del Sagrado Fuego podrá consumir "todo lo sembrado por su enemigo" (su ser inferior) y al mismo tiempo ofrecer una cosecha fructífera a su Señor.
Se podrá ver claramente que todos los Siete Chohanes están muy interesados en la cosecha de todos los individuos bajó su cuidado y que todos los Grandes Seres y Poderes de Luz que estén involucrados en alguna forma con la evolución del planeta están uniendo sus Fuerzas bajo la Gran Hermandad Blanca en un Gran Esfuerzo por liberar la Tierra y a sus moradores de las tinieblas que tratan de envolverlos. Nosotros solamente esperamos la respuesta del hombre a nuestro llamado.
El cierre de este Gran Anillo Cósmico será el inicio de una Edad Dorada donde Dioses, Angeles y Hombres caminarán unidos en paz y armonía y la Tierra tomará su correspondiente lugar entre las triunfantes Estrellas en el Firmamento de Dios.
Verdaderamente no está lejano el día del cumplimiento de la profecía:
"Ojos no han visto, ni oídos escuchado, tampoco han penetrado en el corazón del hombre las cosas que Dios ha preparado para aquellos que Lo aman".
será manifestada ante todos los hombres.

LA HIRVIENTE LLAMA CÓSMICA DE LIBERTAD
La humanidad no está consciente del hecho de que mientras ellos han caído de su Estado Divino, debido al Amor del Padre Eterno, nunca han sido despojados de su Poder Creativo. Ellos no comprenden cómo ellos mismos crean cada experiencia, tanto las buenas como las malas que se manifiestan en su mundo. Los Estudiantes del Nuevo Día, mientras aceptan esta Verdad, no están aún totalmente convencidos en sus sentidos de que ellos poseen el poder de disolver, mediante el uso de la Llama Consumidora, las experiencias indeseables que hacen su diario vivir intolerable.
La Inteligencia Directora del Hombre es la autoridad sobre la energía de su corriente vital. La Energía es Dios en Acción. Es la sustancia mediante la cual toda creación manifestada o inmanifestada es formada. Es la emanación desde el Cuerpo o Conciencia de Dios que cargada por el Edicto Divino de obediencia incuestionable a todo mandato de la voluntad del hombre, esté o no consciente de su acción aquel que la use.
Mientras esta pura Energía de Vida de Dios no puede ser contaminada en su Esencia Pura o Luz Interna, sí puede ser cubierta con la calidad de la conciencia del que la usa y, por consiguiente, obedientemente, asume cualquier forma que el generador disponga, sea ésta para el bien o para el mal.
Es este revestimiento oscuro sóbrela Pura Luz electrónica, lo que origina las sombras sobre nuestra estrella brillante, y las formas tenebrosas de energía mal cualificada que asume cuando regresa a su aura es lo que causa que la vida del hombre en este planeta sea tan triste.
Mi Servicio para con la Tierra como Chohán del Séptimo Rayo es el de enseñar al hombre cómo consumir sus errores por medio de la Llama Consumidora del Amor Libertador y activamente inspirarlos con el deseo positivo de un medio de vida más puro, limpio y alegre. Con esta finalidad en mente, Yo he señalado sin cesar la importancia del uso continuo o de la aplicación del Aspecto Purificador y Consumidor del Fuego Sagrado. Yo no exagero cuando afirmo que ninguna persona hace el uso suficiente de este Fuego Cósmico Violeta de Amor Libertador, ya que debe recordarse que la corriente vital ha reencarnado y vuelto a reencarnar miles y miles de veces en el largo camino de su evolución y ha estado usando incorrectamente la energía de la vida constantemente durante ese largo período.
El Maestro Jesús ha dicho que cada hombre es responsable por la energía que él usa. Nosotros los que nos encontramos en el Estado Ascendido, al igual que todos los hombres, somos responsables y tenemos que dar cuenta bajo la Ley Cósmica por toda la preciada sustancia de Vida que usamos. Por lo tanto, como Chohán de la Dispensación del Séptimo Rayo, Yo estoy hondamente agradecido al Eterno Padre de Toda Vida y Luz, que ha concedido al hombre la oportunidad de eliminar toda la acumulación de discordia en su ser y mundo a través del uso de la Llama Consumidora del Amor Libertador, limpiando y purificando su mente, para que no vuelva a existir en ella una manifestación negativa y para que eleve su conciencia al lugar donde él pueda unir sus fuerzas con las de su espíritu y encaminarse a su eterna Liberación, aun cuando camine, todavía en la Tierra, en su forma humana.

MORADAS Y RETIROS
Es privilegio de todo individuo que haya avanzado lo suficiente en el Sendero de la Evolución como para merecer su Ascensión, el de Mantener un "HOGAR" en cualquiera de los planetas en el cual él haya servido a la Vida y puede regresar a esta Morada, a su voluntad, cada vez que lo necesite, en el cumplimiento de sus deberes.
Muchos seres de las Huestes Liberadas aún mantienen ese punto focal en el planeta Tierra y Ellos muchas veces regresan a él por una u otra razón. Esta morada es generalmente un hogar que Ellos han tenido durante Su existencia corporal y mientras la misma puede estar ocupada por otros habitantes terrenales, no impide que el Maestro tenga un esquema etérico del lugar en su conciencia, tal como era durante los días de Su existencia corporal allí, y su ir y venir no molesta en lo más mínimo a los presentes ocupantes y lo que hace es convertir el lugar en un foco de Luz y Radiación.

Algunos Maestros mantienen varios hogares en esta forma. En adición a mi Hogar en Transilvania, Yo también tengo uno en la Ciudad Etérica que existe sobre el Desierto de Sahara, de donde proviene el patrón de bienandanzas que fue establecido en la Tierra hace miles de siglos, cuando todos conocíamos la gran perfección, paz, abundancia, felicidad, y lo más importante de todo era el que teníamos una consciente inteligencia conectada con nuestro Divino Ser.
Yo, muchas veces regreso a la gloriosa paz de este Hogar perfecto, desde donde Yo envuelvo la Tierra y sus habitantes con la Divina Esencia que es la atmósfera natural de este tan preciado lugar.
Si ustedes desean ponerse en contacto con la Ciudad Celestial, podrán hacerlo mediante el Rayo de su atención y encontrarán que les vienen la Paz y la Armonía que forman parte permanente de su medio ambiente.

LA GRAN HERMANDAD BLANCA
Las actividades de la Gran Hermandad Blanca, son tan diversas en su alcance, que requiere la colaboración de cientos de Seres de Dios liberados, para dirigir las variadas líneas de fuerza, mediante las cuales el progreso de la raza es asegurado.
En Shamballa, ustedes podrán ver una estable corriente de visitantes que fluyen del Trono del Rey y hacia él. Estos visitantes son aquellos Seres que están dedicados a engrandecer las fronteras del Reino de Dios.
Sería completamente imposible que un Ascendido Maestro gobernara y ejecutara todas las actividades diferentes de la mente y Corazón de Dios. Piensen cuánto menos puede hacer un ser no ascendido, tratando de concentrar el bien, planeado para el progreso de nuestra Estrella, a través de los confines limitados de una conciencia humana. Un pensamiento claro y sin prejuicios de ninguna clase, demostrará la veracidad de esta afirmación y la imposibilidad de que tal servicio sea llevado a cabo por un solo individuo.
Si un ser no ascendido pudiese proveer el medio y el camino de elevar un planeta y algunos diez billones de almas al Estado Crístico, ¿no creen ustedes que ya los Avatares que han vivido y que se han incorporado a su Presencia Crística emanante desde la Cabeza de Dios hubiesen llevado a cabo este Servicio? Sin embargo Buddha vino y se fue, lo mismo hizo Jesús, dejando espacio para que otras corrientes vitales ofrezcan las energías y el talento de sus mundos individuales al esquema evolutivo.
En nuestra Octava, la Gran Hermandad Blanca fue formada por Sanat Kumara con el propósito de elevar la conciencia de algunos de los lujos de este planeta hasta el punto donde pudieran convertirse en Señores de la Llama y poder dedicar su energía de vida a enseñar a otros miembros de la raza, cómo emitir su autogenerada Luz. Es la voluntad de Dios el permitir a sus hijos el convertirse en co-creadores en unión con Él. De hecho, esta es la razón para que los mundos fueran formados y a los que se enviaron a los hombres y mujeres para que experimentaran con la energía y pudieran disfrutar la alegría de la creación, a través de sus propios esfuerzos conscientes.
Cuando un individuo o un grupo de individuos le rehusan a otras corrientes de vida la oportunidad de desarrollarse y colaborar en la realización del Esquema Divino, estos canales no están expresando la generosidad de Dios ni tampoco la de la Gran Hermandad Blanca, la cual está constantemente esforzándose en conseguir adeptos a sus filas y en obtener la cooperación de los Hijos de los Hombres.

LA HERMANDAD DE LOS HOMBRES
No existen muchas corrientes de vida que puedan comprender el alentador deseo para la Hermandad en el corazón de todas las personas, sin mencionar el esfuerzo aun más difícil que denota el sacrificar su ser externo para la Causa. través de los siglos, desde que la humanidad cayó de su estado natural de perfección espiritual, uno puede casi contar con los dedos de sus manos las corrientes de vida que han trabajado intensamente para atraer la atención de la raza humana hacia el Estado Divino. Entonces, casi invariablemente, estos espíritus dedicados, se gradúan en la rueda del nacimiento y la muerte a través de su propio esfuerzo auto-consciente dejando el escenario de la lucha terrenal a los pocos que han permanecido y que han comprendido su misión y se dedican a seguirla.
Toda labor espiritual de parte de los "Pastores" de la raza es tan eficaz como lo es el sentido de amor dentro de ellos. El único propósito para las normas y reglamentos en cualquier trabajo es el de asistir al agrupamiento de corrientes vitales en la escalera de evolución, pero muchas veces se encuentran que "la palabra destruye" cuando no es correctamente usada, donde el espíritu debe dar vida.
Los Maestros del Saber siempre se han esforzado en inculcar dentro del estudiante de la Vida, el deseo de cumplir con ciertas leyes que hacen que, para ellos, el progreso sea feliz y productivo. Este es el Verdadero (camino para guiar a las "ovejas" desde las tenebrosas cavernas de la apariencia humana a la Luz del despertar de Dios.
Es muy encomiable el mantener en alto una antorcha encendida para que su luz alumbre la oscuridad del tortuoso camino que conduce del mundo de la oscuridad a la Luz. Pero cuando el "aceite del espíritu" se derrama en una Nueva Lámpara, sabios son aquellos que llenan sus lámparas individuales en esa fuente, debido a que el "suministro" puede secarse en la hora de mayor necesidad. Entonces ¿con qué podremos alumbrar el camino para los Hijos de los Hombres? Muchos individuos se presentan con una lámpara vacía a la hora en que la Luz es más necesitada. Estos no tienen la sustancia (Luz) y no pueden conducir al que lo busca como guía para que lo lleve al verdadero sendero que lo llevará a su eterna liberación.
Es muy noble que un Espíritu Guardián escoja el mantenerse con su pueblo. Pero hasta Nosotros los de la Hueste Ascendida que vivimos en el corazón de la Armonía, solemos visitar el Sol de Nuestro Sistema para renovarnos en forma tal, que podamos servir mejor a la humanidad, la cual trata insaciablemente de encontrar el verdadero camino que le dará la libertad y romperá todas las cadenas que lo mantienen unido al mundo de la forma.

EL SERVICIO A LA VIDA
En lo que corresponde al servicio a la vida, la mayoría de personas siguen el curso establecido por su corazón y a tal fin el regalo del libre albedrío se les ha dado por la Ley Cósmica. Sin embargo, se encontrará que, mientras más se abre la conciencia del hombre a la Luz de la Verdad, más cerca estará de comprender los mandatos establecidos por Aquellos que han transitado el Sendero de la Liberación antes que él.
Durante la "última Cena" el Maestro Jesús dio al mundo una lección de humildad cuando El le lavó los pies a sus discípulos. Aquí nos encontramos con una demostración del hecho de que, el más adelantado siempre servirá a los atrasados. Esta nobleza en el servicio, es siempre imitada por aquellos de la Hueste Liberada de Luz que están sirviendo a una humanidad atada y llena de sufrimiento. En cada lugar fuera del Reino donde existe una especial necesidad de ayuda o en los momentos de gran emergencia, siempre se encontrarán estos Hijos e Hijas de Dios, desinteresados, sirviendo a sus hermanos» necesitados sin que a ellos se les conozca y sin buscar que dichas personas les den las gracias.
Muchos de estos Maestros del Amor sirven a la vida en las oscuras sombras del plano astral, y muchas veces con sus manos, sacan de allí a corrientes de vida cuyo Karma les obliga a morar en él. También transmutan las creaciones, con apariencia humana, que se han acumulado a través de los muchos siglos del mal uso de la energía de la vida pura de Dios. Otros sirven en lugares más profundos, en las tinieblas, donde muy raras veces la luz penetra, esforzándose por aliviar a través del Amor y la Misericordia la deuda Kármica de las almas que sufren.
Esos Seres desinteresados son Seres Emancipados, muchos de los cuales una vez habitaron la Tierra en su revestimiento de carne, y que a través de su obediencia a la Ley Cósmica de la Vida auto-abnegación y servicios, alcanzaron su liberación eterna y que, sin embargo cuando el "Portón del Cielo" fue abierto ante sus ojos, voluntariamente rechazaron la Gloria y la Felicidad que tanto merecían para servir a sus sufrientes hermanos en cualquier lugar que el Karma de ellos los colocara.
En el caso de que el hombre espiritualmente despertado, se encuentre todavía en su forma humana, la Misericordia de la Vida le ofrece la oportunidad de servir a sus compañeros hasta donde la totalidad de sus conocimientos y capacidad le permitan, mientras todavía quede alguna energía sin redimir que tenga que ser eliminada. Este servicio es medido por la Ley Cósmica en contra de su deuda Kármica y de esta forma le es permitido balancear su deuda a la vida en unos pocos años, lo cual, siguiendo el curso ordinario de los eventos, le tomaría muchas encarnaciones eliminar. Por lo tanto en su servicio a la vida bajo el auspicio de la Dispensación del Séptimo Rayo, el individuo que sirve a sus semejantes es el que más se beneficia. Como el Maestro Jesús dijo: "Mayor amor que éste, el de dar su vida por un amigo, ningún hombre ha tenido".

ESFUERZO COOPERATIVO

La conciencia humana es impredecible. Algunas veces se sale del sendero que ella ha escogido mediante su libre albedrío para, luego de muchos pesares y desasosiegos, eventualmente encontrar de nuevo el recto y seguro Sendero que lo conduce a la Vida Eterna. VA Canal de la Verdad también da vueltas innecesarias, pero de la Fuente Cósmica siempre fluye el Agua Viviente que ha nutrido la naturaleza espiritual de la humanidad y si se cierra una puerta de este Manantial, el Agua de la Vida correrá a través de otro canal que será aportado por la Vida. Nunca dejará de correr, impulsado por el Amor de Dios, que busca siempre el alcanzar y expandirse a través de sus Hijos. Esta Agua de la Vida también es impulsada por el magnetismo del alma de los hombres cuyo deseo del Conocimiento no puede dejar de ser satisfecho.
¿No han visto ustedes cómo un riachuelo cuyo curso ha sido bloqueado por algún obstáculo, altera su rumbo y traza un nuevo canal para llegar a su destino final? Esta es la naturaleza de la Vida —el nacimiento y la muerte— el alza y baja de las mareas —la inhalación y la exhalación— y no existe forma, mediante la cual pueda interferirse el flujo natural del ritmo de la vida.
El sol no puede limitar su brillo a un solo rayo, ni tampoco el Amor de Dios a una Conciencia humana. El alma de los hombres es la preocupación de los Maestros del Saber —todos los hombres, negros, blancos o amarillos, en todos los países—, porque de la Llama que arde en sus corazones vendrá la iluminación que hará de esta Oscura Estrella un Brillante Sol de Libertad.
A través de la expansión de su Luz, el Gran Señor, el Sanat Kumara, podrá regresar a su Morada en Venus, después de siglos de exilio voluntario en este planeta, donde, desconocido y sin reconocimiento excepto por parte de unos pocos, El ha completado con la Luz de su Corazón el balance necesario que es demandado por la Ley Cósmica para que cualquier estrella o planeta ocupe su lugar en algún sistema solar. Nuestra Tierra se ha mantenido muy por debajo de su cuota desde "La Caída del Hombre" hasta nuestro tiempo y si no fuera por este Gran y Poderoso Amigo, que está continuamente balanceando el déficit en la generación de Luz, este planeta se habría destruido hace mucho tiempo.
Ahora, sin embargo, desde que cierto número de humanos ha respondido a nuestra llamada para la expansión de una mayor cantidad de Luz, Nosotros esperamos que a través de nuestros esfuerzos cooperativos más y más seres humanos se despierten a su responsabilidad de liberar más de la energía armoniosa para que podamos cumplir con nuestra cuota de Luz demandada por la Ley Cósmica y que nuestro Gran Benefactor sea liberado de su labor impuesta por sí mismo y cumplamos nosotros con nuestras correctas obligaciones.
Venus y la Tierra están destinados a pasar por unas severas iniciaciones, en un no muy lejano futuro, y es imperativo que Sanat Kumara esté en su Planeta cuando éste pase por su crucial experiencia. Es también muy obvio que El no abandonará la tarea (que El voluntariamente se ha impuesto de respaldar a la Tierra y a sus moradores hasta que ella pueda cumplir con las demandas de la Ley Cósmica.
No es sorprendente que los Hijos del Cielo, estando enterados de esta condición Cósmica, estén haciendo esfuerzos extraordinarios a través de sus energías combinadas para despertar a la humanidad del letargo de sus sentirlos a un punto en que ellas pueden reconocer la posición seria en que este Planeta, que es realmente su hogar, se encuentra en este Momento Cósmico y que al comprender, se unan en la totalidad de sus esfuerzos en la tarea de expandir la Luz, lo cual no solamente liberará al Amado Sanat Kumara sino que le asegurará a la Tierra su correcto lugar en nuestro sistema debido a su Luz, a su Canción Cósmica y a su contribución a la Melodía de las Esferas.

LA LEY DEL PERDÓN

Una pregunta que me es frecuentemente hecha es sobre cuál es la actitud propia a tomar cuando uno descubre una proyección cargada de ira, odio o cualquier otro intento maléfico en contra de sí mismo o quizás sobre otra persona que no esté consciente del ataque.
En casos de esta naturaleza Yo siempre he pensado que el procedimiento más misericordioso y lleno de Inteligencia Divina es el de inmediatamente asir esa energía mental y rodearla completamente con la Llama Ardiente Consumidora y de esta forma limpiarla y purificarla antes de que ella pueda tomar forma de alguna clase de manifestación destructiva y regresarla a su punto de origen. Luego Yo invocaría al Ser Crístico de aquel que la proyectó pidiéndole que ilumine esa conciencia para que entienda y revoque el error en su actuación.
Son las creaciones malévolas de los terrestres las que, cuando se encuentran, crean esas grandes marejadas que despiden destrucción y forman los tomados, huracanes, terremotos y toda clase de manifestaciones tenebrosas que la conciencia humana se place en llamar "accidentes" y que son realmente la respuesta del Reino Elemental a tales creaciones.
Es un acto de gran mérito el invocar la Llama Ardiente Consumidora para que elimine todos los vértices de maldad y busque mediante su Consciencia Omniscente a los generadores de esa energía descualificada, consuma todos los impulsos que las motivan y transmuten por el Poder de su Llama, toda la apariencia malsana que han creado.
Nada se gana enviando la energía mal cualificada tal como está, a su creador. El propio acto de mala cualifícación por alguien prueba que él ignora la naturaleza Divina de toda energía y está muy necesitado de la aplicación de la Llama Ardiente Consumidora del Amor y Misericordia, en vez de una aplicación de la maldad que sería causada por el regreso de su energía negativa antes que ésta fuera purificada sin la adición a la misma del resentimiento del testigo.
El persistente y consistente uso de la Purificadora y Consumidora Ardiente Llama del Amor Liberador finalmente sacará a la corriente vital de su actual acumulación de discordia que le forma un Karma y de sus limitaciones. También edificará una Muralla de Luz impenetrable alrededor del que la usa, manteniendo fuera la discordia que está continuamente flotando en la atmósfera, causada por la emanación de otros. Cuando una perfecta armonía es evidente en la vida diaria del individuo, entonces se podría decir que él usa la Misericordiosa Poderosa Llama Purificadora de Dios suficientemente.
Aquí, Yo debo recordar al estudiante que los Centros Creativos (pensar y sentir) en la conciencia, deben ser usados en moldear la Luz Universal de manifestación y sustancia que ellos requieren para reemplazar las apariencias y a disolverlas.
No existe otro medio para la visualización del pensamiento y sentir positivo, que se forme y manifieste como correcto en toda clase de descripción. Las generalidades no son específicas. Cuando Nosotros deseamos, por ejemplo, precipitar una cena, cada pedazo de pan, cada uno de los frutos, están diseñados dentro de la conciencia. Nuestra vida es un aliento dentro de la Sustancia de Luz, para formar un diseño y no es hasta que éste esté completado que se lleva al mundo de la forma. Así es con todo aquel que escoge el disfrutar las bellas manifestaciones en el plano tridimensional.
Experimenten con sus facultades creadoras. Yo hice esto durante muchos años antes de que Yo obtuviera mi completa emancipación de las limitaciones de la conciencia humana. Escojan un diseño simple y moldéenlo de la Sustancia de Luz. Entonces cuando ustedes tengan la forma manifestada en sus manos ustedes tendrán más confianza en el poder de su propia energía de la vida, para crear y sustanciar los deseos de su corazón, dentro de su propia esfera de influencia y en el obtener su propio poder de gobernarse.
Observen el siguiente dicho: "CONOZCAN, OSEN, HAGAN Y CALLEN". Esto conduce al éxito.
¡ SERÉIS LIBRES A TRAVÉS DE MI AMOR!
C. de S. G.

DECRETOS DEL SÉPTIMO RAYO
(EL RAYO VIOLETA)


(para sellar el Templo y Ios Chakras) Fuego Violeta
Corazón
¡Fuego violeta, divino amor,
arde dentro de este mi corazón!
Sóis clemencia verdadera siempre,
Manténme siempre contigo en comunión.
Cabeza
YO SOY luz, tú Cristo en mí,
libera mi mente para siempre;
fuego violeta, brilla por siempre
en lo profundo de mi mente.
Dios que me das eI pan cada día,
de fuego violeta mi cabeza llena,
hasta que Tu celestial resplandor,
de mi mente baga mente de luz.
Mano
YO SOY la mano de Dios en acción,
logrando victorias todos los días;
la satisfacción más grande de mi alma pura
es caminar por la Vía Media.


PERDÓN
YO SOY el perdón, aquí actuando, toda duda y temor expeliendo, los hombres para siempre liberando con alas de victoria cósmica.
YO SOY el que invoca con pleno poder el perdón a toda hora, a toda vida y a todo lugar y mundo con la gracia del perdón.
LLAMA VIOLETA
En nombre de mi Amada Presencia de Dios "YO SOY" en mí, YO te bendigo (3) en nombre de mi Amado Ser Crístico dentro de mi Corazón y en nombre del Amado Maestro Jesús, invoco al Amado Maestro Ascendido Saint Germain, al Amado Arcángel Zadkiel, al Amado Arturo, a todos los Angeles y a toda la Entidad que preste Servicios en la LLAMA VIOLETA TRANSMUTADORA, a que vengan (3) enciendan (3) un poderoso Rayo de Luz de la LLAMA VIOLETA TRANSMUTADORA en, a través y en contorno mío, en cada célula, átomo, electrón de mis cuatro vehículos inferiores y de mis seres queridos, todos mis hermanos humanos —todo ser en evolución, el mundo elemental, el mundo animal, a todo ser encarnado y desencarnado, todo el Planeta Tierra, transmutando la causa, efecto, registro y memoria de toda negatividad y disuelvan toda creación imperfecta pasada o presente, de todo o cualquier ser que a nosotros se acerque desde el comienzo de los tiempos hasta que sea necesario.
Amado Maestro Saint Germain, concédeme el don de saber ejercer tu poderosa LLAMA VIOLETA para transmutar todo sentimiento negativo de odio, celos, envidia, ira, impaciencia, y los conviertas en PUREZA Y PERFECCIÓN. YO ESTOY EN MI PILAR DE LLAMA VIOLETA; libre de toda creación humana ahora y eternamente sostenida. Gracias Padre, gracias Amada Presencia, Amado Jesús, Maestro Saint Germain, Arcángel Zadkiel y Arturo.


OH SAINT GERMAIN, ENVÍA LLAMA VIOLETA
(El llamado y la comunicación de la Palabra)
Amada, poderosa y victoriosa Presencia de Dios YO SOY en mí, oh inmortal llama autosostentadora del amor de Cristo dentro de mi corazón. Santo YO Crístico de toda la humanidad, amado Maestro Saint Germain, amada Virgen María y amado Jesús el Cristo, amado Maha Chohán, Arcángel Zadkiel, Príncipe Oromasis, todos los grandes seres, poderes y actividades de la luz al servicio de la llama violeta y transmutadora, amado Lanello, todo el Espíritu de la Gran Hermandad Blanca, Madre del Mundo y vida elemental de fuego, aire, agua y tierra:
En el nombre y con el poder de la Presencia de Dios que YO SOY, y con el poder magnético del fuego sagrado investido en mí, yo invoco la poderosa Presencia y poder de todo vuestro ímpetu acumulado de servicio, a la luz infalible de Dios y ordeno que sea dirigido a través de toda mi consciencia, mi ser y mi mundo, a través de mis asuntos, y a todas las actividades de los Maestros Ascendidos, mundos sin fin. En tu nombre ¡Oh Dios! yo decreto:
1.- Oh Saint Germain, envía llama violeta, atraviésala por lo profundo de mi ser; bendito Zadkiel, Oromasis expandan e intensifiquen más y más.
Estribillo: Ahora mismo resplandece y satura, ahora mismo expande y penetra; ahora mismo libera para ser la mente de Dios ahora mismo y en la eternidad.

2.- Yo estoy en la llama y ahí me quedo, yo estoy en el centro de la mano de Dios yo estoy colmado y emocionado por el tono violeta, yo estoy saturado en todo mi ser.

3.- YO SOY la llama de Dios en mi alma YO SOY el faro de Dios que ostenta la meta, YO SOY, YO SOY el fuego sagrado, siento el flujo de júbilo inspirar.

4.- La consciencia de Dios en mí me eleva al Cristo que veo;
descendiendo ahora en llama violeta, lo veo venir a reinar por siempre.

5.- Oh Jesús, envía Tu llama violeta, santifica la esencia de mi ser;
bendita María, en nombre de Dios expande e intensifícala más y más.

6.- Oh poderoso YO SOY, envía llama Violeta, purifica la esencia de mi ser; Maha Chohán, oh santo ser expande, expande el sol bello de Dios.
Coda: Me toma de la mano para decirme: amo tu alma cada bendito día;
¡oh sube conmigo por los aires, donde brota libertad de toda preocupación! Mientras siga ardiendo llama violeta, yo sé que ascenderé contigo.
Y con plena Fe, conscientemente acepto que esto se manifieste, se manifieste, se manifieste, aquí y ahora mismo con pleno poder, eternamente sostenido, omnipotentemente activo, siempre expandiéndose y abarcando al mundo hasta que todos hayan ascendido completamente en la luz y sean libres. Amado YO SOY, Amado YO SOY, Amado YO SOY.


(focalización en el centro del Ser)
LUZ LIBÉRAME
¡LUZ, libérame! (3 veces) ¡LUZ ordena, LUZ ordena, LUZ ordena, ordena, ordena!
¡LUZ exige, LUZ exige, LUZ exige, exige, exige!
¡LUZ aumenta, LUZ aumenta, LUZ aumenta, aumenta, aumenta!
¡LUZ "YO SOY", LUZ "YO SOY", LUZ "YO SOY", "YO SOY", "YO SOY"!
YO SOY UN SER DE FUEGO VIOLETA, YO SOY LA PUREZA QUE DIOS DESEA.

Diez decretos de transmutación
por los Maestros de la Libertad
El mantra de Saint Germain para la Era de Acuario

Variaciones sobre un tema
¡YO SOY un ser de fuego violeta! ¡YO SOY la pureza que Dios desea!
¡Mi familia es una familia de fuego violeta! ¡Mi familia es la pureza que Dios desea!
¡Mi hogares un hogar de fuego violeta! ¡Mi hogar es la pureza que Dios desea!
¡Buenos Aires es una ciudad de fuego violeta! ¡Buenos Aires es la pureza que Dios desea!
¡Argentina es un estado de fuego violeta! ¡Argentina es la pureza que Dios desea!
¡América es un país de fuego violeta! ¡América es la pureza que Dios desea!
¡La Tierra es un planeta «le fuego violeta! ¡La Tierra es la pureza que Dios desea!
Nota:
Ahora con pongan sus propias variaciones sobre este lema. No olviden de nombrar su ciudad natal, su estado su amado país y el mundo. Este mantra también puede dar para seres queridos muy especiales que estén en necesidad: " ¡Juan es un ser de fuego violeta! ¡Juan es la pureza que Dios desea!"


LA LEY DEL PERDÓN
ORACIÓN Y AFIRMACIÓN
Amada, poderosa y victoriosa Presencia de Dios YO SOY en mí, amado Santo Yo Crístico, amado Padre Celestial, amado Gran Consejo Kármico, amada Kuan Yin, Diosa de la Misericordia, amado Lanelo, todo el Espíritu de la Gran Hermandad Blanca, Madre del Mundo y vida elemental de fuego, aire, agua y tierra.
En el nombre y por el poder de la Presencia de Dios que YO SOY y por el poder magnético del fuego sagrado investido en mí, invoco la ley del perdón y la llama violeta transmutadora por toda transgresión a la ley de Dios y toda desviación de Sus pactos sagrados.
Restablezcan en mí la mente crística, perdonen mi conducta errónea e injusta, háganme obediente a sus preceptos y permítanme caminar humildemente con vosotros todos mis días. En el nombre del Padre, la Madre, el Hijo y el Espíritu Santo, yo decreto por todos a los que alguna vez haya ofendido y por todos quienes alguna vez me hayan ofendido a mí:
¡Fuego violeta* envuélvenos! (3 x)
¡Fuego violeta guárdanos! (3 x)
¡ Fuego violeta libéranos! (3 x)
YO SOY, YO SOY, YO SOY el que está rodeado por un pilar de llama violeta*. YO SOY, YO SOY, YO SOY el que abunda en puro amor por el gran nombre de Dios.
YO SOY, YO SOY, YO SOY íntegro por Tu patrón de perfección tan bello. YO SOY, YO SOY, YO SOY la radiante llama de amor de Dios que desciende gentilmente por el aire. ¡ Desciende a nosotros! (3 x) ¡ Resplandece a través de nosotros! (3 x) ¡Satúranos! (3 x) Y con plena fe. . .


*Las palabras "fuego violeta" pueden reemplazarse por "Llama de misericordia" o por "Llama morada".



YO SOY la llama violeta
Un canto de llama violeta

En el nombre de la amada, poderosa y victoriosa Presencia de Dios YO SOY en mí y de mi muy amado Santo Yo Crístico, invoco a los amados Alfa y Omega en el corazón de Dios en nuestro Gran Sol Central, el amado Saint Germain, la amada Porcia, el amado Arcángel Zadkiel, la amada Santa Amatista, la amada Kuan Yin, Diosa de la Misericordia, los amados Oromasis y Diana, la amada Virgen María, el amado Jesucristo, el amado Omri-Tas, Regente del planeta violeta, el amado Gran Consejo Kármico, el amado Lanelo, todo el Espíritu de la Gran Hermandad Blanca, la Madre del Mundo v la vida elemental de fuego, aire, agua y tierra para que expandan la llama violeta en mi corazón, purifiquen mis cuatro cuerpos inferiores, transmuten toda la energía erróneamente calificada que alguna vez haya impuesto a la vida, destellen el rayo curativo de la misericordia a través de toda la Tierra, los elementales y toda la humanidad, y respondan a este mi llamado, infinitamente, ahora y siempre:
YO SOY la llama violeta que actúa en mí ahora YO SOY la llama violeta
sólo a la luz venero YO SOY la llama violeta
en poderosa fuerza cósmica YO SOY la luz de Dios
resplandeciendo a toda hora YO SOY la llama violeta
brillando como un sol YO SOY el poder sagrado de Dios
liberando a todo hombre
Y con plena fe...
La parte principal de este decreto puede cantarse a la melodía de "Santa Lucía", repitiéndose las dos últimas alineaciones de YO SOY.


FIAT PARA LA SAGRADA LUZ DE LA LIBERTAD POR SAINT GERMAIN.
(un fíat para el planeta tierra)
¡Poderosa luz cósmica, mi deslumbrante Presencia YO SOY, proclama la libertad por todas partes; en orden y con control divino yo hago íntegras todas las cosas!
¡Poderosa luz cósmica, detén las hordas desaforadas de la noche, proclama la libertad por todas partes; con justicia y servicio fiel yo vengo, oh Dios, a Ti!
¡Poderosa luz cósmica, YO SOY el poder prevaleciente de la Ley, proclama libertad por todas partes; magnificando toda buena voluntad YO SOY la libertad que sigue viviendo!
¡Poderosa luz cósmica. endereza ahora todas las cosas, proclama libertad por todas partes: todo procederá en la victoria del amor, YO SOY la sabiduría que todos conocerán!
YO SOY la santa luz de la libertad nunca mas sin esperanza, YO SOY la santa luz de la libertad que comparto por siempre. ¡Libertad, libertad, libertad, expande, expande, expande! ¡YO SOY, YO SOY, YO SOY. para siempre YO SOY la libertad!

Espiral radiante de llama Violeta (mandato a la llama)
En el nombre de la amada, poderosa y victoriosa Presencia de Dios YO SOY en mí, mi Santo Yo Crístico, el amado Lanelo, todo el Espíritu de la Gran Hermandad Blanca, la Madre del Mundo y la vida elemental de fuego, aire, agua y tierra, yo decreto:
¡Radiante espiral de llama violeta, desciende y resplandece ahora en mí! ¡ Radiante espiral de llama violeta, libera, libera, libera!
¡Radiante llama violeta, oh ven, impulsa y resplandece tu luz a través de mí! ¡Radiante llama violeta, oh ven, revela el poder de Dios para que todos vean! ¡Radiante llama violeta, oh ven, despierta la Tierra y libérala!
¡ Resplandor de la llama violeta, estalla y hierve a través de mí! ¡Resplandor de la llama violeta, expande para que todos vean! ¡Resplandor de la llama violeta, establece avanzada de misericordia aquí! ¡Resplandor de la llama violeta, ven, transmuta todo miedo ahora!
Y con plena fe, conscientemente acepto que esto se manifieste, se manifieste, se manifieste (3 x) aquí y ahora mismo con pleno poder, eternamente sostenido, omnipotentemente activo, siempre expandiéndose y abarcando el mundo hasta que todos hayan ascendido completamente en la luz y sean libres. ¡Amado YO SOY, amado YO SOY, amado YO SOY!






LA LLAMA VIVIENTE DE LA LIBERTAD CÓSMICA

En el Nombre de la Amada Victoriosa Presencia de Dios, YO SOY en mí, mi Amado Ser Crístico, Amado Príncipe Oromasis y Diana, Amado Lannello El Espíritu Entero de la Gran Hermandad Blanca y la Madre del Mundo, la vida elemental del fuego, aire, agua y tierra, nosotros decretamos:
Yo soy la Llama Inmortal de la Libertad Cósmica. Yo demando que todas mis energías, se sometan a la Gran Llama de Dios, dentro de mi corazón. Yo demando que todo lo que no sea de la Luz, sea transmutado y cambiado, y que yo sea abundancia de todo lo que Yo ya Soy, porque:
Yo Soy la completa expresión de Dios, Yo Soy la llama viviente de la Libertad Cósmica, Yo soy el júbilo de Dios que pasa a través de mis cuatro cuerpos inferiores, y desciende, desde el Corazón de Mi Presencia, para darme Libertad ahora.
Yo Soy el elevante Poder del Espíritu de la Luz y Fuego, El cual me eleva a la Victoria de mi ascención y es el completo impulso de victoria reunido de los Santos, de los seres Ascendidos de todas las edades, para ascender otra vez, al mismo Corazón de Dios.
Alabemos al Señor YO SOY EL QUE YO SOY.

La llama de la libertad habla
por Saint Germain

"El fuego flameante que brilla de noche"
La llama de la libertad habla —la llama de la libertad dentro de cada corazón. La llama de la libertad dice a todos: apártense ahora y sean un pueblo separado y selecto, elegido por Dios— hombres que han acertado en su elección, que han determinado unirse a la suerte de los inmortales. Estos son los que con gesto de determinación han dicho:
Jamás me rendiré
Jamás retrocederé
Jamás me someteré
Llevaré la llama de la libertad hasta mi victoria
Llevaré esta llama con honor
Sostendré la gloria de la vida en mi nación
Sostendré la gloria de la vida en mi ser
Ganaré mi ascención
Desecharé todo ídolo y
Desecharé el ídolo de mi yo exterior
Tendré la gloria de mi inmaculado yo divinamente concebido manifestándose en mí YO SOY la libertad y Estoy resuelto a ser la libertad YO SOY la llama de la libertad y Estoy resuelto a traerla a todos " . YO SOY la libertad de Dios y El es verdaderamente libre YO SOY liberado por Su poder y Su poder es
supremo. Estoy cumpliendo las intenciones del reino de Dios.


La llama viviente de la libertad cósmica
tomado de un dictado del Príncipe Oromasis
En el nombre de la amada, poderosa y victoriosa Presencia de Dios YO SOY en mí, mi Sayo Yo Crístico, amados Helios y Vesta, Saint Germain, Lord Zadkiel, amados Príncipes Oromasis y Diana, amado Lanelo, todo el Espíritu de la Gran Hermandad Blanca, Madre del Mundo y vida elemental de fuego, aire, agua y tierra, yo decreto:
¡YO SOY la llama inmortal de la Libertad Cósmica! ¡Yo exijo que todas mis energías en concentración exterior se sometan a la gran Llama de Dios en mi corazón! ¡ Yo exijo que toda condición externa se someta al control eficaz de Dios!
¡Yo exijo que todo lo que no es de la Luz sea transmutado y cambiado y que yo sea la plenitud de todo lo que desde siempre YO SOY!
¡Porque YO SOY la plena perfección de Dios! ¡YO SOY la Llama viviente de la Libertad Cósmica! ¡ YO SOY el vivaz y danzante júbilo de Dios que pasa a través de todos mis cuatro cuerpos inferiores y desciende del corazón de mi Presencia para darme mi Libertad ahora! ¡ YO SOY el ascendente poder del Espíritu de luz y de fuego que me eleva a la victoria de mi ascensión y es todo el ímpetu acumulado de la victoria de los santos y seres ascendidos de todos los siglos, para ascender de regreso al corazón mismo de Dios y a Su consciencia inmortal! ¡Oh, Dios ayúdame!
Y con plena fe conscientemente acepto que eslo se manifieste, se manifieste, se manifieste (3 x) aquí y ahora mismo con pleno poder, eternamente sostenido, omnipotente activo, siempre expandiéndose y abarcando el mundo hasta que todos hayan ascendido completamente en la luz y sean libres. ¡ Amado YO SOY. Amado YO SOY. Amado YO SOY!



AFIRMACIONES DEL ARCÁNGEL ZADKIEL
1. YO SOY la penetración de la poderosa Llama de la Libertad.
2. YO ESTOY cargado con el fervor de Dios para la libertad del ser Humano.
3. En el NOMBRE DEL CRISTO, YO TOMO EL CETRO DE PODER de la Llama de mi corazón.
4. YO SOY UN PODEROSO PILAR DE FUEGO que será una estrella que guía a los seres humanos.
5. YO SOY la aceleración de la Libertad en mi ser.
6. YO SOY UNA SEÑAL para la Libertad del Fuego Violeta en el mundo de la forma.
7. YO SOY LO QUE YO SOY.
8. YO SOY LIBRE.
9. YO SOY EL ÚNICO INDIVISIBLE.
10. YO SOY la glorificación de Su Presencia, y yo avanzo para hacer Su Santa Voluntad.
11. YO SOY la manifestación de Dios.
12. YO SOY UN SOL. YO SOY UN SOL EN SI! ESPLENDOR, como una Poderosa Luz y señal de Esperanza para todos los que sigan mi sendero.


AFIRMACIONES

1. YO SOY el Arquetipo de Perfección.
2. YO SOY el heredero del Reino de Dios.
3. YO SOY el conocimiento de la Llama Violeta, capaz por el Poder de Dios de transmutar toda substancia ensombrecida, en la Pureza de la Gran Luz Cósmica.
4. YO SOY la inmensidad del Espíritu de la Luz.
5. YO SOY el significado de la Libertad infinita.
6. YO SOY el conocimiento de la Gloria de Dios.
7. YO SOY el estado de bendición del Espíritu Santo.
8. YO SOY el bendito sentimiento de la felicidad de Dios a través de mi mente y mi corazón.
9. YO SOY la Libertad de toda limitación.
10. YO SOY la Libertad de todo temor.
11. YO SOY la Libertad de toda preocupación.
12. YO SOY la realización plena de mi alma y ser total, en las manos de Dios Infinito.
13. YO SOY libre de todo sentido de crítica, condenación o juicio de cualquier individuo.
14. YO SOY el reconocimiento del intento de Dios de liberar la Tierra.
15. YO SOY la consciencia de la Divina Consciencia.
16. YO SOY la Libertad de Dios en manifestación.
17. YO SOY la Felicidad de Dios en manifestación.
18. YO acepto mi Libertad ahora.
19. Padre en tus manos encomiendo mi espíritu.
20. YO SOY la Compasión del Cristo Cósmico.
21. YO SOY la efusión del Cristo Cósmico dentro de la civilización.
22. Oh bendita Llama Violeta, AVANZA (3 veces)
Oh bendita Llama Violeta, AHORA LIBERA (3 veces)
Ayuda a los hombres a ver.
Que Dios mismo dirige la Llama.
El poder de la Verdad Libera.
El poder de la Luz que hace al alma,
inspirar el aire que él,
el Cristo Cósmico envió.


EXPANSIÓN DE LA LLAMA VIOLETA
Llama Violeta del Corazón de Dios (3 veces) Expande tu misericordia a través mío (3 veces) Llama Violeta del Corazón de Dios (3 veces) Transmuta todo amor por el rayo del perdón (3 veces) Llama Violeta del Corazón de Dios (3 veces) ¡ILUMINA! para estar todos en la acción (3 veces) Oh Llama de la Misericordia para siempre vibra Limpia a la Tierra por el Comando de Cristo. Tu liberador poder YO DEMANDO AHORA:
TOMA DOMINIO AHORA
A TU LUZ ME INCLINO
YO SOY TU RADIANTE LUZ.
LLAMA VIOLETA TAN BRILLANTE,
AGRADECIDO AHORA POR TU RAYO,
ENVIADO A MI, HOY DÍA.
LLÉVAME COMPLETAMENTE
HASTA QUE TODO SEA TU.
Yo vivo, me muevo y tengo a mi ser dentro de un gigantesco
foco de la victoriosa Llama Violeta de Libertad Cósmica, desde
el Corazón de Dios y nuestro querido y amado Saint Germain,
El Dios de la Libertad por la Tierra quien me transmuta y me
libera por el poder del tres veces tres, de todos los errores que
yo alguna vez haya cometido. Amado YO SOY, Amado YO
SOY, AMADO YO SOY.

Más fuego violeta
por Hilarión

Mi mantra perpetuo El río sin fin de llama violeta
Bella Presencia (Ir Dios YO SOY en 1111, escucha ahora mi decreto:
torna en realidad toda bendición que invoco al Santo Yo Crístico de cada uno y todos.
Haz que la llama violeta de libertad ruede por el mundo pura sanar a todos:
satura la Tierra v su gente también, con creciente resplandor crístico que brilla y penetra.
YO SOY esta acción de Dios en las alturas. sostenida por la mano del amor celestial. transmutando las causas de discordia aquí, removiendo los núcleos para que nadie tema.
YO SOY YO SOY YO SOY el pleno poder del amor de la libertad elevando la Tierra al Cielo en las alturas. Fuego violeta ahora brilla resplandeciendo en viva belleza la luz propia de Dios.
La que adora mismo y por siempre pone al mundo, a mi ser v a toda vida eternamente libre en la perfección de un
Maestro Ascendido. ¡Todopoderoso YO SOY. Todopoderoso YO SOY.
Todopoderoso YO SOY:

¡Oh llama violeta, ven, llama violeta!
El canto de las horas
En el nombre de la amada, poderosa y victoriosa Presencia de Dios YO SOY en mí, mi Santo Yo Crístico, el amado Lanelo, todo el Espíritu de la Gran Hermandad Blanca, la Madre del Mundo y la vida elemental de fuego, aire, agua y tierra, yo decreto:
¡Oh llama violeta, ven, llama violeta,
ahora flamea, flamea y flamea! ¡Oh llama violeta, ven, llama violeta,
para elevar, elevar y elevar!
1) La Tierra y todo lo que contiene. (3 x)
2) A los niños y sus maestros. (3 x)
3) Las plantas y criaturas elementales. (3 x)
4) El aire, el mar y la tierra. (3 x)
5) Has que todos comprendan. (3 x)
6) Bendice a todos por la mano de Omri-Tas. (3 x)
7) YO SOY, YO SOY, YO SOY la plenitud del plan de Dios que se realiza ahora mismo y para siempre. (3 x)
Y con plena fe, conscientemente acepto que esto se manifieste, se manifieste, se manifieste (3 x) aquí y ahora mismo con pleno poder, eternamente sostenido, omnipotentemente activo, siempre expandiéndose y abarcando el mundo hasta que todos hayan ascendido completamente en la luz y sean libres. ¡Amado YO SOY! ¡Amado YO SOY! ¡Amado YO SOY!